Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 9 07 VIAJES Los que no se atreven a vivir en los barcos pueden hacer turismo fluvial por horas CRTPC J. VILLEGIER La región está plagada de viñedos y ahora son tiempos de vendimia Ruta fluvial Por los canales del Loira Atlántico Francia está prácticamente canalizada y desde hace unos años ha fomentado un turismo fluvial impresionante. Una de las más atractivas rutas es la del Loira Atlántico entre castillos, viñedos y abadías POR CARMEN FUENTES Lassay- les- Châteaux Río Ma yen ne N Laval Ste- Suzanne La Flèche Angers Río Loi Saumur Montsoreau 0 km 10 ra FRANCIA icen que se puede atravesar Francia en barco, de norte a sur y de este a oeste, porque el país, bastante plano en su interior, está lleno de canales que hacen las delicias de un turismo fluvial cada día más en auge. Y lo que es mejor: no se necesita ningún permiso especia 1 para navegar. Basta un insignificante esfuerzo, buena voluntad y una pequeña dosis de paciencia para pasar las esclusas que, en el fondo, es de lo más divertido. El turismo fluvial, recobra esa paz interior que los ríos dan a los países a la vez que establece un nuevo concepto de viaje, en solitario o en familia, que, en nada se parece a los cruceros convencionales. Empezando por el barco y terminando por el paisaje, el turismo fluvial es una forma ecológica y divertida de pasar un tiempo de ocio viendo qué hay en la tierra desde la orilla del río o poniendo los pies en ella para visitar sus monumentos. Desde España se llega de forma D fácil en el tren Puerta del Sol (www. tgv. com) Hay que bajarse en Poitiers o en Orleáns y allí coger un autobús o alquilar un coche hasta el punto deseado. La aventura comienza cuando un ligero temblor y una simple presión de un botón con la palma de la mano pone el motor en marcha y, tras soltar amarras, el barco comienza a deslizarse lentamente por las tranquilas aguas de los ríos o canales que atraviesan la región del Loira Atlántico, un lugar repleto de castillos, viñedos, iglesias románicas, ciudades maravillosas y pueblecitos llenos de arte. El Loira Atlántico es una amplia región del oeste de Francia, que abarca ciudades tan bellas como Angers, Anjour, Montsoreau, Nantes, Saumur o Saint Nazaire, flanqueadas por fabulosos castillos (los famosos del oeste del Loira) a los bordes de los pequeños afluentes del mismo (por este gran río está prohibido navegar en estos barcos) como el Erdre, el Sarthe o el Meyenne, que dejan Sar the en sus orillas un vergel de tierras, en su mayoría impresionantes viñedos que han dado origen a sus famosos vinos. Navegar por estos pequeños y tranquilos ríos, que a veces se vuelven impetuosos formando pequeñas cascadas que hace necesarias las esclusas, es un atractivo antiguo que se remonta al siglo XVIII, cuando el río Mayenne era la única vía fluvial que conectaba el Loira con Normandía. Hoy, sólo la cuenca del río Maine constituye una encrucijada hidrológica de más de 350 kilómetros de ríos navegables. Desde hace unos años el turismo fluvial ha tomado el relevo a esos barqueros que llevaban pizarras y toneles de vino que antaño utilizaban los ríos como transporte de sus mercancías, para convertirse en lugar de ocio donde los barcos se deslizan por sus tranquilas aguas en busca de una paz (o una aventura) que no la da el turismo por carretera. Llevar el timón cuando se ha decidido seguir la corriente del río, es de lo más relajante. Las praderas de las orillas, los ruidos extraños de las retamas con el agua, la sombra de los castaños y los álamos, el cantar mañanero de los pájaros y el silencio continuo de los peces, no tienen precio cuando se quiere experimentar una nueva forma de vida. Cada recodo del río o del canal es una sorpesa. Río Agua caliente y calefacción Los barcos, de todos los precios y tamaños, están preparados para vivir cómodamente. Agua caliente, calefacción, cocina, camarotes equipados, salón y cubierta para tomar el aire que, con buen No se necesita ningún permiso especial para navegar y pasar las esclusas, de forma manual, es fácil. En el barco se pueden llevar las bicis para los desplazamientos por tierra