Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
11 11 07 EL LIBRO PREPUBLICACIÓN El prestigio del Rey en el exterior Durante 17 años Carmen Enríquez ha cubierto para TVE las actividades de la Familia Real. Ha contado desde sus actos más políticos e institucionales hasta los afanes más cotidianos de una familia que también se ilusiona, padece, sonríe, navega, se casa... Fruto de esos años es Tras los pasos del Rey del que adelantamos el capítulo sobre el carisma internacional de Don Juan Carlos iempre me ha interesado mucho observar el trato que da el Rey a las personas a las que recibe o con las que se entrevista, especialmente a los personajes con los que ha tratado durante las tres décadas largas que han pasado de su reinado. Desde fuera, cuando acudes al momento del encuentro de don Juan Carlos con alguno de esos líderes, lo que ves es cordialidad y simpatía. Pero también, con mucha frecuencia, te das cuenta de cómo el Rey trata de romper el hielo de ese primer saludo con alguien desconocido, al acercarse y decirle algo en voz baja, casi al oído. De forma instantánea notas cómo la otra persona sonríe o estalla en una carcajada espontánea, secundada inmediatamente por el monarca. Recuerdo perfectamente una ocasión en la que los Reyes visitaron la zona del pirineo leridano, concretamente la ciudad de El Talarn, a mediados de los años noventa. Llegó don Juan Carlos a la plaza del pueblo a la hora del almuerzo y vio como había unos cuantos ancianos tomando el sol y una pandilla de chavales jugando al fútbol con una pelota vieja. Sin pensárselo dos veces, el Rey se acercó a los jubilados y, apoyando la mano en el hombro de uno de ellos les preguntó. -Qué, ¿cómo van con las pensiones? ¿Les llega o no les llega para vivir? ¿Cómo nos va a llegar? Si son bajísimas... -Pues habrá que pelear para que suban ¿no? -respondió el Rey con cierta complicidad que dejó a los ancianos pensativos. En el año 2005, antes del verano, el director de Informativos de TVE, Fran Llorente, me llamó para pedirme que pensara qué tipo de programa especial podíamos preparar con motivo de la celebración del treinta aniversario del reinado de don Juan Carlos. Le respondí en un par de días porque la idea ya estaba en mi cabeza desde hacía varios años. Le propuse que hiciéramos un documental que diera a conocer el prestigio del Rey en el extranjero y su con- S Título: Tras los pasos del Rey Autor: Carmen Enríquez Editorial: Espejo de Tinta Páginas: 320 Precio: 22 Euros Fecha de publicación: 14 de Noviembre tribución esencial a la excelente imagen que España tiene en todo el mundo. -Bien. La idea me gusta pero... ¿cómo puedes desarrollarla? -Pues, la única manera es conseguir que sean los propios líderes y personalidades de todo el mundo los que expongan cómo ven ellos a don Juan Carlos Me refiero a Bill Clinton, George Bush padre, Mijail Gorbachov, Kofi Annan, Simon Peres, el presidente palestino El que fue presidente de Chile, Ricardo Lagos, calificó a don Juan Carlos de figura inspiradora tanto dentro de España como fuera, en el extranjero. Y destacó su contribución decisiva a la cohesión de los países de Iberoamérica. Lagos recordó que la primera vez que los Reyes visitaron Chile después de la recuperación de la democracia, plantaron un árbol en la inauguración del llamado Parque de los Reyes. Con el tiempo, el parque se ha convertido en un bosque con sus árboles crecidos al igual que había crecido y se había cohesionado la Comunidad Iberoamérica de Naciones. Mario Soares, ex presidente de Portugal, fue muy original a la hora de describir al monarca español como un rey republicano ya que era de verdad y ante todo un ciudadano y un demócrata. Soares reconoció que tuvo que vencer su rechazo inicial al Rey al que veía al principio como el pupilo del dictador Franco. Pero después observó su actuación en el 23 F y su sentido de Estado con los que se ganó su total respeto y confianza y, más tarde, su amistad personal. A Soares le conmovió el Carmen Enríquez Periodista Mario Soares, ex presidente de Portugal, fue muy original a la hora de describir al Monarca español como un Rey republicano ciudadano y demócrata El sentido del humor del Rey es muy apreciado entre los mandatarios que han tratado con él. En su amistoso trato, Vaclav Havel tiene en gran aprecio esa cualidad gesto que tuvo don Juan Carlos en una visita oficial a Portugal, en el año 1989, cuando él era presidente, al visitar el Monasterio de Batalha, a pesar de que ese lugar era el símbolo de la batalla de Aljubarrota y de la lucha de la nación lusa contra Castilla para conseguir su independencia. El propio Fidel Castro, reticente en los últimos años a asistir a esos encuentros en la Cumbre de mandatarios iberoamericanos en los que recibe no pocos reproches de sus homólogos por su comportamiento antidemocrático, ha sido uno de los más fervientes defensores de don Juan Carlos. Castro se ha proclamado en varias ocasiones realista que no monárquico. En la Cumbre de Oporto, en 1999, sorprendió a los periodistas que aguardábamos tras un desayuno entre él y don Juan Carlos, al manifestar su impresión sobre el encuentro mantenido. Nunca había podido imaginar que iba a tener tan buena relación con un rey español dijo el mandatario cubano con sus maneras un tanto histriónicas y seguro del impacto que iban a causar entre los informadores unas palabras como ésas. Claro que el dictador cubano estaba tratando de ofrecer su cara más amable para conseguir que los presidentes iberoamericanos se comprometieran a ir el año siguiente a La Habana, lugar designado para la Cumbre de 1999. De paradoja se puede calificar, sin duda, la coincidencia entre israelíes y palestinos a la hora de considerar al Rey como muy buen amigo de sus respectivos pueblos. Ellos, adversarios irreconciliables en casi todo e incapaces de ponerse de acuerdo para sentar las bases de una convivencia pacífica, tienen como una de las pocas cosas en común, un gran respeto y consideración por el monarca español. Tanto Mahmud Abbas como Simón Peres no dudaron en describirle como amigo auténtico de los pueblos de cada uno de ellos, el judío y el palestino, pero también de los ciudadanos de Oriente Próximo en general.