Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
11 11 07 CLAVES DE ACTUALIDAD rían que el Tratado de Lisboa fuese votado en referéndum, cuando precisamente es una readaptación del Tratado Constitucional porque Francia y Holanda dijeron no en 2005. De todos modos, ahora la propensión de los franceses al sí lleva ventaja. Mientras tanto, en el Reino Unido los conservadores presionan para que haya un referéndum: el resultado pudiera ser negativo. Los euroescépticos daneses también postulan el referéndum. El European Policy Centre prevé dificultades para la ratificación parlamentaria en Polonia y Bélgica, como en Francia, Eslovaquia y la República Checa, por ejemplo. Cuesta ver en la UE la consistencia de un paradigma alternativo a los Estados Unidos. El crítico ideal Hay que entrar alguna vez en el mundo de Second Life que nos abre vertiginosas versiones digitales de nosotros mismos ay que ver lo que cunde no haber escrito nada cuando se trata de criticar los libros de los demás. Para un crítico es la situación ideal. Desconocer el esfuerzo que representa robarle tiempo al tiempo y terminar un libro es una ventaja que permite, sin sentido de culpa, el alegre irrespeto. Es esa mirada de reto ávido y misericordioso ante lo hecho que el autor detecta en aquellos amigos que llevan años proyectando un libro que nunca escribirán. En casos así, lo mejor es pedir perdón por haber caído en la tentación de escribir. H LA SEMANA EN UN BLOC Ricos en segunda vida l portentoso simulacro de Second Life -www. secondlife. com- -permite una segunda existencia en la virtualidad de Internet, como aquellos marinos mercantes que tenían un hogar en cada puerto. Uno opta a una versión digital de sí mismo para existir sin que nadie pueda ponerle límites. Es un vasto monopoly en el que lo que uno decida ser virtualmente- -un avatar -constituye un imperio de libre elección. Existe una moneda- -el dólar Linden por la empresa creadora- -y cientos de miles de transacciones. Hay aulas universitarias, conciertos pop matrimonios acordados en la nada. Es la única utopía posible en el siglo XXI, una identidad en paralelo, el paisaje de excepción donde comprar un terreno y construir un palacio como Xanadú, algo anestésico y pasteurizado. Para no pocos eso es lo bueno de Second Life porque ahí todo transcurre sin Historia. Hay que catarlo aunque solo sea por un momento, como de vez en cuando leemos una novela de ciencia- ficción. E irresponsabilidad. Se puede ser un fachendista de la política, de tanta finura sulfurosa como la piedra pómez. En ocurrencia tan hosca, como de un Savonarola por correspondencia, de una tacada ha enviado al limbo a Blair, Schröeder, Felipe González y Al Gore. Para practicar la estilística del connais pas era útil la costumbre política de no comer con los dedos. Los nuevos plastas os novísimos plastas hablan largamente de películas que el resto no han visto, de novelas que nadie más ha leído, de viajes que los demás no hemos hecho. En otro tiempo a eso se le llamaba mala educación. Más Cosa Nostra onocer estos días el decálogo del mafioso perfecto fue como descifrar la triple piedra de Rosetta o aplicar el metro de platino. Derechos y deberes, hoja de ruta de los consiglieri que en el mundo han sido, ADN de Don Corleone, paradigma de la política mediterránea. En el maletín de Salvatore Lo Piccolo, el decálogo aparece en letra mayúscula. Nuca hay que prestar dinero a un amigo; hay que ser puntuales; no desear la mujer del compadre; no robar a otras mafias; es imprescindible tener valores morales. En fin: el jefe del clan tiene la última palabra en todo. Todavía hoy, la mafia es la salida in extremis de los Estados fallidos, el poder que ocupa los vacíos de poder, esa oferta rubricada con sangre que nadie es capaz de rehusar. En el teatro de los pequeños mundos, el apuntador no necesita susurrar los fundamentos de la omertà Cuanto se aprende del instinto de las sociedades cerradas, donde no existe el bien común. Omertà partitocrática. vpuig abc. es L C VALENTÍ PUIG Resaca de Lisboa l Tratado de Reforma aprobado en Lisboa no le acoge el clamor del demos europeo, esa entelequia. Obligados por su Constitución a votar en referéndum, solo un 25 por ciento de los irlandeses están por el sí Un notable 62 por ciento no sabe que hacer. En 2001, un 53,87 por ciento de los irlandeses dijo no al Tratado de Niza, siendo la República de Irlanda uno de los éxitos de la Unión Europea. En un segundo referéndum, los votos afirmativos fueron un 62,89. Algo así ocurrió con el Tratado de Maastricht en Dinamarca, primero no y luego sí tras concesión de claúsulas optativas. En la Francia de Sarkozy, un 61 por ciento desea- A Sin fair play E n el capítulo de armas de distracción masiva del Gobierno, el ministro de Justicia, Fernández Bermejo, ejerce de trabuco serrano. Por ejemplo: niega por dos veces saber quien es Aznar, luego lo sitúa en la inactividad política por no tener responsabilidades y finalmente le condena al silencio por actuar con