Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE PARQUE NATURAL DE SERRALADA LITORAL LÉRIDA BARCELONA TARRAGONA GERONA N Parque o Natural de Serralada ne rá Litoral er it Barcelona ed M ABC ar M Datos de interés Cómo llegar: Se accede por las autopistas C- 32 de Barcelona a Mataró, AP- 7 de Barcelona a la Junquera y B- 20 de Barcelona a Montgat. También por la autovía C- 60 de Mataró a Granollers. Más información: Se puede llamar al 93 754 00 24. De 9 a 14 horas. Un excursionista disfruta de un paseo entre la rica vegetación del parque líquenes, 85 de briófitos, 17 de pteridófitos y 1.083 de plantas superiores con flor. Con esta vegetación, la composición faunística de la cordillera litoral no difiere demasiado de la de cualquiera de las sierras mediterráneas de los alrededores. Pese a todo, hay algunos elementos propios de lugares de localización más húmeda. Así lo demuestra la presencia de aves como el cagaaceite y el pinzón en algunos fondos de valle. El catálogo faunístico lo componen siete especies de anfibios, 13 de reptiles, 212 especies de pájaros y 23 especies de mamíferos. La huella del hombre se palpa en la riqueza del patrimonio construido. Entre los yacimientos arqueológicos encontramos los dólmenes de la Roca d en Toni Can Gol I y Can Gol II y la cabaña del Moro, los abrigos de entierro como la cueva de la Granota y la d en Pau y pinturas rupestres como la Pedra de les Orenetes Los restos históricos ibéricos más interesantes son los de los poblados de Burriac, Castellruf, Cadira del Bisbe y Turó Gros de Céllecs. De la época romana quedan restos de la vía romana de Parpers, de la villa romana de can Sentromá y del puente romano de Parpers. Destacan los castillos, todos ellos considerados Bienes culturales de interés nacional, como el de Burriac, el de la Roca, el de Castellruf y el de Sant Miquel. Una señal nos guía hacia el Galzerán mienta silvestre, pero en la actualidad son casi todo zarzales. Sin embargo, la intensa actividad humana ha ido reduciendo de manera considerable la superficie forestal primigenia y, al mismo tiempo, ha alterado la composición de las especies. El bosque de ribera, por ejemplo, fue sustituido por plantaciones artificiales de árboles de crecimiento rápido hasta que éstas dejaron de ser rentables. El paisaje vegetal característico está dominado por árboles como el pino carrasco y el piñonero, y los robles al fondo del valle. Pese a todo, en reductos y zonas particulares encontramos una importante diversidad que evidencia el interés botánico de la cordillera. Una de las comunidades más raras, aunque genuina, es el robledal de roble pubescente y africano. Se caracteriza por la inclusión de ejemplares de arce negro en el estrato arbóreo, a base de robles pubescentes y cerrioides y, en el estrato herbáceo, de plantas como la hierba de San Roberto, el ranúnculo y el mijo, que se encuentra en algunos lugares de las umbrías entre el puente de Montmeló y los alrededores de Sant Fost. El encinar litoral típico, con durillo y aladierno, crece en zonas reducidas que han sido poco alteradas. El catálogo florístico de la zona es bastante rico, tal como lo demuestra el hecho de que se hayan contabilizado un total de 67 especies de algas, 453 de hongos, 140 de En su patrimonio destacan los castillos, todos considerados Bienes culturales de interés nacional, como el de Burriac, el de la Roca, el de Castellruf y el de Sant Miquel