Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 9 07 CLAVES DE ACTUALIDAD La era de la doble personalidad En latín, persona significa máscara. La mayoría de los internautas usan una (llamada avatar) para identificarse. Desde los iconos del messenger a las sofisticadas figuras que llenan los mundos virtuales POR JUAN FRANCISCO ALONSO FOTOS: Y. CARDO D. G. LÓPEZ E. CARRERAS Avatares Las dos caras de la verdad, la del mundo real y la del virtual El periodista Quim Bertomeu, con su aspecto que utiliza durante su vida en Second Life Luis Verdejo, preocupado por el cambio climático, como su buddy rimero fue el nick. El cuarentón encorbatado y ojeroso se sentaba ante el teclado, abría un chat o el messenger y era ositoman o lagolfiya escritos así, con estilo sms. Era otra persona diferente al ejecutivo que se había despertado cansado un par de horas antes. Eso fue el principio. Desde hace algún tiempo, a ese nick le acompaña una imagen. O varias. Una para el messenger, otra para un videojuego on line una tercera para el correo electrónico. Nuestro cuarentón tiene su carné de identidad en la cartera, pero en el ciberespacio su foto de presentación es otra. Millones de avatares, buddies emoticonos o similares se han acoplado a otras tantas personas físicas, hasta dibujar una segunda personalidad, otra piel. Daniel Pascual, veintinueve años, de Barcelona, jefe del departamento de software de una tienda de Media Markt, aclara que no es un friki. Pero le gustan los videojuegos, eso sí. En abril se enganchó al World of Warcraft (www. wow- europe. com) un juego de rol multijugador masivo online que este verano alcanzó los nueve millones de suscriptores. En ese planeta virtual de elfos, orcos, trols y no- muertos, Daniel eligió el aspecto de una mujer llena de curvas a la que llamó Mensch. Pensé que era más agradable ver a una chica, pero no sé si me equivoqué, porque la gente suele respetar la coincidencia entre el sexo de la persona real y el del avatar. En el chat me envían susurros (mensajes) privados y se crean situaciones curiosas, pero el malentendido no es muy grave Los jugones de World of Warcraft suelen cambiar de vestimenta según la misión en la que se hayan embarcado, pero no de rostro. Cada uno paga una suscripción de 12,99 euros al mes, que en P el caso de Daniel utiliza para sentarse al ordenador entre tres y cinco horas. Es cierto que internet puede ser un escudo para mucha gente, que se comporta en la Red como no lo haría en el mundo real. Los ves. Hay casos exagerados, que están todo el día en el juego, que compran cartas compulsivamente para tener acceso a un nuevo look, o que utilizan su personaje en World of Warcraft hasta en el messenger. Pero también los hay como yo, que se entretienen un rato al final de un día agotador Comuna virtual El término avatar, en su uso ligado a internet (en el hinduismo, era la encarnación terrestre de un dios) nació pegado a juegos de rol como Shadowrun, magia contra tecnología, a una novela de ciencia ficción destinada a pasar a la historia, Snow Crash (1992) en la que el avatar era la representación virtual de las personas en el metaverso, y a algunas comunas virtuales de esos años. José María Prieto, catedrático de Psicología de la Universidad Complutense, participó en dos de ellas, The Well y The Palace. The Well, físicamente localizada en Sausalito (California) fue fundada en 1985. Era un magma en el que la gente imaginaba, creaba, pensaba. De ahí salieron novelas, películas y proyectos. Entonces ya utilizábamos los alias, los disfraces Millones de personas participan activamente en mundos virtuales. Nueve en World of Warcraft, siete en Habbo... Todos ellos se afanan en construir su personalidad on line El avatar es una forma de presentarte a ti mismo, de poner sobre la pantalla tu yo ideal, de expresar emociones afirma el catedrático de Psicología José María Prieto virtuales. The Palace era menos intelectual y más centro de perdición y de fantasías sexuales hace memoria Prieto, que utilizó su primer ordenador en la Complutense en 1977 y que tuvo internet en casa a principios de los 90. José María Prieto- -su avatar en aquellos tiempos era Tutankamon- -recuerda que los términos persona y personalidad tienen una relación etimológica desde la antigua Grecia con la máscara que me pongo, algo muy evidente en el teatro clásico. Sobre el escenario, la máscara sirve para expresar emociones, igual que en internet: el avatar es un modo de presentarte a ti mismo, de poner sobre la pantalla tu yo ideal ¿Y esa doble personalidad tiene alguna contraindicación? le preguntamos. Puede haber profesionales que le digan que sí, pero la realidad es que quien tiene un problema fuera de internet también lo tiene dentro. La Red no es la causa, sólo es un espacio Los alumnos de José María Prieto (forteza. sis. ucm. es apto) hicieron sus prácticas en hipertexto desde 1992, contagiados por aquel fluir de ideas que nació con un grupo de investigadores y sus avatares. Chandra Esteban, estudiante de arquitectura de interiores en la Complutense de Madrid, llegó al mundo de los Sims para vivir una existencia imaginaria. Me gusta mucho construir. Me puedo