Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 11 07 CLAVES DE ACTUALIDAD La otra cruz POR VIRGINIA RÓDENAS FOTOS: IGNACIO GIL Valle de los Caídos Veinticuatro benedictinos rezan cada día, desde hace 49 años, por 60.000 almas de la guerra, cuyos restos guarda el vientre de la Basílica del Valle. Ellos la moran. Y después de tanto tiempo, monjes y caídos ya son todos uno A por el más facha de entre los fachas A eso vienen hasta Cuelgamuros. Periodistas curtidos en la máxima no dejes que la realidad te estropee una buena noticia cunden como las ratas en este Valle de la desmemoria. ¿A usted no le da reparo decir misa sobre la tumba de Franco? le preguntó una entrevistadora venida de Suecia al padre abad de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, un monje negro, alto y enjuto como una vara, que con la retranca murciana que no le ha desdibujado la vida monástica, le espetó ¿y a usted no le da vergüenza venir desde tan lejos a hacerme esa pregunta? Y ahí se acabó todo porque cuando la sagaz redactora televisiva descubrió la verdad del benedictino prefirió dejarlo para otro día O para nunca, como ese colega catalán que ha llamado al cenobita estos días excusándose de que la entrevista no saldrá porque en mi periódico esperaban otra cosa O mejor se la inventan como hizo otro enviado de un periódico nacional especialista en estos amaños. Yo nunca contesté eso me dice Anselmo Álvarez abriendo más los ojos, y abriendo aún más las manos en un signo estremecedor de impotencia. Él, que venido de Silos fue monje fundador de esta abadía casi cincuentenaria, incluso se ha visto involucrado en montajes cinematográficos de ciencia ficción: se presentan ante la puerta del cenobio unos tipos pertrechados de cámaras y focos, vienen a rodar una película sobre el lugar, no han avisado, hay que avisar, pues no nos vamos, porque- -grita uno que sale del coche- -yo tengo todo el derecho del mundo a estar aquí, que para eso fui preso que trabajó como esclavo en su construcción pero que dice, hombre pues lo que oye, que yo perdí aquí a muchos camaradas a ver, díganos de qué fecha a qué fecha estuvo aquí, quién era el contratista para el que trabajó, en qué tajo, diga el nombre de alguno de los que estuvieron con usted, de qué prisión procedía, haga memoria... Ni un solo dato real que aportar. Nada. Y cuando además les cuento que algunas de estas personas que estuvieron en el Valle siendo presos, luego se quedaron a trabajar Medio centenar de niños, entre 9 y 13 años, forman la coral que cada día canta gregoriano en misa. Un caso único para la comunidad benedictina y que fue aquí donde se jubilaron, ya no quieren seguir escuchando. No les interesa la verdad objetiva, sino la que ellos pretenden crear o han imaginado al cabo de los años Y así vive el abad, y los otros 23 monjes que habitan en Cuelgamuros, rezando por las 60.000 almas de los católicos muertos de uno y otro bando de esa vieja guerra fratricida, guardando el registro de los muertos con más de 33.700 nombres y unas fichas con el lugar en que cayeron de tal forma que reconstruyen ante nuestros ojos el horror de la batalla escrita a mano y cobijada en los tomos de esta biblioteca también muerta de la abadía; y cada día alabando a la Cruz de Dios, y a cada momento sufriendo el calvario de la cruz, pesada cruz, que les imponen los hombres. Hoy, miércoles de sol y viento, en un dulce y raro noviembre, nos he-