Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 10 07 VIAJES Litoral Cerros entre la meseta y el mar Constituido por tres unidades- -la Conrería, Sant Mateu y Céllecs- el Parque Natural de la Serralada del Litoral juega un papel ecológico clave porque pone en contacto la costa con los valles interiores POR E. YUNTA FOTOS ABC ntre la llanura y el mar se vislumbra un conjunto de colinas repartidas en más de 4.000 hectáreas que componen el Parque Natural de la Serralada del Litoral, un espacio que juega un papel ecológico fundamental porque pone en contacto el litoral con los valles interiores. Es un es- E Ermita de Sant Mateu cenario idílico para disfrutar de la naturaleza. El parque está constituido por tres unidades- -la Conrería, Sant Mateu y Céllecs- -y, por su ubicación y por su excelente clima mediterráneo, el hombre se estableció en este punto hace ya mucho tiempo, como se desprende de la cantidad de dólmenes, restos ibéricos, ermitas, masías y castillos que dan color a este cuadro. El Parque de la Cordillera Litoral se sitúa a caballo entre las comarcas del Maresme y el Vallés Oriental, entre los términos de los municipios de Alella, Argentona, Cabrera de Mar, Cabrils, Martorelles, Premiá de Dalt, Teiá, Tiana y Vilassar de Dalt, en el Maresme; y los municipios vallesanos de Montornés del Vallés, la Roca del Vallés, Santa Maria de Martorelles, Vallromanes y Vilanova del Vallés. Presenta una altitud moderada que nunca sobrepasa los 600 metros de altitud, pero que orográficamente es singular por el hecho de que se eleva rápidamente entre la costa marina y la plana del Vallés. El paisaje de la cordillera litoral tiene como principales estructuras geológicas las llamadas bolas, como por ejemplo los relieves del cerro de Pons, al sudoeste de Premiá de Dalt, y los de montes islas como el de Céllecs, Montcabrer y Burriac. La principal cuenca hidrográfica es la del río Besós, que flanquea la sierra litoral por la vertiente vallesana, la separa físicamente de la plana y concentra un importante acuífero aluvial. En la vertiente marítima el principal curso fluvial es la riera de Argentona, que supera los cinco kilómetros de longitud. El resto es una multitud de rieras de corto recorrido y pronunciada pendiente que sólo llevan agua cuando llueve. Mencionado el claro ambiente mediterráneo que se respira en la zona, cabe destacar que hay algu- nas variaciones entre la vertiente litoral y la vallesana. Las temperaturas son más moderadas en la costa a causa del efecto del mar, y algo más bajas en la vertiente continental. Por otra parte, en invierno son habituales las heladas y la inversión térmica en la plana vallesana. Ahora bien, la zona está dominada por el sol. Descubiertos los secretos de la geografía física del parque, es apropiado conocer la vegetación que envuelve a esta cordillera, uno de los principales reclamos para los visitantes. En condiciones normales, la cordillera está dominada por un despejado bosque de encinar litoral típico, mezclado con robles en los valles más encajados y sombríos. En los torrentes de las vertientes vallesanas encontramos alisares, y avellanedos en las partes más sombrías. En la vertiente del Maresme el déficit de agua es más importante y los árboles caducifolios, como los chopos o los alisos, son más escasos. En las zonas más bajas las rieras se vuelven ramblas mediterráneas con pi- Rica vegetación El clima mediterráneo y la situación estratégica que presenta han hecho que el hombre se estableciera en este escenario desde hace mucho tiempo