Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 12 07 EN PORTADA Guardia Civil Héroes en la sombra (Viene de la página anterior) que, en efecto, ahora la Guardia Civil y la Policía se enfrentan a dificultades añadidas, porque los terroristas perfeccionan sus medidas de contravigilancia admite Miguel que ha participado en complejas labores de control y seguimiento desarrolladas en Francia, con enorme trascendencia, como la de Bidart- -en la que fueron detenidos los tres máximos cabecillas, Pakito Txelis y Fiti -y la que condujo a la caída de Mobutu Una actuación ésta especialmente relevante, porque se llegó a las entrañas de una cita considerada por ETA como de máxima seguridad En este tipo de operaciones, los servicios que realizamos exigen la mayor confidencialidad y nada puede trascender, ni tan siquiera en el ámbito familiar. Pasamos semanas y semanas sin ir a comer a casa, a veces sin dormir. Y cuando nuestras mujeres nos pedían algún tipo de explicación, dábamos la callada por respuesta, o reaccionábamos con evasivas. Hubo compañeros que tuvieron incluso problemas familiares que, afortunadamente, no acabaron en divorcio por la santa paciencia de nuestras mujeres Vicente subraya la complejidad añadida que encierran los seguimientos a etarras realizados en territorio francés. Sobre todo antes, tampoco hace mucho, cuando además de vigilar a los pistoleros, había que sortear a la Policía francesa, que tenía orden Gendarmes y guardias civiles desfilan un 14 de Julio AP de detenernos y ponernos de patitas en la frontera, como a delincuentes Una vez los colegas de la Gendarmería nos sorprendieron a un compañero y a mí en actitud un tanto sospechosa y al identificarnos tuvimos que reconocer que éramos guardias, pero que estábamos fuera de servicio y En este tipo de operaciones, los servicios que realizamos exigen la mayor confidencialidad y nada puede trascender, ni tan siquiera en el ámbito familiar Vigilancia en el paso fronterizo de Biriatu tras el atentado de Capbreton EFE habíamos cruzado la frontera para hacer unas compras en el supermercado Champion La justificación coló, pero ya estábamos quemados para hacer ese servicio concreto, destinado a desmantelar el aparato de mugas asentado en Hendaya Para las labores de seguimiento en suelo francés tienes que cumplir a rajatabla una serie de comportamientos de manual, que son la regla de oro en este tipo de misiones. Si estás cerca de la frontera puedes pasar por español sin levantar sospechas, porque a Hendaya van a trabajar, incluso viven, muchos vascos Pero la cuestión empieza a cambiar a medida que te introduces en el vecino país. Tenemos que hablar un francés fluido y, esto es muy importante, conocernos la zona como la palma de la mano. Y no sólo para desenvolvernos bien, sino también para saber reaccionar ante una contingencia imprevista Recuerdo que mientras vigilábamos a unos colaboradores de Mobutu uno de ellos, al parecer, sospechó de mí y, de repente, me vino de frente. Intenté mantener la calma, pese a que estaba convencido de que iba a sacar una pistola y vaciar el cargador contra mí. Pero yo no podía delatarme. Al final, me preguntó dónde estaba la calle tal. Estaba yo tan metido en la misión que le respondí de lo más convincente, en un perfecto francés y con muchos reflejos Creo que el hombre se convenció pero, una vez más, me quemé para ese operativo y tuvo que relevarme un compañero del Grupo Vicente está de acuerdo en que las vigilancias en Francia son difíciles y arriesgadas, pero las desplegadas en el País Vasco no desmerecen de esos calificativos. En el Goyerri, o en la comarca de Tolosa, y no digamos en pueblos como Hernani, Oyarzun o Usúrbil, donde los etarras se mueven como pez en el agua las labores de vigilancia son especialmente complejas y de muy alto riesgo. En estos casos, no se trata sólo de vigilar, pasando inadvertido a los ojos de los propios etarras. Estás en pueblos extremadamente hostiles, donde cualquier vecino, desde su casa, desde su lugar de trabajo es un enemigo potencial que te puede delatar. Cuántas veces nos hemos sorprendido cuando, por ejemplo, el periódico Egin informaba de un amplio despliegue de policías de paisano en determinado pueblo. Y resulta que, en efecto, ahí habíamos estado, pero en un servicio pulcro, en el que los terroristas no apreciaron nada. Así que se trataría de algún cómplice voluntario que habría llamado al diario para alertar a los etarras, truncando la operación