Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ Otro hombre francés os fáciles no son los hombres sino las mujeres. Quizá las chicas pongan más reparos a la hora de irse a la cama con un señor pero, a cambio, ven atractivos a tipos que te pondrían los pelos de punta si te los encuentras en el ascensor. Mire, suba usted solo, que yo voy a contratar un sherpa para a escalar los quince pisos hasta mi casa. Hablo de Sébastien Chabal, el 8 de la selección francesa de rugby, 1.95 de altura, 120 kilos de músculos, larga melena suelta, una salvaje barba que le sale del pómulo, un aspecto que da miedo y una fuerza kingkongesca que placa y rompe las mandíbulas de los contrarios. A las mujeres francesas les gusta este ejemplar. Las mujeres francesas (y las mujeres de donde sean) es una boba generalización pero es que aunque gustara a dos (las suficientes para hacer el plural) ya me resultaría sorprendente. Virginia Woolf se preguntaba por qué las mujeres les resultan más atractivas a los hombres que los hombres a las mujeres. Viendo el caso del 8 la pregunta no tiene sentido. Cualquier día va a resultarles a ellos atractiva alguna verraca similar. Claro que el francés no tiene la difícil jeta de Papadopulos, el jugador de baloncesto, pero Chabal, el concepto, asusta. Eric Zemmur, autor de Premier Sexe (casi un manifiesto antifeminista) y periodista político de Le Figaro analiza el fenómeno en la revista Elle Asegura que son precisamente las mujeres las que han hecho de Sébastien Chabal una estrella en unos meses y más desde que empezó el Mundial de Rugby en Francia. Que ellas (a mí que no me miren) quieren un chico sensible de vez en cuando para que bañe a los niños, para hacerle confidencias, pero que lo que desean de verdad es un L Paulina Rubió celebró anticipadamente Halloween so, que dieron en su boda en el palacio de Dueñas. De las fotos de los novios llamaba la atención la frialdad de sus rostros. Y desde entonces casi siempre ha sido así. Muy enamorados se muestran, sin embargo, Paulina Rubio y Colate Vallejo Nájera que esta semana han viajado a Port Aventura para inaugurar la temporada Halloween. Paulina y Colate desmintieron una vez más que vayan a ser padres pero no descartaron la posibilidad de anunciar esa noticia a medio plazo. A partir de la próxima Navidad el matrimonio se dará un tiempo de descanso y entonces la prioridad será aumentar la familia y cumplir sus deseos de ser papás. También loquitos por sus (mutuos) huesos es como se muestran Adrien Brody y Elsa Pataky. Días atrás posaron juntos en la cena que la firma Louis Vuitton ofreció en La Grenouille de Nueva York para celebrar el estreno de la película de Wes Anderson, The Darjeelin Limited que protagoniza Brody y en la que tres hermanos se disponen a realizar un largo viaje llevando las viejas maletas de su padre. La amistad de Anderson con Marc Jacobs hizo posi- J. PAÑEDA Amor y maletas ble que el diseñador de Vuitton ideara el equipaje de este filme, que luego saldrá a subasta a beneficio de Unicef. Una vez más, Pataky y Brody posaron felices, enamorados y dispuestos a seguir así todo lo que puedan o sus respectivas profesiones les permitan. Nada como la naturalidad. Fiesta de altura fue la que celebró en Madrid el ayuntamiento de Zaragoza como aperitivo de lo que será la Expo 2008. El alcalde Juan Alberto Belloch y su mujer, Mari Cruz Soriano, actuaron como perfectos anfitriones de una velada que contó con la presencia del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón junto a Alicia Moreno y una larguísima lista de invitados. Desde Lina Morgan al ex marido de Isabel Gemio, Nilo Manrique. Lo cierto es que la mezcla funcionó perfectamente. Fiel a su estilo apareció Leandro Borbón, quien coincidió con Syliane Stella, ex de Vilallonga, en su primera aparición social tras la muerte del escritor con el que compartió 25 años de su vida. También Pitita Ridruejo, Miguel de la Cuadra Salcedo, Angel Nieto, Amalia Aresu o el ex marido de Mar Flores celebraron el éxito de Zaragoza como sede de la próxima Expo 2008. Ya queda menos. macho. Que igual que los hombres quieren a la madre y a la puta, las tías quieren el frágil y la bestia. La bestia parda en este caso. Hay algo primitivo en esta querencia. Una debe de sentirse segura con alguien así del brazo. Sobre todo si tienes intención de salir por la noche para cruzar un descampado o para caminar por un polígono industrial. Con alguien a quien puedes mandar a cazar un tiranosaurus rex para la cena de los chiquillos. Dice Zemmour de Chabal que el muy astuto ha encontrado un hueco: el de la figura del guerrero. Vale que quizá estaba vacante, ¿pero por qué había que llenarlo? En el fondo, aspecto de ecce homo pasado por pesas aparte, el jugador de rugby no es más que la última entrega al mundo del hombre francés. El país vecino lleva años exportando burreras que hacen pasar por especímenes atractivos. Y las hembras, tragando. Las mujeres no son de Venus, son idiotas, lelas, ciegas, marmolillas. Dos ejemplos de la rendición. Uno, Jean Paul Belmondo. Dos, Gerard Depardieu. Pese a las apariencias, que no es que engañen, es que son ignoradas, a éstos dos nunca nos los han presentado con el pintoresquismo de Fernandel o Louis de Funes sino como seductores. Con un par. Y con esas caras (y con el cuerpo de Depardieu) Francia sólo ha dado un hombre guapo: Alain Delon. El resto, pues vale. Cuando oigo a Sara Montiel decir que Maurice Ronet era guapísimo imagino que de cerca mejoraría porque si no no me lo explico. En los últimos años ha llegado la oleada de los políticos (meteré también al filósofo figurín Bernard- Henry Lévy) Hemos pasado de la media melena canosa y aristocrática de Dominique de Villepin al dizque atractivo irresistible del presidente Sarkozy. A éste ni siquiera te lo podrías llevar al descampado a no ser que quisieras que te hiciera de liebre a la hora de salir corriendo. Por no hablar del jovenzuelo comunista Olivier Besancenot (1974) que, según ha publicado Le Monde pretende cambiar la imagen de la Liga Comunista Revolucionaria. Se va a presentar como el nuevo Che Guevara y va prescindir de la referencia trotskista. Porque el Che es más sexy que Trotski. Va a ser el atractivo de la barba. Pues miren, contando también a Sarkozy, casi prefiero a Chabal, aunque seguramente lo deja todo perdido de pelos. Las mujeres, y voy a generalizar, miramos a los hombres franceses (otra cosa es que nos gusten) Y a nadie molestamos. Algunos hombres españoles de mechero fácil miran el siglo XVIII francés, que es peor. Así no vamos a ningún sitio.