Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20- 21 D 7 LOS DOMINGOS DE M. FRANCISCO REINA Cultura Fiesta de la Hispanidad ese a quien pese, aunque sea verdad que a río revuelto sea ganancia de burdos pescadores, el 12 de octubre es una Fiesta de lo Hispano. Fiesta de la Hispanidad que va más allá de débiles entelequias identitarias, de confrontaciones interesadas, o de apropiaciones de símbolos por parte de unos u otros. Para los que estamos por la cohesión y la cultura, en su sentido más vertebrador y amplio, esta fecha significa sobre todo la celebración de esa madre común de la lengua española, nutricia riquísima, múltiple y generosa, una manera de ser y entender el mundo. Allá los que quieran reducirse a espacios acotados, físicos o intelectuales, porque de ellos será el reino del terruño de su cuadrícula. Sé que es recurrente pero el maravilloso poema de Luis Cernuda, La Lengua tras pasar del exilio de Londres, doblemente exilio por patria e idioma, al exilio mexicano y el reencuentro con su lengua es muy ilustrador en este sentido: La lengua que hablaron nuestras gentes antes de nacer nosotros de ellos, ésa de que nos servimos para conocer el mundo y tomar posesión de las cosas por medio de sus nombres, importante como es en la vida de todo ser humano, aún lo es más en la del poeta. Porque la lengua del poeta no sólo es materia de su trabajo, sino condición misma de su existencia Esta es la manera en la que Cernuda equipara la patria a la lengua española, ensanchando los márgenes reduccionistas de cualquier nacionalismo, y que vale tanto a poetas como a prosaicos transeúntes. Esta es la identidad que debemos reclamar como nuestra, en tiempos de aldeas globales en los que los vericuetos independentistas serán todo lo legítimos que las leyes y la Constitu- P ción permitan, pero no dejan de ser una paletada anacrónica. Por esta razón, inconscientes en su mayoría- -la ignorancia es el más osado de todos los defectos- muchos atacan símbolos como la Bandera sin darse cuenta de que se atacan a sí mismos, como enloquecidas células tumorales atacan al propio organismo. Desconocen que el sistema de garantías democráticas y de libertades que ellos incendian, es el que les permite disentir y ejercer sus libertades. Nuestra bandera de hoy es la misma de los Ilustrados y de Carlos III, los que trajeron la Enciclopedia a nuestra historia, la misma que quemaron los que estaban contra La Pepa la Constitución de 1812 en Cádiz, la que permitió cerrar heridas en la transición con la ayuda de todos en el 78, la misma que Don Juan Carlos y todos los españoles conformamos y nos representa en un mundo de muchos millones de hispanoparlantes. Habría que recordarles, por ejemplo, este particular a los dirigentes políticos que han auspiciado la limpieza étnico- lingúística del español frente al catalán en la Feria del Libro de Fráncfort, con episodios aun más estentóreos como que una enorme poeta en español como Cristina Peri Rossi, después de tantos exilios y persecuciones, a estas alturas, fuera despedida de Catalunya Radio por no hablar en catalán. ¿No deberían mostrar respeto los que lo piden? El mismo director de la feria internacional del libro de Frankfort, Jürgen Boos, dijo durante su inauguración que era una pena que no estuviera presente en ella toda la variedad de la bella cultura catalana, incluidos los autores que escriben en castellano Todo no es, afortunadamente, desalentador. Otras iniciativas, como la de la Casa de América de Madrid ha conformado un festival con el nombre de Viva América que nos devuelve el orgullo de nuestra lengua y tradiciones desde la otra orilla idiomática con una multitud de actividades y nombres propios como los de chos, y homenajes como los dados a la fascinante Delmira Agustini o Alvaro Mutis, del que se leyeron poemas, y de quien dijo el ministro de Cultura, Cesar Antonio Molina: No estoy aquí en calidad de ministro de Cultura, estoy aquí como admirador y amigo de Álvaro Mutis desde hace muchos años Fiesta que nos lleva a esa otra orilla de la lengua en el tiempo de Cervantes, Santa Teresa, Sor JESÚS GARCÍA Economía Riesgo político a unión Abertis- Autostrade, vendida como el gran grupo de infraestructuras del mundo ha encallado tal y como había sido planteada. Ha topado con el que