Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 10 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Indígenas Mito contra la Hispanidad abrazo de la muerte para las organizaciones indígenas existentes, cuyas causas y objetivos quedan diluidas cuando no liquidadas por la estrategia neopopulista, que trastorna su liderazgo y objetivos. Esta cuestión de la antigüedad y autonomía de las organizaciones indígenas (que en verdad constituyen parte fundamental de la población pobre y marginada en algunos países) no es baladí, pues la penetración de evangelistas y otras sectas protestantes, algunas Organizaciones No Gubernamentales y agentes del gobierno con mucho dinero, no solo trastorna sus comunidades, sino que produce un estereotipo de originario que maneja un lenguaje determinado, políticamente correcto, la versión 2007 del buen salvaje rousseauniano. Digámoslo pues sin rodeos: esto del indigenismo es un invento europeo, una abstracción que sirve en este momento intereses concretos, no precisamente de los indígenas, aunque beneficie a algunos de ellos que le sirven como sus fieles funcionarios. Y frente a este nativo manufacturado a escala de los laboratorios académicos europeos y americanos, especializados en el turismo de verano, la reivindica- Influencias extrañas ción permanente y la experta asesoría (bien pagada) del conflicto social, la revolución o incluso la justa lucha guerrillera, se levanta la contrafigura de un español de pega, otro subproducto cultural diseñado desde los tiempos de la independencia para camuflar que, en buena medida, aquellos que la lograron en las nuevas repúblicas eran con frecuencia españoles puros o sus hijos, quizás menos americanos que los indígenas, mulatos y negros libres que con frecuencia constituye- ron el grueso de las tropas realistas, defensoras de la perduración del vínculo con España. Como productos también de laboratorio, estos españoles aborrecibles (e inexistentes) fueron estigmatizados y propagados como enemigos de la patria por el nuevo republicanismo. A casi dos siglos del comienzo del proceso de emancipación en 1810, los rescoldos de aquellas imágenes mitológicas están a disposición de políticos sin escrúpulos, gestores culturales oportu- El día que empezaron todos los males J. F. ALONSO Un oyente de la charla en la Casa de América (Madrid) de Juan Carlos Piñango, líder de los jóvenes venezolanos afrodescendientes, se levanta y proclama un antes y un después en su vida en España. Es la primera vez que uno de nuestros voceros no viene arrodillado ante la madre patria dice. Y Piñango sonríe. Durante dos horas, este activista ha relatado la tragedia de los afrodescendientes, secuestrados por los europeos y trasladados en barcos negreros a las haciendas del otro lado del océano. Se ha referido al 12 de octubre como el día que empezaron todos los males para África y América deberíamos celebrar el día 11, el último de libertad y ha recordado uno a uno los levantamientos contra el poder impuesto. Los mantuanos, la élite de blancos criollos, han contaminado en su opinión la historia venezolana, desde el colonialismo a las dictaduras y a las doctrinas positivistas que pretendían blanquear el país. La invisibilidad de los afrodescendientes es proverbial, ni siquiera hay un censo para saber cuántos somos se queja, también hoy, cuando Chávez, al que apoyamos críticamente, empieza a reconocer nuestra aportación a la venezolaneidad Piñango insiste en que no es indígena, sino afro y en que su fiesta es el 10 de mayo. Ese día de 1795, José Leonardo Chirino, hijo de esclavo, lideró una insurrección que, un año después, le llevaría a la horca. Hay que camuflar que indios, mulatos y negros constituyeron el grueso de las tropas realistas españolas. En la imagen, un grupo de aztecas asiste a un congreso de indígenas en México