Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 10 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Guerra s. XXI Ejércitos privados POR VIRGINIA RÓDENAS Crucificados por sus espantosos abusos, sin ellos no habría sido posible intervenir en Afganistán o en Irak, campañas demasiado ambiciosas para anémicos ejércitos oficiales. Sin vuelta atrás, las compañías privadas tienden a ser un apoyo crucial para la seguridad de los Estados quí no hay rambos ni caras pintadas para el camuflaje, ni cuerpos reptando. Son tipos trajeados que de no ser porque entre sus herramientas de trabajo incluyen armas de la infantería y de fuego, vehículos blindados MAMBA MRAP y de control remoto (RPV) aeronaves, helicópteros y embarcaciones, sistemas de guerra electrónicos, material de soporte táctico, logístico y militar, equipos de control de multitudes, detectores de minas y sistemas de limpieza, así como equipamiento de guerra defensivo biológico y químico (NBQ) -tal y como declara la empresa española Ge 2 b a D 7- -podrían pasar por profesionales de un discreto y rentable hedge funds Además, batallitas las justas. Total discreción. Apabulla la seriedad de estos empresarios que dirigen la única compañía no anglosajona que per- A tenece a la International Peace Operations Association (IPOA) con sede en Washington, y de la que también formaban parte dos de las tres principales firmas de contratistas de seguridad de EE. UU. en Irak: Blackwater (160.0000 hombres en logística y protección de personalidades) y Dyncorp International (reorganización de la Policía iraquí y de sus escuelas de formación) Y decimos formaban porque los tristemente populares blackwaters han abandonado IPOA esta misma semana al chocar frontalmente su modo de trabajar con el código de conducta de esta organización a la que pertenecen también otras empresas que desarrollan su actividad en el campo de operaciones iraquí: Ossi- Safenet Security Services, dedicada a la custodia de personalidades; Ronco Consulting, ocupada en el desarme, la desmovilización y reintegración del antiguo Ejército de Sadam, y Unity Resources Group, que el pasado miércoles admitía su responsabilidad en el tiroteo de la víspera en el centro de Bagdad y tras el que resultaron muertas dos mujeres iraquíes. Los guardias privados abrieron fuego contra el vehículo, mataron a las ocupantes y siguieron su camino fue el testimonio de la propia policía oficial. Un hecho que se producía dos días después de que el Gobierno de Nuri al Maliki acusara a Blackwater del asesinato de 17 civiles en la plaza bagdadí de Al Nasur el pasado 16 de septiembre. Tanto Blackwater como Dyncorp, Safenet Security, Ronco y Unity Resources Group están registradas en la Private Security Company Association Iraq (PESCAI) que preside Lorenzo Peter, y que podría considerarse algo así como una asociación avalista de Un profesional de seguridad de los que ofrece la empresa española Ge 2 b ABC La compañía española Ge 2 b es la única empresa de seguridad privada no anglosajona que pertenece a IPOA, donde están los principales contratistas de EE. UU. para Irak las buenas maneras que deben regir el modo de actuar en un mar de vacío legal, y a la que ahora mismo están suscritas 176 empresas de seguridad particular. Lo que da una idea de la fabulosa presencia de contratistas o soldados privados que se baten el cobre en aquellas tierras de Oriente. Cuando al director de Ge 2 B, Francisco Beltrán, le pregunto si la suya es una PMC (Private Military Company) como los anglosajones, creadores y todopoderosos señores de estas empresas de seguridad definen sus servicios de prevención y solución de incidentes en lugares poco seguros, contesta simplemente que Ge 2 b- -www. ge 2 b. com- -es una empresa de gerencia de riesgo en seguridad corporativa operativa internacional que nace en agosto de 2006 y que se empieza a fraguar dos años antes, con la implicación en dirección de equipos y operaciones de seguridad privada. El marco de actuación es internacional, determinado por la falta de representación profesional española de alto nivel en este sector económico. Las normas que rigen Ge 2 b son las de cualquier empresa moderna y competitiva, donde se busca la creación de valor para el cliente. ¿Nuestro código de conducta? El de IPOA, del que destacamos la integración de los aspectos culturales de los países donde la empresa actúa, defensa de los derechos humanos, fomento de la innovación y de la investigación, gestión ética de los recursos humanos y utilización eficiente de los recursos naturales necesarios