fuera látigo de la mafia convertido en ministro de Infraestructuras. Antonio Di Pietro es la muestra palmaria del nacionalismo empresarial, que campa a sus anchas por Europa. El Gobierno italiano se niega a perder una marca tan importante como Autostrade decía sotto voce la semana pasada un alto ejecutivo de La Caixa en Madrid. Las relaciones de Repsol y Gas Natural con la argelina Sonatrach se han podrido por los avances de un Gobierno nacionalista en el país vecino y las controvertidas relaciones de Zapatero con el Sahara. Bueno, la salida a Bolsa de Criteria, con un acto en Barcelona para no enfadar a Montilla en la Generalitat ni al corajudo Joan Hortalá en la Bolsa de la Ciudad Condal, y otro acto en Madrid es una muestra de diplomacia política. Sin embargo, con esta operación La Caixa trata de desvincularse sutilmente del poder autonómico por que, desde ya, tiene 350.000 accionistas ante los que responder. Y 3.500 millones de euros pescados en bolsa para crecer allende las fronteras del Este, sobre todo. Conviene leer El Estado y Electra recién publicado por CIVITAS y firmado por José Luis García Delgado, para acercarse al laberinto de los sectores regulados. Los Gobiernos se niegan a perder comba. Tampoco Zapatero quiere ceder capacidad de influencia en Endesa y trata de que la semipública Enel acabe nombrando un consejero delegado español. Es una especie de papanatismo incomprensible como lo fue la ira de algunos sectores contra los catalanes de Gas Natural por el hecho L Wiliam Ospina, Ricardo Piglia, Ida Vitale, Alan Pauls, entre otros mu- Juana Inés, Góngora, Lope de Vega, Juan Ramón Jiménez, los Machado, Lorca, y un larguísimo etcétera. Es como para estar orgullosos. Es como para celebrarlo. de serlo, más allá de la debilidad de su oferta financiera. José Manuel Entrecanales, de 44 años, se perfila como presidente de Endesa, ahora la segunda eléctrica tras Iberdrola. A Fulvio Conti le rechinan los dientes cada vez que oye hablar de que quieren indicarle el camino que debe seguir. Por eso ha sonado el nombre de Rafael Miranda, hasta ahora enemigo público número uno de Acciona y de Enel, aunque luego haya ayudado a calmar la fiera de Bernotat, con quien pactaron el silencio judicial de los corderos. E. On, que ha clamado ante Angela Merkel recientemente, en contra de la inversión extranjera de carácter poco claro- -inversores rusos, chinos y árabes, que no sufren problema de liquidez alguno puesto que tiran con pólvora del Rey- -va a comprar la parte europea de Endesa. Miranda no es más que una esporádica alternativa. Pero las penúltimas bocanadas con tufo político se dirigen hacia la aerolínea de bandera Iberia, en la que el Gobierno quiere ejercer su papel de control, según Fomento. Los socios de Iberia: BBVA, Logista, El Corte Ingles dispuestos desde hace tiempo a vender sus participaciones, observan con estupor el tinte que adquiere la venta. Por ahora sólo ha habido anuncios de ofertas de fondos de capital riesgo. Entidades que quieren entrar, trocear, vender y rentabilizar por que Air France o Lufthansa no parecen dispuestas a pagar mucho por una compañía en la que British Airways tiene un importante porcentaje, pero no materializa, y menos en un momento de mercado crediticio débil. Pues hete aquí que Javier Salas, en compañía de otros como Jose María Castellanos, ex Inditex, y Miguel Zorita, ex Deloitte, se perfilan como compradores españoles y tendrían el beneplácito del Gobierno. Está por ver lo más importante: cómo financian una transacción que vale al menos 3.200 millones de euros. Y qué fondo de capital riesgo está detrás. Aparte de los acuerdos con British, el que llegue a Iberia debe negociar con los pilotos, ahora divididos por un cruento proceso electoral. La SEPI ya ha advertido que venderá, con inmensas plusvalías, y lo harán a quién diga el Gobierno. También compraron hace poco un 5 de Enagás y tienen un 20 de Red Eléctrica, así que la idea de la creación de un gran grupo semiestatal de transporte de gas y electricidad vuelve a resonar en las cotizaciones de ambas compañías. Los grandes fondos, los gestores, los especuladores conocen bien el denominado riesgo político, poco más que la discrecionalidad de los Gobiernos para elegir a unos y rechazar a otros. Con el color de la corbata basta.