Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
23 12 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Suspensos Un drama desde la primera evaluación A pesar del mazazo del informe PISA, a las autoridades educativas españolas no les sube el pulso de sesenta. Padres e hijos damnificados del sistema buscan alternativas para sortear el fracaso POR MIGUEL ÁNGEL BARROSO M i hijo se ha presentado con ocho suspensos y está en casa llorando a moco tendido. ¿Qué diablos puedo hacer? Vísperas de Navidad. A los buenos deseos se une la petición de árnica. Ha pasado una evaluación y no es que se anuncie tormenta: ha estallado ya en boletines cuajados de malas noticias, en broncas domésticas, en castigos- Tú no tocas la Play hasta que recuperes en depresiones... Mire, hoy no vivimos como hace 25 ó 30 años explica una madre desesperada (la mujer, a pesar del cambio de roles, se sigue comiendo buena parte de este marrón) Mi marido viaja a menudo, yo también trabajo. No sé explicarles las materias a los niños, porque los métodos han cambiado. No tengo tiempo ni entiendo lo que hacen. ¿Ecuaciones? Por fa- vor, soy licenciada universitaria, pero no me acuerdo de las dichosas ecuaciones. ¿Usted sí? Para colmo, el informe PISA 2006 ha echado más sal en la herida- -las autoridades educativas niegan el naufragio, y el presidente Zapatero ha culpado a los padres que se educaron bajo el franquismo- Suspendemos en las asignaturas troncales- -Lengua y Matemáticas- pero la deficiencia más importante se detecta en la lectura comprensiva, clave para afrontar todas la materias. Patata caliente en el debate político de fin de legislatura, las trincheras parecen dividirse entre los que creen que los españoles son tontos y los que opinan que están mal gobernados. Los padres hacemos lo que podemos comenta María José Carrión, madre de dos hijos en edad crítica Beatriz, que cursa Pri- Alumnas de Bachillerato se dirigen a las aulas al comienzo del curso escolar JUAN MARÍN mero de Bachillerato, y Alejandro, en Segundo de la ESO. Tengo una diplomatura universitaria en Turismo y, desde luego, no me considero una estúpida. Los fines de semana intentaba ayudar a mis hijos con los deberes hasta que me di cuenta que eso era como una tirita en una herida grave Beatriz había sacado buenas notas en Secundaria, pero el paso al Bachillerato trajo los primeros suspensos en Física y Química. Los apuros de Alejandro empezaron en la travesía de Primaria a Secundaria, hasta tal punto que tuvo que repetir curso. Les puse un profesor particular. ¿Qué otra cosa podía hacer? Y he conseguido que enderecen el rumbo El caso de María José es peculiar: de clienta a empresaria. En la solución a sus problemas vio también una oportunidad de negocio y abrió una franquicia en Guadalajara de Acadomia, la firma de profesores a domicilio a la que recurrió. Los chicos están pasotas; los maestros, también, víctimas de un sistema educativo deficiente: no se involucran, se limitan a cumplir el horario continúa María José. Su hija Beatriz comenta