Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ España es una porra con el café princesa pegada a una sonrisa, dijo hace unas semanas que no hay ni rastro de la identidad holandesa, que el holandés no existe. Ay, como Santa Claus. Y se ha montado, pese a sus buenas intenciones (las de Máxima, no las del gordo de rojo) No sé si debería ser un consuelo, pero por ahí fuera también andan con estas cosas antiguas de las patrias. En su discurso contaba que hace siete años comenzó su búsqueda de la identidad holandesa (conocía la argentina) pero que el país tiene tantas caras que es imposible reducirlo a un estereotipo. Me gusta mucho cuando dice de su país de adopción, señalando algunas características (y espero que no sea un lost in traslation que Holanda es una sola galleta con el café Es mi segunda frase favorita de estos días. La primera es Hacemos el amor al revés (de mis lecturas de los anuncios en la sección de contactos) Pero, bueno, estoy cogiendo un desvío no señalizado, que yo quería hablar de España igual que Máxima habla de Holanda. Que no es que vaya a decir que no existe, que la he visto con estos ojos. Y, además, tiene reconocimientos exteriores. Hedi Slimane, el ex diseñador de Dior Homme, asegura en la revista Vanidad No hay nada como España. Es un sitio muy poco común para la libertad Es verdad que lo suelta después de zamparse como fotógrafo el Festival de Benicàssim, pero Benicàssim también es España. Al menos no he visto ningún cartel de esos a lo Catalonia. Es decir, uno de Benicàssim is not Spain Con tanto material, no me explico cómo a nadie se le ha ocurrido todavía escribir una novela satírica llamada España, España al modo de Inglaterra, Ingla- M áxima de Holanda, la Álvaro Bultó presentó un perfume, un alto en su agitada vida profesional y sentimental pueden comenzar su luna de miel tras unos días de mucho ajetreo y bastante tensión para celebrar su boda religiosa, ultimar los detalles de sus fiestas, recibir a sus amigos y tranquilizar a quienes veían peligrar la exclusiva de todo esto. Blanca se puso su vestido de Pronovias, Borja acicaló sus tatuajes, Luis Galliusi convirtió El Esquileo en un lugar mágico y todos brindaron por el futuro de los Thyssen y lo mejor para el bebé que verá la luz el próximo febrero. Una madre nunca puede enfadarse con un hijo, eso lo saben todas las madres dijo Tita a las puertas del Museo Thyssen tras posar con Francesca Thyssen, hija del barón, con quien ha mantenido sus personales tiras y aflojas. Pero mucho va a tener que llover para que a Tita se le pasa el mal trago de enterarse por la prensa de que Borja se había casado en secreto, por la noche y en una iglesia de Tarrasa. Tras esa boda en horario de discoteca y la llegada de los contrayentes a Madrid, la baronesa pudo reunirse con su hijo y hablar cara a cara de sus asuntos. Por supuesto no aprovechó para prestarle alguna de sus valiosas joyas a su nuera para el banquete nupcial del sábado, vendido por muchos millones. Apar- ABC te de un brillante de Borja, Blanca lució un impresionante aderezo de Suárez de su colección Elite (el modelo Pendentif, compuesto por cadena de oro blanco con chatones de brillantes y un diamante central talla pera, de 10,08 quilates, con una orla de brillantes, además de unos pendientes en oro blanco con diamantes talla pera y brillante) Ya se sabe, algo azul, algo usado y algo prestado... Feliz tras su maternidad y dispuesta a cuidarse pero sin luchar contra el reloj es como llegó a Madrid la modelo Linda Evangelista, una de las mujeres más hermosas del planeta. Una piel como la suya es el mejor reclamo para la nueva línea antiaging de Germaine de Capuccini y posar radiante para demostrar que el tiempo no es igual de implacable con todas. Algo que no podrá decir el ex de la Infanta Cristina y Paloma Lago, Alvaro Bultó que días atrás presentó un nuevo aroma Dunhill. Más delgado después de su paso por Mira quien baila! Bultó debería usar la crema de Evangelista: ¡tanta aventura al aire libre estropea la piel una barbaridad! Ahora le relacionan con la espectacular Ivonne Reyes aunque dicen que es Anne Igartiburu la que le tiene más que fichado. terra la farsa de Julian Barnes. Ésa en la que un millonario entre Murdoch y Al Fayed (aquí podría ser El Pocero) monta un país paralelo en la isla de Wight, con esencias. Sherlock Holmes, Stonehenge, la campiña de las Brontë, los acantilados de Dover. Todo eso traducido a España. Nos sobran esencias. Hasta falleras desnudas en un calendario. Y nos falta por ver el reportaje que Annie Leibowitz ha hecho para Vogue con Almodóvar, sus chicas, Cayetano Rivera y Rafael Amargo a lo flamenco falso en Segovia, en plan figurantes de Villar del Río pero en cool Cuando era pequeña me daba la impresión de que Europa o América (y eso que en mi habitación tenía un mapa de América del Sur) eran sitios vagos que no existían de la forma rotunda en que existía España. Ni Europa ni América tenían una capital, España sí. La primera experiencia que recuerdo con la bandera fue a los seis años. Una época en la que nos levantábamos cada vez que en clase entraba la profesora o cualquier otra persona o monja (y también cuando salían) El ruido de sillas era tal que en Francia, donde están volviéndoselo a plantear, deberían pensárselo, al menos si no hay pupitres fijos en el suelo. En el cole, en 1 de EGB, teníamos que dibujar y colorear la bandera española. Y todas, pero todas, la pintamos al revés. Dos bandas amarillas y una roja. No es lo mismo que lo de hacer el amor, pero nosotras pintábamos banderas al revés. Aunque nunca más. Y teníamos letra para el himno. La del Ariel, claro. Lo malo del patriotismo español (que, como la educación, se adquiere en casa y en el colegio) es que suele enarbolarse por gente poco atractiva. Políticos y así. Políticos españoles y así, que son una especie todavía menos atractiva dentro de la del político en general. Otras vías han sido desperdiciadas. El cine, que ha enseñado a besar y tantas otras cosas, no nos ha enseñado a ser patriotas. Raza no sirve. En todo caso, con el cine americano, con la tele americana, algunos hemos estado tentados de hacernos patriotas estadounidenses (a mí me pasa casi con cada capítulo de El ala oeste pero se trata de ser patriota español. Es difícil enganchar en el carro (en la carroza del orgullo) a quien está carcomido por el prejuicio. Kurt Vonnegut Un hombre sin patria hacía como que se reía de las banderas que la gente ponía en las puertas de sus casas. Estamos a punto de sufrir un ataque de Al Qaeda. Ondeen las banderas si las tienen, parece que eso siempre les ahuyenta. Es broma Es broma.