Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 9 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Ucronías ¿Qué habría ocurrido si... Alemania y Japón ganaron la II Guerra Mundial. Alejandro Magno no murió en Babilonia y se enfrentó a Roma... La literatura fantástica explora una historia alternativa TEXTO: MIGUEL ÁNGEL BARROSO ILUSTRACIÓN: FERNANDO RUBIO ito Livio, en su monumental Historia de Roma desde su fundación se plantea esta pregunta: ¿Qué habría ocurrido si Alejandro Magno no hubiera muerto en Babilonia y se hubiese enfrentado al naciente poder de Roma? Corría el siglo I d. C. y el educador del futuro emperador Claudio, imaginando la posible derrota de Alejandro frente a las legiones romanas, escribió la primera ucronía de la que tenemos noticia. ¿Qué es una ucronía? Según la Real Academia, es T la reconstrucción lógica, aplicada a la historia, dando por supuestos acontecimientos no sucedidos, pero que habrían podido suceder Julián Díez, crítico literario y compilador de varios volúmenes de relatos de ciencia ficción- -entre ellos Franco. Una historia alternativa la define como una narración en la que el curso de los acontecimientos históricos se vio alterado para dar lugar a un mundo diferente al nuestro, si bien verosímil. El escritor de ucronías debe combinar su propia imaginación con una investigación equivalente a la de un autor de novela histórica El término fue acuñado en 1857 por el filósofo positivista francés Charles Renouvier, que estableció un paralelismo con utopía si la utopía es lo que ocurre en ningún lugar la ucronía es aquello que se desarrolla en ningún tiempo Las especulaciones ucrónicas han sido desde siempre una tentación para historiadores y políticos, desde Arnold Toynbee- -que teorizó sobre la supervivencia de un cristianismo de raíz celta durante la Edad Media- -hasta Winston Churchill- -que publicó un ensayo sobre un resultado inverso en la guerra civil americana- Pero los grandes autores de literatura fantástica le han dado categoría de subgénero. Nombres como Keith Roberts, Ward Moore, Stephen Baxter, Kim Stanley Robinson y, sobre todo, Philip K. Dick, cuya obra maestra, El hombre en el castillo ganadora de un premio Hugo, sitúa la trama en Estados Unidos 15 años después de que las fuerzas del Eje derrotaran a los aliados en la Segunda Guerra Mundial. Hitler queda incapacitado por sífilis cerebral, por lo que el canciller MartinBormann asume el mando. Los nazis crean su propio imperio colonial, causando genocidios masivos de judíos y negros. También inician la carrera espacial, desarrollan la bomba atómica y la de hidrógeno... y montan una guerra fría con Japón, la otra potencia. Los hoplitas de la primera fila se pusieron casi de costado para reducir su perfil, bajaron las sarisas hasta la horizontal y gritaron: ¡Aléxandros! Los romanos lanzaron su grito de guerra, y su alarido no fue menos sonoro que el de los griegos: ¡Mars et Quirine! ¡Roma Victrix! Javier Negrete ha recogido el guante de Tito Livio. En su libro Alejandro Magno y las águilas de Roma el más grande conquistador de la historia esquiva su destino y es salvado de la muerte por Néstor, un misterioso médico enviado por el Oráculo de Delfos. Tras casi dos décadas de campañas en Asia y Grecia, vuelve sus ojos hacia las riquezas de Occidente; en su camino sólo se interpone la mayor potencia militar de Italia. Tito Livio piensa en la Roma que conoció, imperial, fuerte, y en un Alejandro llevado por el vicio tras enfrentarse a reyes persas refinados, pero la contienda habría estado más igualada entre los macedonios y los romanos en el año 317 a. C. comenta Negrete. El apasionado estudio del mundo clásico marca la obra de este Nuevos escenarios de guerra