Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 11 07 VIAJES Petra La ciudad rosa del desierto Una de las nuevas siete maravillas del mundo. Una leyenda de piedra y arena. Capital del antiguo reino nabateo por la que pasan más de dos millones de turistas al año POR CÉSAR JUSTEL eduinos con dromedarios, burros o pequeñas calesas animan al turista a que se deje llevar en su montura, pero el recorrido es mejor hacerlo a pie. Al principio de la visita, poco después del control de entrada, se alzan tres grandes bloques cuadrados de piedra- -los djín- -que los beduinos creen que representan a espíritus protectores del lugar. Luego viene un estrecho desfiladero- -el siq- casi un kilómetro de paredes verticales que pueden alcanzar los 50 metros de altura y cuyas rocas van cambiando durante el recorrido de forma y color. El Siq era el cauce por el que corría el río Wadi Musa en época de lluvias. Los nabateos lo desvia- B ron para construir un canal a lo largo del desfiladero que recogía el agua que caía de las montañas, convirtiendo así a Petra en escala necesaria para las caravanas que cruzaban el desierto. Al final del camino del Siq se alza frente a nosotros, enorme y rosa, el más bello de todos los edificios: la tumba conocida como El Tesoro del Faraón Su nombre se debe a que los beduinos creían que allí, en la inaccesible y enorme urna de la fachada, se guardaban los tesoros del difunto. Hubo quienes dispararon contra la tumba a ver si abrían brecha y se dejaba caer el supuesto tesoro. Nunca ocurrió. De las maravillas de Petra, el Tesoro es de las más impresionantes. Está tallado en la cara este, al abrigo del viento y las aguas, de ahí su buen estado de conservación. El tesoro es, en realidad, el mausoleo de un importante rey nabateo- -Aretas IV- -que reinó allá por el siglo I. Al amanecer se levantan los beduinos que dormían arropados en mantas junto a los monumentos. Ensillan y enjaezan sus animales para prepararlos para los visitantes. En las primeras horas todo es silencio, pero enseguida estalla el bullicio en el que los niños se nos acercan hablando en todos los idiomas, aunque siempre bajo la vigilante mirada de la espectacular policía del desierto envuelta en sus vistosos trajes. Hay en Petra más de mil tumbas. Entre las más importantes están las Tumbas Reales, a la derecha del camino, al oeste, por donde se oculta el sol. La primera es la Tumba Palacio, donde fueron enterrados cuatro reyes; muy particular es la Tumba Corintia, lla- Un policía tribal vigila el Tesoro FOTOS: AP Los beduinos creían que tras el mausoleo se escondía un gran tesoro. Algunos disparaban contra la tumba a ver si abrían brecha y caían las riquezas. Nada parecido ocurrió