Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 9 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Bagdad rota Una embajada en la Edad Media POR ALFONSO ARMADA Que el infierno son los otros y está en este mundo es algo que los vecinos de Bagdad experimentan a diario. Ignario Rupérez, embajador en Irak, nos cuenta lo que es vivir y morir en una ciudad doliente P arafraseando al Dámaso Alonso de Hijos de la ira si Madrid era en los sombríos años cincuenta, tras la guerra civil, una ciudad poblada por un millón de cadáveres, ¿qué es hoy Bagdad, donde el coche bomba y la la lotería de la muerte reparte suerte con sangrienta lar- Ignacio Rupérez, embajador en Irak JULIÁN DE DOMINGO gueza cada día hasta haberse convertido en una escombrera de cadáveres a la que casi nadie se asoma, ruido de fondo de una tragedia contemporánea? Sucursal del infierno, Bagdad acaso sea ahora mismo- -junto a Mogadiscio, la capital somalí- -la ciudad más peligrosa del mundo. Le pesa al diplomático y escritor Ignacio Rupérez, de 63 años, experto en el mundo árabe. No pudo negarse cuando hace dos años le propusieron volver a la embajada en la ciudad del Tigris- -donde había sido encargado de negocios entre 1997 y 2000- esta vez para reabrir una embajada a la que se le echó el candado con la primera guerra del Golfo. Bagdad se ha convertido en una villa medieval. Se han exacerbado hasta el delirio las divisiones étnicas. Una ciudad en la que se levantaron edificios o idearon proyectos arquitectos como Le Corbusier (el estadio es obra suya, cosa de la que pocas metrópolis pueden presumir) Wright, Gropius, Alvar Aalto y muchos otros, es ahora un laberinto de muros y parapetos de hormigón que han convertido a los barrios en verdaderas ratoneras cuenta Rupérez, improvisado guía virtual aprovechando una estancia en Madrid, donde se han quedado su mujer y su hija: Bagdad no es una ciudad recomendable La embajada española se encuentra en el distrito de Al Mansur. Era uno de los mejores barrios, de donde arranca la carretera hacia Ammán y el aeropuerto, un vecindario de casas bajas, donde residía la gente más adinerada de la capital, tanto chiíes como suníes. Durante la invasión apenas sufrió daños, porque estaba muy alejado de la línea del frente. Lo único malo es que no queda lejos de un lugar tan siniestro como la prisión de Abu Grahib. Es una especie de Puerta de Hierro iraquí, de la que sin embargo ha huido la alta burguesía, todos los que tenían recursos para irse a vivir al extranjero sigue el diplomático que ejerció de periodista. Sin servicio de correos digno de ese nombre, la única correspondencia que reciben llega por valija diplomática. Desde Madrid, el embajador vuela vía Ammán, y desde allí a Bagdad. El aeropuerto de la capital iraquí está abierto al tráfico, aunque cada vez que vuela (o que viene alguien de visita, casi siempre periodistas, y cada vez menos) ha de Bagdad es, junto a Mogadiscio, la capital más peligrosa del mundo, un laberinto de muros y parapetos de hormigón que han convertido a los barrios en ratoneras Nunca sabes a quién tienes enfrente, no sabes si es un policía o un soldado, si ha comprado el uniforme para servir de cebo. Sólo te puedes fiar de los americanos