Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20- 21 D 7 LOS DOMINGOS DE M. FRANCISCO REINA Cultura Karmen Konde or supuesto que me refiero a la poeta murciana Carmen Conde y no es que haya actualizado su nombre al lenguaje de los telefónicos sms por un afán trasgresor sino, más bien, por hacer un giro contemporáneo en este año de su centenario. Es un pequeño guiño a la letra K del sillón que ocupó en la vestustamente machista hasta entonces Real Academia Española primera mujer nombrada académica. Cien años se cumplen desde su nacimiento y, desde su fecha exacta en agosto, que se celebró con la publicación de una concienzuda y documentadísima biografía en la editorial Temas de Hoy a cargo de José Luis Ferris que asegura que todo lo que escribe Carmen Conde es el reflejo de lo que pasa en su vida. El siglo XX está traspasando a Carmen y en sus páginas también encontramos la intrahistoria de un siglo al igual que un escaparate de todo lo que hubo alrededor Entre las curiosidades de la biografía, pródiga en documentaciones y fragmentos de las cerca de 30.000 cartas que se conservan, algunas de Juan Ramón Jiménez, Gabriel Miró, Miguel Hernández o Gabriela Mistral, un curioso panorama del mundo de los premios literarios de la época, con sus pequeñas corruptelas y cambios de cromos entre unos y otros, lo que evidencia que la cosas han cambiado poco. A esta necesaria biografía ha seguido un congreso organizado por la Universidad de Murcia y el Patronato Carmen Conde- Antonio Oliver, en el que han participado, además del propio Ferris, los profesores José María Ballcells, Irma Emilliozzi, Manuel Ramos Ortega o Antonio Gómez Yebra, entre otros. También en Madrid se le ha rendido un homenaje a la poeta de la Genera- P ción del 27 con una lectura de poemas en la tertulia hispanoamericana de Rafael Montesinos. Quizás el mayor homenaje sería el del estudio y la reedición de su obra, y poner a esta en valor cuando, a menudo, el desconocimiento es la más pesada losa que cae sobre los creadores. Carmen Conde, que como Vicente Aleixandre, su gran amigo, fue una de las sufridoras de los exilios interiores de posguerra, fue fundamental como mentora de las nuevas generaciones de poetas, con especial dedicación a las escritoras, y pionera no sólo en su entrada en la Academia sino, también, en poner el prisma en la condición creativa de las mujeres y su papel como intelectuales. Sobre este asunto argumentó Francisco Javier Díez de Revenga, catedrático de Literatura Española de la Universidad de Murcia y comisario de los actos. Carmen era una referencia en la posguerra. La RAE le perjudicó. Tuvo una etapa final de decadencia, pero sus libros de los años cuarenta Ansia de la gracia y Mujer sin Edén están a la altura de los de Vicente Aleixandre y Dámaso Alonso Fueron estos dos poetas los que propusieron su candidatura para la Real Academia Española, frente a la de Rosa Chacel. Aseguran los íntimos que la falsa polémica creada entre sectores más políticos que intelectuales, bipolarizados entre ambas candidatas, achacando a Conde una vinculación conservadora y a Chacel, por su exilio fuera del país, más progresista, cuando ambas fueron represaliadas y Carmen sufrió en sus carnes la persecución sin escapatoria y ayudó mucho a su amiga, lo que causó a la poeta un profundo dolor. Carmen escribe en uno de sus diarios sobre ése asunto y sobre su entereza ante su situación de perseguida: Exilio voluntario y 40 años de aguante con dignidad, valor y obra... Finalmente, aunque quizá ya un poco tarde porque su enfermedad le impidió disfrutar del reconocimiento, las organizaciones feministas e incluso el Partido Comunista, que fue feroz con su nombramiento, acabaron reconociendo su labor. Queda mucho que alumbrar en este periplo vital y creativo, porque los archivos están aún repletos de documentos y cartas que dan luz sobre el asunto. Carmen Conde, testimonio vivo de un ser humano en tiempos sombríos, los de la durísima posguerra, en los que ser mujer, escritora y comprometida era un plus de dificultad para salir adelante con dignidad, puso los cimientos del progreso para esas mujeres y hombres de hoy que, a menudo, desconocen a sus antecesores. Valga éste, también, como uno más de los merecidos reconocimientos. FERNANDO