Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ La inglesa cuando besa, etc. enía previsto escribir este domingo sobre Deborah Kerr y sobre la película The innocents El peliculón, por expresar mejor lo que significa en la historia del cine y en la de nuestros terrores favoritos. La percha, una entrevista en la que Belén Rueda contaba que para hacer El orfanato había visto la obra maestra de Jack Clayton, llamada en España, tontamente, Suspense Lo mismo habría quedado como una necrológica en vida (estando como estaba la actriz más para allá que para acá) Pero va y se muere. La percha se ha convertido en un armario y ya voy a remolque. Pero no renuncio a la majestuosa Kerr (en el filme de Clayton lleva victorianos vestidos como los de El Rey y yo aunque en blanco y negro, y tiene que traspasar las puertas de perfil) The innocents basada en Una vuelta de tuerca de Henry James (y uno de cuyos adaptadores fue Truman Capote) es la madre de todos los sextos sentidos, de todos los otros y de todos los orfanatos del mundo. Y un ancestro lejano de las televisivas Entre fantasmas y Medium aunque Deborah Kerr fuera mucho menos tetuda que Patricia Arquette (creo que ahí es donde Allison Dubois tiene las antenas para atraer a los muertos; cualquiera no se le aparece) The innocents es una de esas cintas que cuando acaban te dejan con la mandíbula descolgada. Cómo que The End, ¿pero qué demonios ha pasado? Antes, la cara es de pavor. Desde el principio, desde los créditos. Desde la pantalla negra y la canción infantil. Desde las manos de Deborah Kerr. Desde sus lloros. Desde sus rezos cuando ya se ven manos y cara. Y están los niños, que dan mucho miedo (qué angelito, la cría: Mire, es una araña preciosa comiéndose T Diana von Furstenberg lleva años triunfando con sus trajes más que ponibles, pero siempre atractivos. Ahora tiene tiendas en España Y lo vendí con una falda. Luego me vino la idea de hacerlo vestido. De hecho, la forma del wrap es una forma muy tradicional, como una toga o un kimono, pero la novedad es que lo hice de jersey, y ese fue mi gran éxito La diseñadora asegura que las mujeres son más prácticas a la hora de hacer moda y aunque no quiere dar nombres de sus musas sí reconoció que hace tres días Julia Roberts llevaba un wrap largo en una entrega de premios y me encantó Reconoce que los pantalones no son cosa de hombres mientras que las faldas sí son solo de mujeres Como es natural en su armario no falta un vestido de punto ya que prefiere a las mujeres con confianza en sí mismas Según anuncia, esta temporada se llevan el negro y el fucsia y en Madrid comentó su admiración por la obra de Balenciaga y el talento de Sybilla. También un estilo muy femenino y actualizado es el que lanza la firma Escorpión, un clásico que se renueva en imagen y contenido. Para lo primero cuentan con la televisiva Ana García Siñeriz, que se convierte en la musa de esa em- ABC Renovar fondo y forma presa de moda familiar que ya va por la cuarta generación. Para presentar la nueva colección se contó con la asistencia de García Siñeriz (muy atractiva con escotada blusa blanca y falda lápiz negra) y un ramillete de invitados, como el adorable Paco Valladares, la guapa Eva González, Cayetana Guillén Cuervo o la canaria Ariadne Artiles. Aparte de la escultural Dita von Teese que actuó en la fiesta del XX aniversario de la revista Man donde no faltaron otras mujeres de portada como Mar Flores, Ivonne Reyes, Alaska o invitados como el peluquero Michel Meyer y el músico Nacho Cano (sólo con la mitad de los asistentes Borja Thyssen hubiera tenido una boda fastuosa y no lo que se vio) la otra cita semanal fue en la I Edición del Premio Arkocapil al cabello más sano y cuidado en el restaurante La Masía de José Luis. En el jurado estuvo la modelo Sofía Mazagatos que llevaba un tiempo retirada de los focos. Sofía aseguró que no está enamorada, que vive muy feliz en su nueva casa y que no quiere saber nada de su última pareja con quien mantiene contenciosos en los juzgados. No es para menos. una mariposa dice a una aterrorizada institutriz) Y si cantan, ni te cuento. La pieza que Flora (Pamela Franklin) tiene en la boca toda la peli no sólo pone de los nervios a Miss Giddens (Deborah Kerr) sino que pone los pelos de punta a cualquiera. Bueno, tengo que confesar que a mí Los niños del coro también me dan miedo. Y los niños cantores de Viena. Y Marisol. Y Joselito. Los infantes de The innocents dan escalofríos. Aunque no canten. Aunque besen. Con la muerte de Deborah Kerr, una de las escenas de su carrera que más se ha recordado es la de la playa en De aquí a la eternidad La inglesa era una de las mejores besadoras del cine. Sí, claro que el beso de Ingrid Bergman y Cary Grant en Encadenados quizá sea el clásico de amor, pero hay otras categorías más peregrinas (también me gusta el que se dan Grant y Kerr en Tú y yo el primero en la escalera del barco) La Kerr tiene en su haber dos de los mejores picos. De los tres más vistosos, dos son suyos. Uno, el que le planta a Burt Lancaster (ella, encima) antes de que el muy bruto empiece a casi llamarla puta después de que Karen suelte lo de Nadie me había besado como tú (huy, estoy tentada de hablar de Elanor Parker y los pianos usados en Cuando ruge la marabunta pero no) En el fondo, y mezclando arbitrariamente películas y vida, tenía razón. La película de Fred Zinnemann está fechada en 1953 y tendrían que pasar ocho años para que le llegara el beso más inquietante: el que le da Miles (Martin Stephens) el niño de The innocents Un beso de buenas noches, dice el tío en la cama con la institutriz arropándolo amorosamente. Qué rico. Se incorpora el bicho y le coloca un beso en los morros que ella no rechaza de ninguna manera. Con lo tiquismiquis que nos hemos vuelto (y teniendo en cuenta el mantra de Miss Giddens en la peli: por encima de cualquier cosa, amo a los niños hoy muchos se habrían molestado por lo inadecuado de la escenita. A alguno se le habría ocurrido imputar a la rubia. Porque no es una escena que se vea a lo lejos, que Jack Clayton acercó el plano obscenamente. Nada de primer plano, un plano detalle de los labios juntos y luego otro de los de la institutriz ¿se puede mostrar perplejidad con los labios? Porque aquí pasa algo así) Es beso es top tan top como el de Charlton Heston (otro gran besador) y Kim Hunter en El planeta de los simios Pero mucho más inquietante. La inglesa cuando besa (que, además, rima) es que besa de verdad.