Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 12 07 MOTOR Imponente el aspecto del Continental GT Speed, un cupé de cuatro verdaderas plazas, con la aerodinámica mejorada para alcanzar hasta 325 kilómetros por hora Bentley Continental GT Speed Carne de presidio TEXTO FRANCISCO DEL BRÍO FOTOS: ABC Con más de 600 caballos el Bentley continental GT es uno de los coches más potentes que se pueden adquirir en España, de los más caros y, por supuesto, de los más exclusivos Y a es casualidad que te ofrezcan probar un coche que supera los 600 caballos de potencia y que puede alcanzar una velocidad máxima de 326 km h la misma semana que se aprueba la modificación del código penal, en el que entre otras banalidades te pueden meter en la cárcel por superar la lenta velocidad de 200 km h Pero así son las cosas y en esta ocasión tocaba probar el nuevo Bentley Continental GT en la versión más potente Speed, que recupera una denominación de la marca británica de los años 20. Pues bien, con la sensación de ser un delincuente en potencia me puse a los mandos del GT Speed, que, al margen de su mecánica, su sola presencia llama poderosamente la atención, sobre todo en el color rojo de la unidad de prueba. Es un cupé de cuatro plazas cuyo diseño conjuga las líneas elegantes de los modelos más atractivos de la marca, con rasgos de clara definición deportiva e incluso agresi- Interior de maderas nobles y pieles de la mayor calidad va, de los coches gran turismo. El Continental GT es el modelo base de este cupé, que lleva un motor de 12 cilindros en uve doble con sistema biturbo que en su versión estándar rinde 560 caballos y que en el Speed, con el sistema de gestión electrónica reprogramado, alcanza los 610 caballos. Con este aumento de potencia y algunas modificaciones para mejorar la aerodinámica, la versión Speed puede llegar a una veloci- dad máxima de 326 km h, pues este es uno de los coches de muy alta potencia, como sucede con algunos modelos AMG de Mercedes, que no tiene limitada la velocidad. Desde parado puede alcanzar los 100 km h en un suspiro, en 4,5 segundos y llegar a los 160 km h en 10,2 segundos. Vistas así las cifras puede asustar un poco las posibles reacciones de un coche con estas prestaciones, pero una vez que llegas a controlar el poder de aceleración, la sensación de seguridad es total. Incluso, aunque en un momento se pise el acelerador con mayor presión de la necesaria, los sistemas electrónicos no dejarían que se perdiera el control de la trazada. Por otra parte hay que valorar el acierto de haber dotado a este coche con la tracción total permanente, que resulta de gran ayuda para poder obtener el mayor rendimiento de su poderosa mecánica. El escenario más natural de este coche son las autopistas, sobre todo las que recorren zonas de montaña, con curvas de radio amplio entrelazadas. En este terreno el GT Speed se desenvuelve a la perfección y su mayor peligro está precisamente en su gran sensación de seguridad, pues superar los límites es demasiado sencillo y cuando aquí decimos superar no es precisamente unas pocas decenas de kilómetros por hora, y puede suponer además de una denuncia una pena más grave. Sin embargo en carreteras de montaña muy reviradas, su tamaño, peso y tracción lastran algo el placer de conducir y solo la