Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 12 07 GENTE BEATRIZ CORTÁZAR Al punto Henar Ortiz, todo un personaje Emmanuele Sagnier, actriz francesa, con satén años 30, presidió una de las fiestas burbujeantes de la semana ebe de ser que ya ha pasado el tiempo prudencial y al final uno se cansa de estar siempre en la retaguardia o en un discreto segundo plano que no lleva a ninguna parte. Debe ser que las ofertas y las llamadas son tentadoras y es normal que tras muchas negativas las decisiones se rectifiquen. El caso es que de unos meses a esta parte la tía paterna de la Princesa de Asturias, Henar Ortiz, ha decidido salir del anonimato y saltar a los titulares para hablar de su moda y su decoración. Estas últimas semanas Henar Ortiz ha aparecido tan pronto en la revista Elle como en el Hola o ha participado en algún programa de televisión. Lógicamente la excusa siempre es hablar de la elegancia de los Ortíz y de sus diseños en particular, pero inevitablemente el parentesco con la Princesa Letizia hace obligadas ciertas preguntas incluso aunque queden sin respuesta. Henar Ortiz sólo habla de su profesión, de su tienda de decoración y de su nueva colección, La novedad es que lo hace en unos soportes que jamás había tocado ni creo que soñado antes de convertirse en la tía abuela de una Infanta de España. Y es justamente eso lo que hace que muchos hablen del oportunismo de la tía de la princesa y de la suerte que tiene por el interés que ahora despiertan sus creaciones. Que Henar Ortiz sea hoy titular en la prensa rosa para hablar de sus diseños no deja de ser una contradicción. Primero porque la prensa del corazón no entrevista a decoradores salvo para hablar de las casas de los famosos y, segundo, porque ella mejor que nadie FOTOS: ABC D La solicitadísima Henar Ortíz y Menchu Álvarez del Valle, tía y abuela, rspectivamente, de la Princesa de Asturias sabe que si no fuera la tía de la princesa no la llamarían, independientemente del mérito de su trabajo. Otro gallo cantaría si a Henar Ortíz la hubieran sacado en las revistas antes de la boda real. Lo de ahora me consta que no agrada de todos sus parientes. De eso y de otras cosas se habló en la fiesta que dio la marquesa de San Eduardo en Pachá para presentar sus joyas y hacer una venta en directo. En la pista se colocaron las urnas con los brillantes, zafiros y rubíes mientras unas vendedoras iban con cuaderno en ma-