Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 12 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Dos imágenes de Carmen Cervera: de modosa niña (a la izquierda) y, con mantilla, en sus tiempos de Miss España Tita Cervera El saber estar de la Carmen Thyssen coleccionista ha dado paso a una superstar mediática, que lo mismo se encadena a un árbol vestida de marca que salta de TV en TV contando las miserias de su ya nuera POR NATIVIDAD PULIDO La baronesa verde y sus performances icen que los Tauro son muy cabezotas, que no paran hasta conseguir lo que se proponen. María del Carmen Rosario Soledad Cervera Fernández ha logrado muchos de sus sueños: desde ganar el concurso de Miss Cataluña, al que se presentó en 1961 sin que lo supiera su familia- -más tarde fue coronada Miss España y Miss Europa y quedó tercera en el certamen de Miss Universo- -hasta hacerse un hueco en la más rancia aristocracia europea y meter la cabeza en el selecto club de los coleccionistas. A sus sesenta y cuatro años, aquella Tita Cervera que tuvo una vida de película al lado de Tarzán (Lex Barker, a quien conoció durante un vuelo a Zúrich) aquella Tita Cervera que vivió una intensa pasión al lado de un famoso playboy, Espartaco Santoni, aquella Tita Cervera que no dudó en destaparse en la gran pantalla y que siempre se puso el mundo por montera, aparece ahora parapetada tras Carmen Thyssen, ese personaje creado por ella D misma en el que se ha metamorfoseado. Nació un 23 de abril, día del Libro. Devora, dice, biografías, volúmenes de Historia y best- sellers. Le apasiona Rachmaminov, pero también los boleros aflamencados. Se confiesa cinéfila y pintora vocacional. Gauguin es su pasión confesable. Se reconoce en la intensa paleta del pintor francés y, tal vez, en ese espíritu libre que le llevó hasta Tahití. No le gusta que digan de ella que es una cenicienta moderna: su abuelo tenía el título de marqués, su padre era ingeniero industrial, fue a buenos colegios de Suiza y el Reino Unido, estudió piano y arte dramático, habla varios idiomas... Presume incluso de que, entre sus amistades antes de conocer al barón Hans Heinri Thyssen- Bornemisza, se hallaban Agnelli y el Aga Kan. Siempre ha tratado de acallar aquellas bocas que la tildan de cazafortunas. Hace unos meses confesaba en una entrevista a ABC que no se arrepiente de nada en su vida. Guarda buenos recuerdos de su paso por el cine de la mano de Summers y de Ozores aquella experiencia fue muy bonita También de los hombres de su vida. Incluso de Santoni, y ello a pesar de que su boda con él fue declarada nula. El juez de Nueva York que los casó la llamó un día para comunicarle que Espartaco era bígamo y que, por tanto, su matrimonio con él no era válido. No fue su única traición Vendió a Interviú unas fotos suyas en top less sin su consentimiento. Nunca he dicho que sea una monja; soy como soy Son palabras de Tita Cervera Carmen Thyssen, que presume de haber hecho siempre lo que ha querido sin importarle el qué dirán. Nunca ha hecho público el nombre del padre de su único hijo biológico, Borja, a pesar de que la prensa se ha ocupado de airearlo a los cuatro vientos. Junto a su segundo marido, el barón Thyssen- -que acabó adoptando a Borja- encontró la estabilidad sentimental que siempre había buscado. Muy a pesar de los hijos de su esposo, que nunca acabaron de aceptarla