Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20- 21 D 7 LOS DOMINGOS DE En Casa- Pueblo, arriba, Carlos Páez Vilaró tiene su hogar y su taller, amén de una hospedería para el viajero. Abajo, los puentes ondulantes hacia La Barra e. Un En la ares, En Isla Gorriti, a tan sólo dos kilómetros de Punta del Este, pero en las aguas mansas en donde los yates se mecen mientras los viajeros disfrutan del mar- río y sus playas semi salvajes, las huellas de los españoles se descubren por los restos de construcciones defensivas. No se puede ver, sin embargo, uno de los tesoros de la Armada Real Inglesa que quedó sepultado bajo la superficie del último tramo del Río de la Plata, antes de desembocar en el Atlántico: Los restos del Agamnom que tuvo por dueño al famoso almirante Nelson, del que fue su preferido, reposan a 600 metros de Gorriti. Uno de sus diez cañones, de los cinco que portaba por banda, se rescató y colocó frente al Yacht Club de Punta del Este. Tampoco Punta del Este lo fue siempre. Hasta 1907 se llamó Villa Ituzaingó, y en sus comienzos fue un paradero indígena y pueblo de pescadores. Fundada en 1829 por Francisco Aguilar, tampoco era verde, sino un enorme desierto por cuyas dunas sólo podían transitar dromedarios. Simplemente un médano frente a un caladero de ballenas donde Enrique Burneo comenzó a plantar pinos para contener la avalancha de arena. Hoy, cien años después de que arribaran a su costa los primeros veraneantes argentinos y uruguayos a bordo del vapor Golondrina su población veraneante supera el medio millón de almas que la semana pasada empezaba a volver a sus playas por Navidad; y el medio centenar de casas fundadoras de la localidad ha dado paso a una arquitectura tradicional- -mucha casa de tipo alpino para un lugar en donde no nieva nunca- -y de vanguardia que levanta torres- -se han limitado las alturas- -y urbanizaciones de lujo a precios de ganga frente al euro. No en vano, numerosos emprendedores como el catalán Javier Bel, y su esposa Ximena Gaviña, argentina, han decidido instalarse definitivamente en estas playas, en su caso adquiriendo una chacra marítima o hacienda. maravillosa (www. lapostadelvinyet. com) junto a la laguna de San Ignacio, que también es posada exclusiva para los amantes de la tranquilidad y el slow- travel y a los que se colma de atenciones- -masajes y paseos a caballo, comida casera y buen vino de la tierra para sólo cuatro habitaciones, en las que no se admiten a menores de 16 años ni mascotas- O inversores como la baronesa Thyssen que se ha hecho con unas cuantas hectáreas en los alrededores de la muy fiel y reconquistadora San Carlos- -la segunda ciudad de Maldonado- siguiendo la estela de pioneros como Julio Iglesias que puso los ojos y el dinero a un kilómetro de Playa Manantiales donde hoy se desarrolla el proyecto Laguna Estates, con helipuerto y acceso directo por un muelle a la Laguna Blanca, en donde se vende por (Pasa a la página siguiente)