Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 10 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Cibervoluntario El corazón de la tecnología POR VIRGINIA RÓDENAS FOTOS ÁNGEL DE ANTONIO Y ABC Andaba perdido, pero ellos le han encontrado a la técnica su corazoncito. Esa función orgánica por la que un ordenador puede ser la ventana al mundo para un enfermo mental, un reencuentro a miles de kilómetros o un nuevo futuro para un anciano, aunque aún no lo sepa i para colarse en las redes de computadoras del Pentágono ni para inventar esa quimera que le haga sombra al todopoderoso Microsoft. Parece mentira, pero hay quien gasta su tiempo y sus conocimientos tecnológicos- -precisamente cuando más valen y que tanto trabajo les ha costado acumular- -en hacerle la vida un poco mejor al prójimo. No se trata de empresas de gran envergadura- ¿o sí? Porque los cibervoluntarios, patroneados por Yolanda Rueda, una de las fundadoras de la Campus Party, han hecho posible que una abuela sepa usar el correo electrónico para mandar todas las noches un beso a sus nietos, o que un interno de un psiquiátrico se asome, al fin, al paisaje de su pueblo, alojado en una página web, o que en municipios sin comercios puedan comer pescado y carne frescos comprados para todos los vecinos, y sin apenas sobrecoste, por internet. N Como dice Rueda, alma de la fundación (www. cibervoluntarios. org) igual que mis amigos me enseñaron a mí que venía de letras puras a manejar las nuevas herramientas, me metieron el gusanillo de la tecnología y me mostraron que si no formas parte de ese entramado de la sociedad de la información estás excluido, quiero hacer lo mismo por otros- -ya van 25.000- -e intentar suavizar ese enorme precipicio tecnológico que amenaza a tanta gente con dejarla marginada al otro lado Allí donde se hace la noche tecnológica que no conoce de redes, que ni se imagina de lo que es capaz la comunicación en tres dimensiones. Que ni siquiera sospecha que en la pantalla de un ordenador puede estar el bálsamo que mitigue su soledad, que le transporte a otros mundos, al suyo, que le haga soñar, que le ayude a saber, que le ofrezca nuevas posibilidades o que simplemente le haga más fácil el día a día. Somos una fundación atípica compuesta por emprendedores sociales, curiosos, pro activos y con ganas de aprender- -unos 600, después de que otro tanto se quedara en el camino de la formación- -que, apasionados por el mundo de las nuevas tecnologías, la comunicación y el voluntariado, trabajamos para conseguir que todas las personas tengan, por igual, la oportunidad de acceder, conocer y usar las nuevas herramientas fomentando la sociedad del conocimiento Una comunidad que, a diferencia de lo que ocurre en general en el universo del voluntariado, ofrece un perfil masculino (un 66 es hombre) un 42 de los cuales son jóvenes entre 18 y 30 años a los que apenas supera, con un 43 la participación de profesionales entre 31 y 50 años. Además, en los últimos años han empezado a incorporarse prejubilados o jubilados que ya son el 13 de la Fundación. Como José Ignacio Sánchez, de 58 años, y Cristóbal Sánchez, de 59, ambos con incapacidad permanente (parece mentira que sea por enfermedad del corazón) para seguir con su trabajo en la base aeronaval de Rota, en Cádiz, pero no tanto como para quedarse de brazos cruzados en casa. Esta pareja de cibervo- Hombres entre 31 y 50 años Belén Santos, en el centro, hizo sentir a este grupo de enfermos mentales que el ordenador también van con ellos Adrián Rodríguez, el cibervoluntario más joven, ha captado el interés de agricultores de la leonesa Villaquejida revelándoles la medida de sus tierras con el ordenador