Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE Deià es un bello pueblo situado en la costa noroeste de Mallorca, entre los montes de la Tramontana y el Mediterráneo, que combina arte y naturaleza en un entorno aislado, purísimo, que cautivó a Robert Graves. A la derecha, el escritorio del autor, quien llegó aquí por vez primera en 1929 y, desde entonces, quedó definitivamente enganchado por el lugar Una importante colección de arte contemporáneo de estos pintores cubre las paredes del hotel La Residencia que ha sido frecuentado asimismo por numerosas personalidades del cine, la política, la aristocracia y las artes en general. Deià está situada en la costa noroeste de Mallorca, a pocos kilómetros de Valldemossa, entre los montes de La Tramontana y el Mediterráneo. Su único enlace con el resto de la isla es por carreteras pequeñas, lo que no deja de ser una ventaja para mantener la pureza de su entorno. Sus casas, construidas con el mismo empedrado amarillento de los bancales, se enfilan siguiendo la ladera del monte; y en lo alto se alza la iglesia con su cementerio. Frente al pueblo se encuentran las antiguas casas señoriales que hoy componen La Residencia Son Moragues y Son Canals edificios de los siglos XVI y XVII, respectivamente, que, con sus propias almazaras para el aceite de oliva, se convirtieron en hotel en 1984. Más tarde se le añadió Son Fons I del siglo XV y Son Fons II de nueva construcción. El Orient Express adquirió el hotel en 2002. Hoy se presenta como un canto al color y al bienestar. Color, el de las flores, los frutales, la huerta y los olivos que llenan los jardines, de los que el hotel se sirve para tener su fruta y verduras frescas y confeccionar su propio aceite. Color, el de la magnífica colección de arte de la que es responsable el activo pintor y galerista estadounidense Georges Sheridan, director de la Galería de Arte Sa Tafona La fusión del arte y naturaleza parece haber encontrado su residencia en Deià. En cada rincón del pueblo creemos percibir el recuerdo de Graves. Pero para los peregrinos que deseen acercarse al genial escritor es ineludible la visita a la Fundación Graves, instalada en la casa del autor, Can N Alluny construida con piedra mallorquina y rodeada de limoneros, olivos, hibiscus... y el azul mediterráneo en la lejanía. En el interior, el escritorio del autor y cuanto puedan esperar los fetichistas de su obra. El visitante puede pasear por el camino de montaña que va de Deià a Soller. Tres horas de andadura durante las cuales la naturaleza ofrece bellas muestras de su arte natural; los troncos de los olivos esculpidos por el viento y el sol, la peculiar arquitectura de las terrazas escalonadas, el luminoso color de las buganvillas que adornan el sendero, la curiosa forma de los pinares que se inclinan para reverenciar al Mediterráneo... pañía de la escritora George Sand. En la cartuja ella encontró inspiración para escribir Un invierno en Mallorca y él compuso algunos de sus preludios y polonesas más famosos. Casi a diario se celebra en la Cartuja algún concierto de piano en recuerdo de Chopin. La Fundación Coll Bar- PALMA DE MALLORCA Pollença Península de Formentor Deiá Valldemosa Puig Mayor (1.443 ms) Sóller Inca Artà Petra Sant Joan Manacor Sierra de Levante Palma de Mallorca Algaida Montuïri Vilafranca Llucmajor Porreres Felanitx Campos N Santanyí Agenda Dormir y comer: La Residencia -Deià. Orient- Express Hoteles, Trenes y Cruceros. Telf. 971 636 046 reservas hotel- laresidencia. com www. hotel- laresidencia. com Visitas: -Can Alluny (Casa Museo de Robert Graves) -Museo Antropológico de William Waldren. -Galería Sa Tafona de Georges Sheridan. -Iglesia y Cementerio de Deià. Valldemossa y su Cartuja A apenas once kilómetros de Deià está Valldemossa y su famosa Cartuja, donde moraron los monjes desde 1399 hasta su exclaustración en 1835. Después, la cartuja se secularizó y sus celdas se convirtieron en propiedades privadas que también acogieron a ilustres personajes. Chopin pasó allí el invierno de 1838 a 1839 en com- dolet siempre tiene alguna exposición interesante. Y desde luego es todo un arte la horchata de almendra de los cafés callejeros. De regreso a Deià es el momento de degustar la exquisita gastronomía del restaurante El Olivo también en La Residencia La entrada a lo que antes era la almazara de la Posesión Son Moragues está alumbrada con velones cubiertos de estalactitas de cera que crean una escenario fantasmagórico con la iglesia al fondo. Nos llaman la atención las vistas de Deià a través de los ventanales, pero no menos impone el impresionante retrato de Robert Graves, obra de David Templeton. Como una especie de dios griego, el escritor se alza en un podium con la luna alumbrándole el semblante. Hacia el imponente retrato se sienten irremediablemente galvanizados los comensales que de vez en cuando levantan la vista de su deliciosa crema de bogavante, de la dorada al horno o del aceite de oliva macerado con hibiscos y pepitas de oliva. Y si lo que se quiere es relax se puede optar por un baño climatizado en la piscina interior del spa, uno natural en la exterior o bajar a la cala del hotel que se divisa desde las nuevas villas de lujo con piscina privada que se han incorporado en 2002. También se puede esperar a la siesta y disfrutar del masaje citrus siesta con un desfoliante a base de pepitas trituradas de aceituna con aceite de oliva, y una hidratación con aceites de cítricos. O escuchar música en la Sala Albeniz, en el Steinway que tras una restauración se inauguró en 1987, cien años después que el compositor lo tocara por primera vez.