Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
7 10 07 EN PORTADA Maulets Fanáticos en Cataluña POR XAVIER PERICAY. ESCRITOR arcelona, 10 de junio de 2006, sábado, 12 del mediodía. En el Casinet d Hostafrancs, un centro cívico municipal cogestionado por el propio Ayuntamiento y por el Secretariado de Entidades de los barrios de Sants, Hostafrancs y La Bordeta, está programado un acto público. Como el acto lo convoca Ciutadans de Catalunya en el marco de la campaña del referéndum estatutario, y como en los días ya transcurridos de campaña y, en general, a lo largo de los últimos meses los representantes de dicha asociación no han hecho sino tropezar con pandillas de jóvenes independentistas que, al grito de ¡Fascistas! ¡Lerrouxistas! o, para más inri, ¡Libertad de expresión! les han impedido ejercer libremente su condición de ciudadanos, quienes deben intervenir hoy en el Casinet- -Albert Boadella, Cristina Rieder, Albert Rivera y un servidor- -no las tienen todas consigo. Además, concurren dos agravantes. Por un lado, este lunes, en Gerona, Arcadi Espada y José Manuel Villegas han sido agredidos por una banda de la misma especie- -Maulets se hacen llamar- -cuando trataban de acceder a la sala donde iba a celebrarse una charla sobre el Estatuto y mientras la policía autonómica, a la que se había avisado para que garantizara la seguridad de los asistentes, miraba hacia otro lado, o ni siquiera miraba. Por otro, una réplica barcelonesa de esos fanáticos de la patria catalana ya ha anunciado que no B EFE El odio es el principal componente de estas juventudes tan inclinadas a quemar fotos de los Reyes piensa permitir la celebración del acto de hoy. Total, que la matinal promete. Nada. Falsa alarma. Por suerte, no parece que esta vez los dispensadores de mamporros vayan a aparecer. Aunque, en realidad, ya han dejado su huella. La fachada del centro cívico ha amanecido llena de pintadas alusivas a las bondades de Ciutadans. Incluso hay un par de dianas con los nombres de Boadella y Espada debidamente inscritos en su interior. Pero eso es todo. En la sala reina la calma. Las caras de los congregados, todas tan tranquilizadoramente corrientes, no dan pie a ningún temor. Y luego están los Mossos, paseando arriba y abajo. No van uniformados, pero su aspecto fornido y el pinganillo pegado a la oreja enseguida les delatan. En esta ocasión, no hay duda, están por la labor. Mediado el acto, en una pausa que los organi- zadores han programado para recaudar fondos, me acerco a uno de estos policías autonómicos, que resulta ser, por casualidad, el responsable del operativo. Le pregunto por los chicos de la banda. Nada, todo controlado, no hay de qué preocuparse contesta. Ah, es que este lunes en Gerona, sabe usted... Como comprenderá, yo sólo puedo responder de lo que ocurre en Barcelona. Y le aseguro que aquí ustedes no tienen nada que temer. Además, Gerona es Gerona... En efecto, Gerona es Gerona. Lo era el 10 de junio de 2006 y, por lo visto en los últimos tiempos, lo sigue siendo el 7 de octubre de 2007. Por supuesto, esto no quita que en el resto de Cataluña- -y también, aunque en menor medida, en Baleares y en la Comunidad Valenciana- -el nacionalismo radical campara ya entonces a sus anchas, y lo siga haciendo ahora. Pero, a qué negarlo, Gerona es otra Gerona es otra historia El radical encausado por quemar un retrato de los Reyes llega a la Audiencia acompañado de su abogado IGNACIO GIL Con la ayuda de sindicatos estudiantiles afines y el beneplácito de los distintos órganos de gobierno, ejercen una verdadera tiranía ideológica en la Universidad