Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 11 07 EN PORTADA Estado en el que quedó la Casa de España en Casablanca tras el macroatentado de 2003 Terrorismo Casos abiertos Marruecos Cárceles llenas El terrorismo ha obligado a Occidente a poner sus ojos en Marruecos, donde la Justicia sigue sufriendo la falta de separación de poderes TEXTO Y FOTO LUIS DE VEGA CORRESPONSAL ohamed Haddad cometió el error- -y la ilegalidad- -de su vida cuando en 2000 dejó en España, donde residía, su pasaporte a un compatriota sin papeles para que viajara a visitar a un familiar a Marruecos. El por- M tador del documento fue detenido en Estambul y de allí fue trasladado a Guantánamo antes de quedar en libertad. Haddad acabó en manos de la Policía marroquí, que lo interceptó en Tetuán, el 17 de marzo de 2004, seis días después de los atentados de Madrid. Fue interrogado durante mes y medio en el centro de detención secreta de las autoridades marroquíes en Temara, junto a Rabat. Cuenta a ABC que conoció a Jamal Zougam en sus años de vecino del barrio madrileño de Lavapiés. Allí nos conocíamos todos los marroquíes, los buenos y los malos explica sentado en un café. El nombre de este tetuaní de 40 años, relacionado por algunos testigos con los ataques, apareció en el sumario del 11- M como encausado pero no imputado. El juez Juan del Olmo lo interrogó y le tomó muestras de saliva para hacerle la prueba del ADN. La gente ve la foto de un marroquí e inmediatamente dicen que te han visto señala. Asegura que regresó a Marruecos el 31 de enero de 2004. Guardo el sello en el pasaporte, hay testigos de mi presencia en Tetuán el día de los atentados y además ahí están las pruebas de ADN Guarda un amargo recuerdo de su paso por Temara- ya sabes cómo son aquí los interrogatorios -pero la Justicia española