Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
11 11 07 OPINIÓN TIRA Y AFLOJA Por César Oroz PILAR CERNUDA Política Peripecias ne propia las consecuencias de que el presidente chadiano se hubiera mostrado tan condescendiente, tan servil, con Sarkozy. A nosotros nos vino muy bien, sobre todo a las cuatro azafatas españolas liberadas por el presidente francés, pero los chadianos estaban tan indignados con su presidente que Idriss Deby se sintió obligado a hacer ver como que mandaba y que respetaba la Justicia de su país, así que tuvo al Secretario de Estado español en un ay mientras decidía si le permitía o no le permitía aterrizar el Yamena. Al final fueron liberados todos los españoles, pero lo ocurrido esta semana en diferentes escenarios internacionales demuestra que hemos perdido mucho terreno en política exterior. Nunca ha sido una materia por la que Zapatero se sintiera especialmente entusiasmado, y se nota. En la Unión Europea no estamos ni de broma en el grupo de los influyentes, en Iberoamérica el mensaje buenista de Zapatero cala donde cala y punto, no está la cosa ni de lejos para tirar cohetes, y en Africa Ahí no nos comemos ni un rosco. Evidentemente jamás tendremos en Chad, o en antiguas colonias francesas, el predicamento de un Sarkozy, por ejemplo, aunque habría que ver si otros presidentes franceses serían capaces de coger un avión y plantarse en Yamena para regresar a su país con un puñado de ciudadanos que estaban en prisión y, de paso, rescatar a cuatro azafatas españolas a las que depositó caballerosamente en el aeropuerto de Torrejón, para declarar a continuación, también caballerosamente, que se trataba de una operación conjunta de él mismo con Zapate- P ara peripecia, la de Bernardino León, que sufrió en car- ro. No se lo cree ni el zapaterista más rotundo, pero así es Sarkozy, un genio para hacer amigos. Pues dicho que en Chad no teníamos ni de lejos la posibilidad de movernos como Sarkozy, sin embargo sí podíamos haber hecho mejor las cosas con Marruecos de cara a la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla. Ya que cedimos tanto en la cuestión del Sahara, qué menos que los marroquíes respetaran el deseo de los Reyes Una vez más, Bernardino León ha tenido que bailar con la más fea, en este caso, la aventura del Chad EFE de viajar a las dos ciudades españolas. Menos mal que el recibimiento de ceutíes y melillenses fue tan emotivo que las algaradas fronterizas y las diatribas de Mohamed VI quedaron en segundo plano, pero da que pensar que nos monten semejante numerito los supuestos amigos, cuando para que sean amigos hemos dejado manga por hombro el flanco argelino. Las cosas así, a ver quien nos va a echar una mano, quien nos va a demostrar un poco de cariño cuando vengan mal dadas. Y hablando de cariño, ya podía Aznar demostrar un poco más a Rajoy y a su partido. Cuesta morderse la lengua, pero un dirigente político tiene que conseguir hacerlo cuando sabe que determinadas declaraciones hacen mucho daño. Mariano Rajoy está haciendo esfuerzos sobrehumanos para mantener las aguas en su cauce y no dar más pie al PSOE para que le atice hasta en el carnet de identidad- -aunque siempre inventarán algo para hacerlo- pero no hay día en el que no salga algún dirigente de su partido diciendo exactamente lo que a Rajoy menos conviene que diga. Y que encima sea el ex presidente Aznar el que lo haga clama al cielo. A José María Aznar está claro que no le puede meter en cintura, ni siquiera puede recriminarle, ni recordarle que ahora es él, Rajoy, quien manda en el partido. Pero sí puede indicar a otros que, o se mantienen dentro de la estrategia que él marca o les manda directamente a galeras. Por ejemplo, dejándoles fuera de las listas. Quizá así consiga imponer su autoridad. Porque ahora mismo hay que ver qué titulares provocan algunos parlamentarios a los que les importa más su minuto de gloria que la lealtad al partido.