Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE Guerra de Ifni POR JUAN FRANCISCO ALONSO Falla la memoria (histórica) Fue hace sólo cincuenta años, pero la última guerra librada por España se ha perdido en la noche de la memoria. Pocos la recuerdan. Una indemnización ridícula (un millón de euros para todos) ha necesitado de equilibrios parlamentarios para salir adelante. A los que allí vivieron, en cambio, les puede la nostalgia l periodista Jos Martín suele contar la anécdota al final de una comida, con el café humeante sobre la mesa. El runrún de la tertulia le traslada entonces a Sidi Ifni, un 23 de noviembre de 1957, cuando un soldado entró en el despacho de su padre, el comandante Gastón Martín Trapero, y le espetó: Sin novedad, han matado al centinela Ifni no había sido un territorio en el que pasaran grandes cosas, así que los disparos de aquella madrugada, el muerto que anunciaba el asistente, nada tenían que ver precisamente con la ausencia de novedades. Jos Martín vivió algún verano en aquel desierto pedregoso y ondulado cuando iba a pasar las vacaciones con su padre. Recuerdo unos barracones en forma de bóveda, pensados para los militares, y alrededor, el pueblo, un territorio bastante extraño al que se llegaba desde Canarias en un Fokker sin asientos. Allí el tiempo pasaba muy lentamente, las cosas eran más baratas y vendían los cigarrillos mentolados Kool que fumaba mi madre El coronel retirado Fernando Moreno Pardo llegó a Ifni como teniente recién salido de la Academia en abril de 1956, un poco antes de que empezaran a enredarse las cosas. En los colegios, en el hospital, en los comercios... la vida era agradable y la integración de españoles y autóctonos, completa- -recuerda- Y, sin embargo, en 1957 empezó a deteriorarse el ambiente, se barruntaba que iba a pasar algo Alrededor cambiaba el mundo, en efecto. Marruecos se había independizado de Francia en marzo de 1956, y entre bambalinas se hablaba de desacuerdos entre las fuerzas de Mohamed V y las del Ejército de Liberación, entre el poder oficial y los nacionalistas de Istiqlal, que intrigaban en Sidi Ifni y en el Sahara. Se fueron infiltrando y afeando la situación asegura Moreno Pardo, que ha intervenido en un cliclo de conferencias sobre aque- E presencia fue igual a cero hasta 1934, cuando el coronel Osvaldo Capaz Montes tomó posesión de la zona. En los años siguientes se fue formando una guarnición que, en 1957, antes del ataque de los rebeldes, rondaba los tres mil efectivos (2.700, según Moreno Pardo) y que, a continuación, con los refuerzos enviados, llegó tal vez a los 7.000. Los españoles sabían que iba a ocurrir precisamente aquella noche. Un soldado de origen local avisó del ataque que se preparaba al capitán Francisco Rosaleny. ...El 21 de noviembre de 1957 por la tarde se presentó en mi casa, ya que estaba de jefe de día, el cabo Banderín de la Cía. comunicándome que me preparara porque tenía conocimiento de un inminente ataque desde fuera y que iban a acabar con los mandos españoles contó en alguna ocasión. A Fernando Moreno Pardo le avisaron a las diez de la noche del día 22. Me enviaron a una sección de ametralladoras en la zona norte, para cerrar unas vaguadas. Pero no era una guerra al uso. Se enfrentaba una organización tradicional como la nuestra con unas partidas que desaparecían antes de que las viéramos. No sabíamos de dónde venían los tiros. Los oíamos, íbamos hacia ese lugar y encontrábamos unos casquillos, nada más, el desierto del desierto La sorpresa no lo fue, y las tropas españolas detuvieron el golpe, aunque probablemente ni siquiera sabían de dónde venía. Incluso hoy el caso Ifni es un pantano lleno de niebla, una guerra tramposa según el escritor Gastón Segura Valero, autor de Ifni, la guerra que silenció Franco En su opinión, el objetivo de los rebeldes era lograr la independencia de Mauritania, formar el gran Marruecos y quedarse con los pozos de petróleo de Argelia y con las minas mauritanas. Atacaron Tinduf y varias guarniciones francesas, pero fracasaron. Por esa razón se volvieron contra nosotros. Seguramente no querían que los soldados, muchos de ellos de fortuna, regresaran a casa con las manos vacías Segura Valero afirma que la sombra de Estados Unidos planeaba sobre aquel escenario. A pesar de que el general Barroso, ministro del Ejército, dijo en su discurso de Navidad de 1957 que la revuelta estaba animada por la Unión Soviética, lo cierto es que los legionarios descubrieron en una de sus incursiones un almacén de leche en polvo estadounidense ¿Qué pasó realmente? Francesco Correale, historiador italiano, (Pasa a la página siguiente) Petróleo, rusos, americanos... Carmen Sevilla viajó a Ifni para animar a nuestros soldados en diciembre de 1957 llos días en la Facultad de Geografía e Historia de Sevilla. Han pasado cincuenta años, también en el reloj de arena, lento y perezoso, del desierto. Muchos de los que allí vivían tienen hoy que cerrar los ojos para recupe- ABC rar aquel aroma de oasis perdido en ningua parte, el viento, el puerto pesquero, las noches en el casino. Ifni le fue concedido a España en el Tratado de Paz y Amistad entre España y Marruecos firmado en Tetuán en 1860, pero nuestra