Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 12 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Aznar Mi vida política ya fue (Viene de la página anterior) cuando el Congreso de los Diputados decide el otro día no derogar su autorización para negociar? Pues interpreta que al día siguiente de las elecciones, si ganan los que en este momento están gobernando, la negociación está servida. Ya lo saben. Ya se lo han dicho. Y si alguien no quiere que eso ocurra, ya sabe lo que tiene que hacer. Yo le sugiero que piense que hay otro camino. Hay momentos en la vida de las naciones para plantearse que hay personas serias y personas que no lo son; personas fiables y personas que no lo son. En Europa hay un par de líderes que tienen envergadura. Sarkozy es un gran líder y Merkel es una gran líder. Pero en líneas generales en el mundo faltan liderazgos No hay maldición de La Moncloa... Es una característica del país -Por eso usted define al Sr. Rajoy como un hombre fiable. -Y lo es. ¿Y también por eso lo eligió para sucederle? -Yo no lo elegí. Yo hice la propuesta al Partido Popular, y el partido lo eligió. Y desde luego acertó. Porque es muy grave lo que está ocurriendo en España, y las próximas elecciones tendrán gran trascendencia. Yo no digo que Rajoy sea más o menos simpático o que transmita la imagen de un líder activista... Yo digo: Oiga, para lo que se avecina en España y para lo que España va a necesitar, yo me fío de Rajoy. Es decir, para intentar poner orden en la desarticulación nacional, me fío de él; para luchar contra los terroristas, me fío de él; y para respetar sus compromisos, y para recuperar una posición internacional de España, me fío de él. -Dice usted que una de las cosas que echa en falta en Europa, es el liderazgo político. ¿Cree usted que no hay ningún líder político ahora mismo? -Si. Yo creo que en Europa hay un par de líderes políticos que tiene envergadura. Sarkozy es un gran líder y Angela Merkel es una gran líder. Pero en líneas generales en el mundo faltan liderazgos... Personas que sean capaces de defender los intereses de su país, tomando las decisiones adecuadas por muy duras que sean. La mayor tarea del liderazgo es hacer que la gente confíe en sus propias posibilidades y que a la vez confíe en ti. -Le he oído decir que tomó la decisión de que España estuviera dentro de la política atlantista. -Hay que saber cuales son los intereses estratégicos de un país, dadas sus circunstancias y su tiempo. Y lo más importante que España ha aportado a la Historia viene precisamente a través del Atlántico. -Y usted cambió la imagen exterior de España, aunque mucho se lo discuten. -Lo discuten los que habrían querido conseguirlo y no lo consiguieron. -Y eso supuso involucrarse en la fotografía de las Azores y en Irak. ¿Usted piensa que eligió la posición adecuada? -La que más le interesaba a España. -A cambio, dicen que obtuvo el apoyo norteamericano en situaciones de riesgo, como la invasión de Perejil; y se habló de algo que no sé si era un simple rumor: ¿Es cierto que por entonces un satélite norteamericano estuvo situado permanentemente sobre los Pirineos y que colaboró en la lucha contra el terrorismo? -Lo más importante es que un país cumpla sus obligaciones. Por qué si usted no cumple con sus deberes, ¿por qué los van a cumplir otros por usted? Cuando uno tiene un problema de terrorismo durante tantos años, no puede estar recabando las solidaridad permanente de los demás; y cuando los demás se ven amenazados, no arrimarles el hombro. Hay que cumplir los deberes internamente y externamente. Y externamente procurar estar siempre situado entre los mejores. ¿Y lo del satélite, era realidad o leyenda? -Bueno... de esas cosas no hablo. Digo solamente que la relación que en ese momento se fraguó con distintos países, también con los Estados Unidos, contra el terrorismo fue muy importante; y los niveles de confianza extraordinariamente estrechos. ¿Sigue usted manteniendo contactos con el Sr. Bush? -Sí. Es amigo mío. Pero Bush tiene un problema también: Hay mucha gente que sólo puede vivir contra él. Sin embargo, yo pienso que la política de expansión de la libertad es la correcta. Porque ¿cuál es la alternativa? ¿mantener a los dictadores, no defender a los disidentes, no apoyar los derechos humanos? -Antes de terminar, voy a contarle una anécdota. Hace bastantes años, cuando usted acababa de llegar a Madrid para hacerse cargo de la entonces Alianza Popular, y cuando la prensa todavía no apostaba nada por su futuro, un periodista fue a entrevistarlo, y al volver a la redacción su jefe le preguntó como de pasada: ¿Qué tal es? Y el periodista contestó muy convencido: Va a ser Presidente del Gobierno. Porque nunca he visto un hombre tan seguro de lo que quiere y con más tenacidad para conseguirlo ¿Y ahora que espera usted conseguir? -Pues ya se lo he dicho: que esta fundación sea la mejor del mundo. -Y otra carcajada- -Vale. Perfecto. ¿Y ese el el único sueño que le queda? -Tengo muchos sueños. Por ejemplo, contribuir a que haya más libertad en el mundo, más democracia. -Pues me temo que usted solo no lo podrá conseguir. Cuando sale a toda marcha camino de las cámaras de televisión, y de hoy a Zaragoza y mañana a Murcia, y el lunes para Oviedo... lo paro sólo un instante. -Me queda una curiosidad Sr. Aznar: antes contó que cuando telefoneo al Sr. Zapatero para agradecerle su defensa en Chile, el Presidente le dijo: Tenemos que vernos una tarde, y tomar un café y usted le contestó: Eso tú mismo. Tu eres el Presidente ¿Ya se lo han tomado? ...Pues no. Suelta una risita escéptica, y se encoge de hombros.