Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
23 12 07 EN PORTADA Carla La favorita (Viene de la página anterior) sociales, culturales y políticas en curso. Carla Bruni es muy conocida por sus fotografías en una pasarela de alta costura, acompañada de un número importante de hombres, famosos y menos famosos. Ante tal espectáculo, nadie se había interesado por sus ideas políticas, que siempre han estado muy presentes en su carrera. Opiniones de alta burguesa de izquierdas. Estuvo en varios actos electorales de Ségolène Royale contra Sarkozy. Ha apoyado todas las causas más o menos perdidas de la izquierda caviar. Incluso fue la acompañante oficiosa de Carla Bruni, cantante de éxito, es también una modelo espectacular, muy conocida por la osadía de algunos de sus posados Laurent Fabius, ex primer ministro socialista, rival fracasado de Ségolène y Sarkozy. Bruni aporta a Sarkozy una etiqueta de la más selecta izquierda, con matices inflamables, cuando habla de temas de vida cotidiana Prefiero que me traten de predadora que de vieja chocha El amor y la pareja no siempre me tranquilizan Soy monógama de vez en cuando. Pero prefiero la poligamia y la poliandria Poliandria: estado de la mujer casada simultáneamente con dos o más hombres Por su parte, Sarkozy guarda silencio, dejando que el vendaval de las metamorfosis trabaje por él, a la vista de unos sondeos muy significativos: la opinión pública comprende acepta considera normal que el presidente de la República exponga con naturalidad unas relaciones que todavía es pronto para saber si irán más allá se prolongarán como una buena amistad o pudieran transformarse en otra cosa Lo tórrido de la relación no impide ni prejuzga su futuro. Las primeras revelaciones, la presencia invisible de Marisa Bruni- Tedeschi, la madre de Carla, en Roma, en la visita de Sarkozy al Vaticano, sugieren el alcance que ambas partes conceden a un idilio de imprevisibles consecuencias. El calendario político de Francia marca con áureos jalones la importancia esencial de tal encrucijada personal, sexual y quizá sentimental. Según el calendario oficial de la jefatura del Estado, el presidente pasará la Nochevieja en Egipto, acompañado de familiares y amigos ¿Cuál será el título oficial u oficioso de Carla Bruni, si ella lo acompaña, como parece sensato imaginar? Según el calendario oficioso de la presidencia, Sarkozy podría hacer una visita imprevista a los soldados franceses en Afganistán... ¿Cuál sería el impacto de Carla Bruni, acompañando a Sarkozy ante una nube de soldados consagrados cada día a la dura guerra internacional contra el terrorismo. Ocultas, las amantes de un polí- tico profesional no siempre juegan un papel político. Públicas, las relaciones carnales de un jefe de Estado se transforman en munición política. La agenda oficial de un presidente como Sarkozy, muy activo en la escena política nacional e internacional, no siempre podrá mantener en la sombra una relación tan espectacular y atractiva. Carla Bruni no parece ser una mujer totalmente fascinada por la vida de hogar, reposo fiel de un aguerrido húsar. Aceptado por ambas partes, el principio de la publicidad directa, personal, asumida, de una relación de algo más que buenos amigos, la gestión personal de la pasión amorosa se percibe indisociable del calendario político e institucional. Cualquiera de las alternativas confirma plenamente la pacífica revolución y metamorfosis que están sufriendo la función presidencial y el arte mismo de hacer política, en Francia. Si Sarkozy y Carla Bruni cesaran amistosamente su relación, su aventura ya habría consumado una ruptura sin precedentes: la de un jefe de Estado aireando sus conquistas amorosas, con las maneras de un play boy de corte cinematográfico. Novedad radical. Si Sarkozy y Carla Bruni prolongasen indefinidamente su relación, las dimensiones políticas e institucionales serían mucho más espectaculares, cómo dudarlo. Quizá sea prematuro hablar de matrimonio, como insinúan algunas comadres italianas. Si el presidente y la cantante deciden conocerse mejor antes de contraer o no contraer matrimonio, queda en suspenso el estatuto oficioso de una amante en el protocolo de Estado. Ni Carla Bruni ni su madre, alta burguesa italiana, habituada a vivir en el lujo de las grandes familias milanesas, parecen señoras dispuestas a asumir el papel secundario del personal de servicio. El presidente de Francia puede optar entre hacer vida oficial en el Elíseo y vida sentimental en una residencia particular. O, sencillamente, instalar a su amiga o amante en la residencia oficial del jefe del Estado. En ambos casos, amistad, erotismo, publicidad y política son sencillamente indisociables. Las imágenes verdaderas o traficadas de Carla Bruni, en solitario, vestida o desnuda, ya se han sacado a subasta en internet. Y las imágenes de Sarkozy, solo o acompañado de Carla Bruni, son una munición política que puede causar estragos en la guerra política sin cuartel, con posibles víctimas a primera sangre en los cuarteles de invierno del presidente y sus enemigos. De difícil conformar Soy monógama de vez en cuando, pero prefiero la poligamia y la poliandria afirmó Carla Bruni, mujer de la izquierda exquisita con tonos inflamables en sus declaraciones Carla ha apoyado todas las causas más o menos perdidas de la izquierda. Estuvo en varios actos electorales de Ségolène y fue acompañante oficiosa de Laurent Fabius ROSE HARTMAN