Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 12 07 EN PORTADA Guardia Civil Héroes en la sombra Un policía francés acota el escenario donde fueron asesinados los agentes Raúl Centeno y Fernando Trapero POR JAVIER PAGOLA a labor de esta gente es cada vez más compleja, entraña mayores riesgos, porque ETA se ha dotado de unos años a esta parte de auténticas medidas de seguridad interna. Hasta el extremo de que algunos de sus máximos dirigentes llevan incluso un séquito de guardaespaldas Así se expresa un mando de la Guardia Civil, con dilatada experiencia en la lucha antiterrorista, para destacar el trabajo que realizan los agentes, tanto de la Benemérita como del Cuerpo Nacional de Policía, que, como Raúl Centeno y Fernando Trapero, se dedican en cuerpo y alma a seguir y vigilar a miembros de ETA. Un servicio de alto riesgo, pero de bajo reconocimiento público. Son los héroes del silencio En la sombra. Su preparación es dura, porque en esta guerra sucia que comenzó ETA hace casi medio siglo, servidores como Raúl y Fernando, asesinados en Capbreton por la mano asesina de la banda, tienen el cometido de infiltrarse entre las filas del enemigo- -territorio Txeroki -y facilitar así el camino para que otras unidades L procedan a la detención de los criminales. Y en esta guerra sucia que sostiene la banda de Ternera si el enemigo te descubre, simplemente, te matan, como a Raúl y Fernando, sin ni siquiera juicio sumarísimo. En el proceso de preparación, los aspirantes han llegado a hacer, a modo de prácticas, seguimientos a policías experimentados, sin que éstos lo advirtieran. Vicente de 31 años, y Miguel de 39, son dos de estos héroes del silencio En mi caso, primero fue la sensibilización y, a partir de ahí, me entró la vocación comenta Vicente para explicar los motivos que le llevaron a ingresar en el Instituto armado. Mi tío era guardia civil y ETA lo asesinó en 1981 en Guipúzcoa, en presencia de su hijo. Aquello se vivió como lo que era, una auténtica tragedia en la familia y yo crecí en ese ambiente. Me impliqué tanto, que cuando ya estaba acabando el colegio tuve claro que quería ser como mi tío Pedí destino en el Norte. Me daba igual el lugar concreto, pero quería estar allí, en la primera línea de la lucha contra esos criminales Al final, gracias a su tenacidad, Vicente entró en el hoy denominado Grupo de Apoyo Operativo (GAO) al que pertene- cían Raúl Centeno y Fernando Trapero. Dejó este tipo de misión hace dos años- te quemas antes que en otros servicios pero se mantiene vinculado a la lucha antiterrorista. Algunos de los mejores amigos los hice allí. Son muchas horas, arrancadas al día y a la noche, durante meses y meses. Horas robadas a la familia, pero también de convivencia con los compañeros, en situaciones a veces límite. Se comparten peligros, muchos secretos, éxitos, pero también fracasos. Y lo compartimos entre nosotros, porque este tipo de servicios, por razones operativas, no trasciende. Estoy seguro de que el asesinato de Raúl y Fernando habrá caído como una losa entre sus compañeros más próximos. Pero estoy más seguro, aun, de que como mejor homenaje a ellos, sus compañeros habrán sacado fuerzas de flaqueza y desde el mismo día del crimen están trabajando allí, en Francia. Y estoy seguro, también, de que sus mandos habrán tenido dificultades para desig- Josu Ternera tiene más escoltas que un concejal del País Vasco amenazado por ETA afirma el agente Miguel para subrayar la compleja misión de vigilar a los etarras