Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18- 19 D 7 LOS DOMINGOS DE El presidente palestino recordó en la entrevista que logramos hacerle durante una estancia de horas en Madrid el papel jugado por don Juan Carlos a la hora de buscar una solución para el enfrentamiento entre árabes e israelíes. Y curiosamente, trajo a colación el título con el que Yasser Arafat se refería al monarca siempre y que no era otro que Rey de Jerusalén Quizá Abbas y otros muchos palestinos no habían olvidado que precisamente en Jerusalén, en noviembre de 1993, don Juan Carlos hizo una defensa clara y nítida del derecho a la autodeterminación del pueblo palestino en la sede de la Knesset, o parlamento israelí. Pero, curiosamente, la defensa de los derechos de los palestinos no ha empañado la buena imagen del Rey entre los judíos cuyo actual presidente, Simón Peres, declaró en el programa que la gente a ambos lados del conflicto de Oriente Próximo siempre escuchaba la voz del Rey Juan Carlos con gran respeto hacia lo que tenía que decir. El sentido del humor del Rey también es muy apreciado entre los dirigentes y mandatarios que han tratado con él. El ex presidente de la República Checa, Vaclav Havel, además de considerarle un amigo personal con el que ha mantenido su relación incluso después de abandonar el cargo de jefe de Estado, destacó en su inter- vención el gran sentido del humor de don Juan Carlos. Havel nos dijo que cada vez que venía a España, a veces invitado por los propios Reyes, siempre dedicaba un tiempo para disfrutar de un encuentro privado en el que charlaban de miles de cosas, como dos buenos amigos. Y si los Bush han expresado públicamente su admiración por el Rey, la pareja compuesta por el ex presidente Bill Clinton y su esposa Hillary, aspirante a la Presidencia del país más poderoso de la tierra, no ha escatimado palabras para describir la cordialidad y el afecto que ha presidido siempre su relación de amistad. La señora Clinton definió a los Reyes españoles como dos de las personas más entrañables que había conocido en todo el mundo durante el tiempo en que su marido ocupó la Presidencia estadounidense. Del Rey elogió su valor al defender la democracia en España y destacó el liderazgo que ejerce en todo el mundo. De la Reina, su trabajo en pro del sistema de microcréditos que ayuda a salir de la miseria a muchas personas necesitadas. Hillary Clinton, además, recordó emocionada una anécdota ocurrida durante la cena ofrecida en el Palacio Real de Madrid a todos los mandatarios participantes en la Cumbre de la OTAN de 1997. Al terminar, contó la que era enton- ces Primera Dama, el Rey se ofreció para hacer una visita guiada por el palacio pero lo propuso de una manera pícara que enseguida fue aceptada por su marido, Bill Clinton, amante de la aventura. Muy divertida, Hillary recordaba como don Juan Carlos iba abriendo una puerta tras otra diciendo no estoy muy seguro de lo que hay aquí dentro, vamos a explorar y ver... Y ella pensaba mientras tanto nunca hubiera podido creer de pequeña que me iba a pasar una cosa como ésta, estar aquí, con mi marido, el presidente de los Estados Unidos, y con el Rey de España que tiene una gran sentido del humor y que nos hace reír... Para la señora Clinton aquella fue una de las veladas más relajantes que nunca había pasado. Él recordaba muy bien cuando le entrevistamos en el palacio de la Almudaina, lugar en el que se Hillary Clinton recordó cómo el Rey les hizo de guía del palacio, pero de manera pícara... iba abriendo una puerta tras otra diciendo no estoy seguro de lo que hay aquí... El presidente palestino, Mahmud Abbas, recordó el título con el que Yasser Arafat se refería siempre al Monarca y que no era otro que Rey de Jerusalén alojaron durante su estancia en Palma; su paseo por las calles de la parte antigua de la ciudad, arropados por la gente que acudió en masa a recibirle con entusiasmo y, sobre todo, su recorrido por aguas de la isla a bordo del Fortuna, yate de la Familia Real. Un recorrido, por cierto, en el que el Rey tuvo la deferencia de incluir al matrimonio Aznar, en un gesto destinado a facilitar la relación del presidente del Gobierno español con el jefe de Estado norteamericano. Pero el detalle que terminó de ganar definitivamente al presidente Clinton por parte de los Reyes fue el viaje a Granada. Una idea con la que algo tuvo que ver el entonces jefe de Protocolo de la Casa del Rey, Francisco Fernández Fábregas, granadino de pro que tiene un carmen espectacular en la subida a la Alhambra. Clinton nos contó que nunca olvidaría su paseo por la Alhambra, el patio de los Leones, el palacio de Carlos V... y la vista de la puesta de sol de nuevo. Estuvimos despiertos hasta muy tarde Hillary, el Rey, la Reina y yo. Después de cenar, nos llevaron a ver a los gitanos bailar y fue una de las mejores veladas de mi mandato. Tienen un espíritu muy generoso y fue un regalo estupendo así que me encanta estar con ellos porque son unas personas que tienen en cuenta los aspectos humanos