Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 11 07 CLAVES DE ACTUALIDAD nal de seguridad, un vuelo retrasado, un café acuoso en el bar de las prisas, para nada lozano. Primer repique del móvil mientras uno se quita el cinturón en el control de seguridad. Políticos de todo a cien epiñoBlancocomentalasentencia del 11- M: es que no lo aceptaronpara Granhermano Nadiecomo Blanco para negociar con el presidente del Chad. Políticamente, equivale a la sombra del hombre invisible. En el paraíso de los justos, Don Julián Besteiro se flagela. P Esclusas inútiles hay quien logre el silencio de Valéry Giscard d Estaing cuando cree ser al mismo tiempo el Rey Sol, Jefferson y Catalina la Grande de la Unión Europea. Cuando las euro- élites intentan demostrar que el Tratado de Reforma aprobado en Lisboa no es exactamente el Tratado Constitucional arrumbado por el no francés y holandés, Giscard sale diciendo que las partes claves de aquella Constitución atajada por referéndum están prácticamente intactas. Es como para que la opinión menos convencida exija un referéndum. Incluso una europeísta de tanto pedigrí como la gran dama Simone Veil- -en promoción de su libro de memorias- -reconoce que en 1979, siendo europarlamentaria, pensaba que se iría hacia un sistema de tipo federal pero ahora no cree que cada marco nacional pueda ser rebasado: la UE de mañana se parecerá menos a un edificio monolítico que a un juego de muñecas rusas. Desde luego, eso parece. No hay grifería para controlar tantos vasos comunicantes: Turquía se prepara para repeler los ataques de las milicias kurdas desde Irak con lo que la policía alemana tiene que estar en alerta para que no haya enfrentamientos entre turcos y kurdos en los arrabales de Berlín y otras ciudades de Alemania. Las esclusas ya no funcionan: eso fue el atentado de Atocha. N Políticamente, Pepe Blanco equivale a la sombra del hombre invisible. En el paraíso de los justos, Julián Besteiro se flagela JAIME GARCÍA LA SEMANA EN UN BLOC Kilómetro cero scurece repentinamente la tarde y Puerta del Sol multiplica su abigarramiento, las prisas en las esquinas otoñales, el cómputo alocado de la adrenalina asediada por vallas de obras como un cubículo de psicología experimental. Hay turistas que parecen camellos y camellos que se confunden con turistas. Una chica con perfil de ninfa pre- rafaelita más desnutrida que de costumbre ofrece dibujos u otras cosas. Kilómetro cero que a don Francesc Cambó en otros tiempos le permitía comparar Turquía con España: Turquía agonizaba en la Puerta del Sol y España en la Puerta del Sol, donde ahora suenan los teléfonos móviles, los taxis recogen pasajeros con aire de ir en busca de una hipoteca subprime y todo un mundo municipal y espeso se apresura con su mochila o sus bolsas de grandes almacenes. Hay más parejas universitarias del condado de Milwaukee que loteros y carteristas. Ya no está aquel tipo recostado en la pared que Camba veía cada vez que regresaba de uno de sus viajes, ni pasan las grandes diligencias con la baca cubierta con un hule, como contaba Gómez de la Serna en su Historia de la Puerta del Sol Codazos de la muchedumbre que pasa por la Puerta del Sol como una nube de langosta. Jadeo cardíaco de la gran ciudad al salir de las escaleras del metro y toparse con la montura calmosa de Carlos III. O Que inventen ellos uestro déficit tecnológico no es una bagatela. Solo 15 empresas españolas están entre las mil europeas que más invierten en investigación y desarrollo, I+ D. La política no está por la tecnología, para qué engañarnos. Baja la inversión extranjera. Y el barril de petróleo Brent pasa de los noventa dólares. Con nuestra dependencia energética, hablemos ya de sangre, sudor y lágrimas. India y China consumen petróleo por un tubo. En poco tiempo, la demanda china equivaldrá a la oferta saudí. ¿Se puede aumentar la producción? Nos harían falta políticos con visión a largo plazo pero más que nunca resulta que satisfacer los electorados y mantenerse en el poder se basa en los chupinazos a corto plazo. Sí, entramos en zona de turbulencias. La onza de oro a 800 dólares. Fijo N VALENTÍ PUIG Perfume de hora temprana rimera hora de la mañana en la Terminal 4. Encauzados por el laberinto de seguridad penitenciaria previo a los detectores de metales, los viajeros combinan la agitación del día que comienza y el sonambulismo del zombi. Perfumes, colonias, lociones para el afeitado y desodorantes condensan el tufo de un arma bioquímica de baja intensidad, acaso la emanación casi tóxica de unas flores del mal en la mañana que parece comenzar con mal pié, con caras agrias en el perso- P Gloriosos saxos lega Ornette Coleman al festival de jazz de Madrid, con casi ochenta años. Nos acostumbró a los felices sobresaltos de su música, a las cadencias abruptas de su saxo alto en las tardes remotas con discos de vinilo, tabaco rubio y un latigazo de ginebra. El jazz fue la libertad selecta antes de la feria de la música pop. vpuig abc. es L