Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 11 07 EN PORTADA Chávez El golpista huían los cabecillas de la insurrección. Pese a la escasez, no obstante, los caraqueños no dejaron de celebrar las Pascuas. Año Nuevo lo recibimos en dos escenarios: un barrio popular, donde una verbena algo cutre animaba a un puñado de chavistas uniformados de rojo. Y una explanada en la autopista Francisco de Miranda, en el elegantón municipio de Cachao, donde miles de personas de clase media se divertían con actuaciones sobre un enorme escenario, como sacado de una gira de los Rolling Stones. Las dos Venezuelas. A Chávez aquel golpe petrolero le pareció una bendición, ya que le permitiría hacer una purga en la estatal de Petróleos de Venezuela, PDVSA, de donde despidió a 20.000 ejecutivos e ingenieros. En aquellos días se producían 3,2 millones de barriles diarios. Hoy, con una nómina de unos 100.000 empleados, la producción es de 2,5 millones. Tras constatar que han fracasado todos los intentos golpistas pergeñados por la oposición en nueve años, el ex guerrillero Teodoro Petkoff, hoy director del diario Tal Cual reflexiona: ¿Cuál fue el resultado de la táctica golpista de 2002? Reforzar a Chávez y entregarle en bandeja de plata la Fuerza Armada Nacional y PDVSA. Las armas y la plata Aprovechando que en el país del Orinoco aún hay más pobres que ricos- -Chávez no ha hecho nada para remediarlo- y que los primeros le muestran apoyo inquebrantable, el líder revolucionario se apresta ahora a perpetrar un golpe jurídico e institucional. Un cambio de régimen. Otro golpe. La Constitución de 1999, la Bicha se le ha quedado corta. Necesita otra que le dé vía libre a su proyecto de estatalización de la propiedad y a una nueva configuración política que le asegure el poder y la reelección vitalicia. Pero, por primera vez, el régimen cívico- militar comienza a presentar fisuras internas: desde los socios parlamentarios de Podemos al general Baduel, el mismo que salvó el culo a Chávez en la asonada de 2002. A medida que se avecina el referéndum, Chávez denuncia turbios planes conspirativos para derrocarle, y advierte: Los voy a aplastar El mandatario es desafiado por un Comando Nacional de la Resistencia que ha anunciado una insurrección civil una semana antes de la consulta. A poco que se desmadre el movimiento y que éste se torne en otra chapuza, Chávez tendrá una nueva ocasión para denunciar otro golpe y remachar, por enésima vez, los clavos de su poder. Golpe desde el poder Chávez muestra a sus enemigos un crucifijo de plata tras el fallido golpe de 2002 (Viene de la página anterior) REUTERS mandatario. En septiembre de 2000, organizó en Caracas una cumbre de la OPEP con el objetivo de hacer subir los precios del petróleo y bajo el argumento de que un barril de cocacola, o de helado, o de agua mineral, cuestan más que un barril de petróleo Cuando el enviado especial de ABC le sugirió que si subía el precio del combustible también subiría el de los demás productos que citaba, le echó en cara en plena rueda de prensa que se notaba que estaba preocupado por el precio de los helados y que por eso tal vez le sobraban unos kilos de peso. Ése era su estilo expeditivo, su impulso de hablar primero y, tal vez, pensar después en lo que había dicho. Tras el golpe de 2002, en las navidades de aquel año, le cayó encima una huelga general que él calificó de golpe petrolero Otro más. Liberen al oso reclamaron sus partidarios, en alusión al plantígrado que luce en sus botellas la cerveza más popular de Venezuela: Polar La cerveza- -y la comida- -empezaba a escasear tras casi un mes de paro obrero, cierre empresarial y huelga- sabotaje petrolero. Un intento de asfixia económica. Sólo los buhoneros de Sabana Grande y los mercados populares- -gestionados por las Fuerzas Armadas- -lograron romper el lock out Técnicos contratados en el extranjero- -las televisiones locales buscaban afanosamente a un hindú con turbante- -pusieron en marcha la industria del país. Siete semanas después Encabezó una asonada militar para saltar a la fama bolivariana y prepara ahora un golpe institucional desde la presidencia para mudar de régimen y aferrarse al poder