Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 9 07 MOTOR Kia cee d SW Crecimiento familiar POR P. DEL BRÍO El Kia cee d propone la carrocería más familiar, el Sporty Wagon, cuya mejor cualidad es la versatilidad para dar solución a los viajes en grupo y familia, junto con su garantía de hasta siete años en la mecánica l fabricante coreano Kia dio un importante golpe de timón en la percepción de sus modelos con el lanzamiento de la gama cee d, un vehículo desarrollado para Europa y fabricado en Eslovaquia, que además de su diseño occidental llegaba al mercado con el sorprendente anuncio de una garantía de cinco años para todo el coche y hasta siete años para la cadena mecánica. En la aparición del cee d, en febrero de 2007, ya se anticipó que sería una familia en crecimiento y el segundo vástago ha sido la versión familiar, el cee d Sporty Wagon, que por denominación pretende un posicionamiento deportivo, pero que en realidad se trata de un producto básicamente familiar o para aquellas personas que tengan necesidad de espacio y versatilidad a la hora de acoplar su equipaje, elementos de trabajo o equipos de ocio. Ahora también sabemos que pronto llegará una carro- E El interior, como la berlina, tiene un aspecto sport cería de tres puertas y posiblemente una carrocería descapotable. El cee d SW parte de la misma plataforma de la berlina, que mantiene idéntica distancia entre ejes, aunque crece la longitud total en 24 centímetros para llegar hasta los 4,5 metros. Con esta ganancia, que se produce fundamentalmente en el voladizo trasero, se consigue aumentar el maletero en 200 litros, para llegar has- ta un volumen de 534 litros, de los mayores de su segmento, en donde se encuentran modelos como las versiones familiares del Ford Focus o Renault Megane. Estamos, por tanto, ante un coche en el que prima la funcionalidad, que permite abatir los asientos traseros, de forma asimétrica, para modular las necesidades de carga y llegar hasta los 1.664 litros, con un plano de carga bajo y plano. En este aspecto hay que alabar el detalle que han aplicado al sistema de apertura trasera, adelantando las bisagras de giro sobre el techo para que, al elevar el portón, no sea necesario retroceder para evitar golpearnos y que podamos abrirlo completamente, incluso cuando tenemos el coche aparcado en línea, muy próximo al vehículo de atrás. Como en la berlina, la nueva versión SW ofrece la misma cuidada terminación, el mismo espacio para los pasajeros y una buena apariencia general, de tanto nivel como los coches de su competencia de origen ciento por ciento europeo. En realidad, es de ese tipo de coches en los que es difícil encontrar algo que sobresalga sobre el conjunto general, pero en el que, al mismo tiempo, no hay nada que distorsione ese mismo conjunto, es decir que convence por su equilibrio en todos los aspectos. Otro tanto se puede decir de su comportamiento. El chasis cuenta con las mismas soluciones de suspensión de la berlina, en am-