Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 D 7 LOS DOMINGOS DE Millones de euros en juego F. ÁLVAREZ Jaume Roures Dueño de Mediapro, La Sexta y el diario Público Un progre que es el azote de Prisa Juan Luis Cebrián Consejero delegado de Prisa cuyo desencuentro con Zapatero se ha encarnizado por el fútbol Felipe González quiere parar el fuego amigo de la izquierda mo se expresaba más gráficamente entre las filas socialistas: Cebrián le ha dado una patada a Barroso en el culo de Chacón ABC La conspiración monclovita Porque según la teoría sostenida por Prisa, Miguel Barroso, pareja de la ministra vapuleada, actual director de Casa de América y ex secretario de Estado de Comunicación, así como viejo amigo de José Miguel Contreras- -del que fue socio en empresas de comunicación y asesoría de candidatos socialistas- fue el artífice de una Ley de medidas urgentes para el impulso de la televisión digital terrestre, de liberalización de la televisión por cable y de fomento del pluralis- mo por la que nació La Sexta. Y no sólo eso, El País en una información a toda página titulada Fuego amigo desde el entorno presidencial y publicada el pasado sábado, dos días después de que González hablara de la guerra del fútbol en el funeral laico de Polanco, dijo que la cabeza visible de Mediapro es Jaume Roures, socio de Contreras en La Sexta y a quien atribuyen una magnífica relación con Barroso. En las últimas semanas- -se leía en la página 44- Mediapro y La Sexta han combinado sus actividades e intereses, en connivencia con la Liga de Fútbol Profesional y TV 3, para perjudicar a Sogecable (grupo propietario de Canal y cuyo principal accionis- ta es Prisa, editora de El País en el conflicto del fútbol televisado. En las dos últimas semanas- -se escribió- Sogecable ha caído en bolsa un 5,57 Tanto Miguel Barroso como José Miguel Contreras, Antonio García Ferreras (director general de La Sexta) e Ignacio Escolar (director de Público el periódico a la izquierda de El País que Mediapro ha sacado esta semana a la calle) son hijos profesionales de Prisa, en menor o mayor medida, pero unos hijos que le han perdido totalmente el miedo al padre putativo. Y hasta el respeto. Ferreras, por ejemplo, fue director de la Ser hasta 2004. Y yo- -explica a D 7 el consejero delegado de La Sexta- -me fui de El País cuando me pusieron de jefe a Juan Cruz, que es el periodista que desde Prisa llamó a Ferreras para escribir eso de los amigos de Zapatero y que luego salió sin firma, y para lo que a mí ni siquiera me llamaron al objeto de contrastar la información. Para la confección del artículo propagandístico usaron fórmulas prohibidas terminantemente desde 1976 por El País como el se dice se comenta sin citar una sola fuente. Consultar dos fuentes fiables dice su libro de estilo, igual que establece que hay que avisar a los lectores cuando lo que se publica trata un conflicto que afecta a los intereses de la empresa editora. Pero aquí se han saltado hasta sus propias normas, las reglas con las que creían los lectores que también jugaban ellos. Antiguos compañeros de El País me llamaron pidiendo perdón porque- -me decían- -nunca habíamos vivido una situación así. No somos responsables, nos obligan a que esto se haga Es más, yo también hablé el martes con Felipe González- -indicó Contreras- -y me dijo léelo bien porque yo lo que he dicho es (Pasa a la página siguiente) a guerra del fútbol implica un indisoluble componente económico. Capacidad de influencia, vanidad y no pocos celos marcan el enfrentamiento entre Prisa- Sogecable y Mediapro- La Sexta- -no hay peor cuña que la de la misma madera- pero también conviene tener presente que en juego están muchos miles de millones de euros. Los números cantan. Digital cerró el primer semestre de 2007 con 2.056.000 abonados. El ingreso medio por cliente fue de 45,7 euros. En lo que respecta a los servicios de pago por visión, cada abonado se dejó una media de 7 euros al mes. Teniendo en cuenta que el 80 por ciento de las personas que contratan los servicios de televisión digital sólo se interesan por el fútbol, Sogecable estaría defendiendo mucho más que una posición ganada: la viabilidad de la empresa. Una sencilla multiplicación del número de abonados por el dinero que se dejan al mes da una idea de lo que vale la guerra del fútbol: 14 millones de euros mensuales. 168 millones de euros al año. A esta cifra habría que sumar el efecto arrastre de abonados y que, vean o no sus contenidos, pagan religiosamente la factura. Además, hay que añadir los ingresos publicitarios de la compañía, inalcanzables sin productos atractivos como el fútbol y que en la primera mitad del año ascendieron a 8,1 millones de euros para el negocio de TV de pago. Los ingresos totales de Sogecable, con Cuatro incluido, son de 471,9 millones en el citado periodo, de los que 384 proceden de la TV de pago. A la luz de estas cifras se entiende por qué Mediapro- La Sexta han clavado los talones en la arena para aguantar el temporal. Pero que nadie se engañe: el embate del fuego amigo ha encarecido el coste del producto. Arrebatar los contratos de los clubes a Sogecable ha disparado la cotización del producto, con el riesgo de desvirtuar un mercado al que a la propia Sogecable le llevó 10 años ajustar y poner en números negros. Los peligros son muchos y graves. Mediapro sube el precio para hacerse con los derechos, pero luego precisa un operador que rentabilice el producto. TDT de pago, pases en cines o una depurada comercialización de la Liga en bares. Claro que, también hay quien apunta a la propia TVE y determinadas autonómicas amigas como hipotéticas compradoras. Eso sí, cualquier paso en falso es mortal de necesidad. L