FERNÁNDEZ Economía Semana de sustos a economía tiene fama de aburrida, pero la lectura de las noticias es siempre estimulante. Me propongo convencerles de ello. Que uno anda deprimido y necesita que le alegren la vida, pues que piense en la Bolsa española que resiste como nadie el temporal financiero, o en el Santander que vuelve a alegrar a sus accionistas. Que uno necesita desahogar sus iras contra el gobierno, que le culpe de la escalada de precios y piense en lo que le va a costar la comida de Navidad al paso que van los alimentos. Que uno es partidario de conspiraciones, que le eche la culpa de todos los males al precio del petróleo coqueteando con los 100 dólares o al peligro amarillo aprovechando que Petrochina se convierte en la primera empresa mundial por valor bursátil. Que uno sigue creyendo en el intervencionismo estatal siempre que lo ejerzan los nacionalistas buenos, que se felicite del proyecto de banco público de Ibarretxe como alternativa a la frustrada fusión de las cajas vascas o mejor aún que relea la declaraciones del conseller Nadal acusando a Rajoy de atentar contra Cataluña por proponer la privatización del aeropuerto de El Prat. Como ven hay para todos los gustos. Empecemos con las buenas noticias no vayamos a coger fama de agoreros. Las empresas españolas siguen dando de qué hablar y respondiendo con creatividad latina a la evolución de los mercados. Que se endurece la financiación y no está de moda seguir endeudándose, pues a vender tocan. Botín la ha vuelto a armar. Cuando llevábamos meses pensando que la compra de ABN Amro le iba a permitir cumplir su sueño italiano, se piensa dos veces el coste de la prevista ampliación de capital y el ratio de recursos L propios y vende Antonveneta por 3.360 millones de dólares más de lo que pagó hace dos semanas. Lo difícil no es cambiar de estrategia, el banquero cántabro siempre ha dicho que cada día tiene su afán, lo que tiene mérito es hacerlo ganando tanto dinero. Con esa jugada consigue además robarle titulares a Alierta que andaba sacando pecho porque Teléfonica ampliaba su liderazgo como primera empresa por capitalización gracias a su programa de dividendos, y hasta al mismísimo Sánchez Galán que estaba disfrutando del efecto Al Gore en la salida a bolsa de Iberdrola Renovables. Claro que también hemos tenido otras sorpresas menos agradables. Como enterarnos de que la crisis de crédito, que iba a ser una tormenta de verano, se ha cobrado ya la cabeza de dos presidentes de grandes bancos, Charles Prince en Citigroup y Stan O Neal en Merrill Lynch, o de que lo peor está por venir en los resultados del cuarto trimestre. No hacen falta paralelismos nacionales para darse cuenta del mazazo que significan en la confianza. Ceses que reflejan problemas de fondo en los bancos americanos que han dado al traste con la iniciativa del secretario del Tesoro Paulson de utilizar la ingeniería financiera para dar rápido carpetazo a la crisis. Tenemos pues crisis para rato. De los últimos en cuantificarlo han sido los cinco sabios que asesoran tradicionalmente al canciller alemán. Esta semana le han amargado la vida a Merkel al pronosticarle un crecimiento del 1.9 en 2008 frente al 2,6 de este año y un repunte de la inflación. Asusta pensar lo que le dirían a Zapatero si existiese un comité semejante en nuestro país, un comité cuyos componentes no han variado con el cambio de color político del gobierno por lo que ni siquiera soñar con su existencia es una buena idea. Porque, ¿se imaginan lo que les diría José Blanco si se les ocurriera desafiar el mantra oficial? Ha habido más malas noticias, empleo, producción industrial, riesgo financiero de las inmobiliarias, pero quiero dejarles con buen sabor de boca esta primera semana, el plan Caldera para que trabajemos hasta los setenta años es un pequeño paso para aumentar la probabilidad de que podamos cobrar nuestra pensión y mejorar la situación actuarial de la Seguridad Social. Cierto que ya estaba en los Pactos de Toledo e incluso en la legislación promovida por el gobierno anterior pero que un político demuestre cierta racionalidad económica en campaña electoral es para felicitarse y felicitarle. No se preocupen, que ya le fustigaré la semana que viene por el salario mínimo.