Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE Dickinson Bay, una de las 365 playas de las que presumen los antiguanos, directamente a la puerta del Resort Sandals Grande pies por el Caribe mientras un juez de paz ejecuta con calma la ceremonia matrimonial... Puede besar a la novia y de la boda, pasar de inmediato a la luna de miel sin cambiar de lugar, tal vez en una de las habitaciones de gran lujo (con mayordomo) del Sandals Antigua, donde el traje oscuro de él y el blanco de ella se tornarán en bañador, y de la boda sólo quedarán las chancletas para volver al mar, esta vez como matrimonio porque una ocasión es una ocasión y uno no se casa todos los días- -comenta Ana Reino- De todas formas, y aunque algunas bodas sí que hay, lo habitual no es que vengan para casarse, sino de luna de miel Las bodas son muy diferentes aquí. Pero, eso sí, se ha convertido en uno de los destinos preferidos por parejas en segundas nupcias Te cases o no, estés de luna de miel o no, lo cierto es que las sensaciones que transmite el Caribe, lo caribeño, es algo que vale la pena. En la terraza de Sandals, al borde de la playa, uno parece entrar en otra dimensión en la que el tiempo y el espacio pierden su significado. El rumor suave de las olas viene acompañado de retazos de conversaciones en inglés. A la sombra de una palmera un grupo de jóvenes escuchan reggae mientras charlan de Bob Marley, casi un semidiós por aquellos pagos. Algunos bañistas y parejas de enamorados completan el cuadro. El tiempo parece no discurrir. Entre las cinco y las seis de la tarde, a toda velocidad, cae la noche por estas latitudes. Las luces iluminan ya la piscina con un gigantesco logotipo del Sandals Antigua en el mosaico azul del fondo. Los más madrugadores se van acercando ya a alguno de los seis restaurantes del resort. Desde la habitación del hotel ya casi no se oye el mar. Parece que la marea se adormeciese también dispuesta a pasar la noche. A la mínima luz del último reflejo se distingue el matiz verde y rojo que perfila la silueta negra de alguna embarcación que regresa a puerto... En la distancia se van apagando las notas de alguna banda de reggae Físicamente, se puede estar más lejos de Europa- -nos encontramos a solo 8 horas de avión- -anímicamente, la distancia es de años- luz. Hace apenas dos días que has llegado y parece que toda tu vida has vivido allí. Sabes que tienes que regresar, pero no apetece, la expectativa del sillón en la business de American Airlines ayuda, pero no es suficiente. Las chancletas se quedan fuera de la habitación. Noche de bodas, do not disturb Años luz Sensaciones Una curiosa Librería española en pleno centro de Saint John s cho esta isla ha entrado en el libro Guiness de los records por tener la mayor proporción de matrimonios- -22,1- -por mil habitantes, por delante incluso de la norteamericana Las Vegas, en el Estado de Nevada. Así es- -corrobora Ana Reino, directora general de la empresa turística HTMS, representante de la cadena hotelera internacional Sandals -y tanto es así que el propio hotel lo ofrece entre sus servicios Los 1.418 matrimonios que se celebraron en Antigua en 2006 hacen una media de casi cuatro bodas diarias, y ciertamente resulta una memorable estampa la contemplación de una insólita pareja: él, de oscuro, ella, de blanco, calzados con chancletas en la playa, bañados los Descalzos en la orilla Un juez y una playa: el mar es nuestra elección para casarnos, queríamos hacerlo aquí me comentan unos huéspedes que se casaron esta mañana en el hotel