Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 11 07 MOTOR Mugello POR CARMEN FUENTES FOTOS: ABC La locura Ferrari Tras ganar el mundial de Fórmula 1, y como broche de fiesta, se ha celebrado en el circuito de Mugello (Italia) la final mundial de ferraris en diversas categorías. Eso sí, sólo para los clientes de la Casa agolpan para ver pasar los bólidos a una velocidad de vértigo, y para escuchar el rugido inconfundibles de sus motores, entre el ruido ensordecedor que producen esas maravillosas máquinas (auténticas joyas de la mecánica) es un desafío que va más allá de lo que es una competición, porque lo que se mueve allí es una filosofía y un sentimiento: el que da Ferrari, la marca que levanta pasiones. La ocasión sirvió también para presentar el nuevo modelo de Ferrari FXX Evolution, el no va más de los deportivos, un juguete de 1,5 millones de euros, que se ha modificado con las mejoras propuestas por Michael Schumacher. Pero lo mejor y más curioso de Ferrari es que eligen a sus clientes. No vale con tener mucho dinero pues, a veces, no pueden comprar porque la Casa se reserva el derecho de vender o no el coche a quien quiera. Esa es su norma. Muchos, y muy ricos, se han quedado con las ganas de un Ferrari porque no reunían las condiciones que exige la filosofía de la Casa. Hace unos años fue muy sonada la negativa que un torero de fama recibió cuando se acercó a comprar un Ferrari, la ilusión de su vida. Por otra parte, los que tienen más suerte y adquieren estos deportivos reciben lecciones de pilotaje porque conducir un vehí- El lujo de elegir clientes inguna marca automovilística en el mundo provoca tanto fanatismo como Ferrari. Es una verdadera locura la que sienten por estos coches tanto los que los tienen como los que sueñan con ellos. Pero esa locura tomó forma física hace unos días en el circuito de Mugello (a unos 30 kilómetros de Florencia) cerca del corazón de la fábrica que Enzo Ferrari montó en 1947 en Maranello, donde se construyen los deportivos más emblemáticos del mundo. Ferrari tiene dos circuitos propios, uno en Fiorano (junto a la fábrica) que es el de pruebas de la empresa, y otro N en Mugello (www. mugellocircuit. it) para dar rienda suelta al acelerador de sus privilegiados clientes. Todos los años, al finalizar las competiciones, la Shell Ferrari Historic Challenger se celebra la final cada vez en un circuito, Esta vez, con motivo del 60 aniversario de la marca, ha sido en Mugello, cerca de la casa del caballito. Cientos de ferraris- -clásicos y las últimas novedades de la marca- -se lanzaron al circuito en una carrera, por categorías, que dejaba sin aliento a miles de seguidores (muchos de ellos vienen a verla en sus flamantes ferraris, aparcados en sitios especiales para que nadie se los toque) que se