Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 12 07 EN PORTADA Dinastías fatales El destino de Benazir (Viene de la página anterior) de la guerra No sólo hay un importante tráfico de armas en la región, sino que en Pakistán se falsifican todo tipo de ellas, especialmente rusas, como el AK- 47. La lucha que libra Estados Unidos en la región del noroeste se hace principalmente mediante bombardeos que dejan buen número de civiles muertos y alcanzan muy escasamente a los yihadistas. Estos resultados son presentados como grandes triunfos contra Al Qaida, sin mencionar mujeres, niños y ancianos entre los daños colaterales. A ras del suelo, los pashtunes se resienten de esas bajas causadas por la aviación de los occidentales, especialmente la americana. El descontento de la población es creciente y con ello se incrementa el número de apoyos a los yihadistas. Un país, con la bomba atómica en su arsenal, puede ser peligroso para Occidente si cae en manos de simpatizantes de los talibanes y de Osama bin Laden. Estados Unidos no ha visto que mientras se preocupaba de la posible bomba atómica iraní, India y Pakistán ya la poseían. Sobre todo este último, principalmente musulmán suní, puede representar un serio problema para el mundo Occidental. Benazir Bhutto tenía muchas posibilidades de alcanzar, por tercera vez, el puesto de primera ministra dada la impopularidad cosechada por el general Musharraf, que se enfrentó con el poder puerto de Lahore, procedente de Arabia Saudí, donde estuvo siete años exiliado y cuyo rey, Abdalá bin Abdelaziz, le dejó un avión para regresar a su patria. Tras el triste final de Benazir Bhutto, Sharif ha declarado que su formación política, la Pakistan Muslim League- N (PML- N) no se presentará a las elecciones dando a entender que son los partidarios del presidente Musharraf quienes han cometido el atentado que costó la vida a Bhutto. Los llamamientos a la calma del presidente no parece que vayan a tener mucho eco tal y como se está caldeando el ambiente a 13 días de las elecciones. La cólera, en diferentes sectores de la población y lugares del país, se está manifestando violentamente. Predecir hacia dónde se inclinará Musharraf no es fácil. Una vía sería aplazar sine die las elecciones y mantener la ley marcial hasta que las cosas se calmen. Las fuerzas de seguridad tienen que mantener el orden por encima de todo. La responsabilidad intelectual y la ejecución del atentado se atribuyen, sin mucha posibilidad de error, a los islamistas. El presidente Musharraf se ha comportado como fiel intérprete de los deseos de Bush. Se le ha considerado hasta perrito faldero del inquilino de la Casa Blanca y sabe que éste es quien ha apadrinado el regreso de los líderes paquistaníes exiliados. Es lo mínimo que se podía exigir para que las elecciones resultasen creíbles. Sólo el sector- -cada vez más fuerte- -de los partidarios de Al Qaida no tienen interés en el resultado de las urnas. El asalto a Lal Masjid, un importante complejo religioso de Islamabad, conocido como la Mezquita Roja causó cerca de 300 muertos en julio pasado. Esta escuela coránica madraza era famosa por su principal maestro, Abdul Rashid Ghazi, muerto en el ataque, que captaba numerosos adeptos para el yihadismo más violento. El asalto a uno de los edificios, Jamia Hafsa, destinado a mujeres y niños, causó un gran escándalo por la brutalidad y la cantidad de víctimas que produjo. El segundo de Osama bin Laden, Ayman al- Zawahiri, pidió a los seguidores de Al Qaida que vengasen a los muertos de aquella matanza. El hombre a abatir era Pervez Musharraf, pero éste, que advirtió a Benazir Bhutto del riesgo que corría con estos mitines, está demasiado bien protegido. El yihadismo suicida decidió entonces ir a por la ex primera ministra. En el segundo intento lo han conseguido. Musharraf debe mover ficha La amenaza atómica Benigno Aquino, asesinado en Manila en 1983 judicial y con la abogacía, las instituciones democráticas del país. La aparición de Benazir en el escenario electoral paquistaní daba una pátina de honorabilidad democrática a las elecciones del día 8 de enero ya que, Musharraf, por sí solo, únicamente representa a los intereses de Washington en la región. Nawaz Sharif, otro ex primer ministro, ha llegado el 25 al aero- ABC Un niño sostiene un cartel con los retratos de Indira y Rajiv Gandhi (madre e hijo, asesinados) y Sonia (viuda de Rajiv, en el centro) REUTERS