Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ Gramática para piratas con labia on, ron, la botella de ron. El 19 septiembre, el miércoles pasado, ha sido el Día Internacional de Hablar como un Pirata, muchos ni se han enterado y han desperdiciado la jornada hablando como si tal cosa (no siendo esa cosa un pirata pata de palo, un Jack Sparrow o un Francis Drake, que no sabemos cómo hablaba) Habría que decir expresiones como 15 hombres en el cofre del muerto y así. Es verdad que hay más días conmemorativos que jornadas de 24 horas en un año (lo de días era por no repetir y al final es peor el rodeo) pero esta conmemoración es más divertida, a la par que idiota. El 19 es una fecha caprichosa pero no puesta al azar. Es el cumpleaños de la ex mujer de unos de los creadores de la idea, que así no tendría problemas para recordarla. Dos amigos, John Baur y Mark Summers, son los perpetradores (en 1995) del Internacional Talk Like a Pirate Day (ITLAPD) Seguramente un día en que corrió el ron en barriles. Lo que era un chiste privado entre amigos pasó al conocimiento general gracias al columnista del Miami Herald Dave Barry, aquel que tenía serie de televisión, El mundo de Dave basada en sus libros e interpretada por Harry Anderson, el magistrado de Juzgado de guardia Barry promovió esta mentecatada que para prosperar sólo necesitaba internet y blogs para correr como El Fandi de espaldas (la pólvora taurina) Qué le vamos a hacer, el ser humano es el único animal dotado para el absurdo (vale, el ornitorrinco también, aunque sólo por existir) El hombre es una animal capaz, por ejemplo, de disfrutar (y tomarse a chufla, claro) Micromanía la canción (o lo que sea) de Tata Golosa. Proba, proba, los micrófonos, las tetas, los micrófonos, los culos, los R Marta Sánchez, una de las invitadas a la exposición joyera de Lancaster tres de ese palacio, es decir, el Príncipe de Gales y su esposa la duquesa de Cornualles, tuvieron que so- ÁNGEL DE ANTONIO portar el ir y venir de limousinas con invitados como la actriz Mónica Belluchi, uno de los platos fuertes de esas jornadas. El punto español lo dieron los invitados de Simoneta Gómez Acebo, relaciones públicas de Cartier España. La hija de la Infanta Doña Pilar acudió con su hermano Fernando y su cuñada Bárbara Cano y con algunos rostros populares, como la cantante Marta Sánchez, la sevillana Viqui Martín Berrocal, el empresario Quique Sarasola, la modelo y actriz Remedios Cervantes, o las relaciones públicas Nuria March y Carla Royo Villanova. Todos disfrutaron de lo lindo admirando las joyas y todos aprovecharon su estancia en Londres para hacer lo que más les gusta. Tras la fiesta algunos se desplazaron hasta el domicilio del músico y ahora pintor José María Cano, convertido en el mejor anfitrión de la capital inglesa desde que se instaló en Londres y compró la casa que perteneció al autor de Peter Pan. Volcado totalmente en su carrera artística las obras de Cano ya se cotizan al alza en el mercado del arte y es que está claro que los protagonistas de Mecano, José María y y Na- cho, han nacido para triunfar. Nacho con el musical Hoy no me puedo levantar ha demostrado que no tiene quien le iguale a la hora de enganchar al público. También pletórico estaba el jinete Quique Sarasola, ahora todo un empresario con la cadena de hoteles que ha creado. Se ha asociado con la ex mujer de Amancio Ortega, Rosalía Mera, para seguir creciendo dentro y fuera de nuestras fronteras. Acaba de quedarse con el hotel Larios de Málaga y tiene planes de abrir unos diez establecimientos nuevos fuera de España y otros tanto dentro. Días antes de viajar a la capital británica, Quique voló a Ibiza con su marido Carlos, con quien se casó la pasada primavera después de catorce años de noviazgo. Este verano sufrieron su segunda crisis sentimental más seria, pero han retomado su historia y todo apunta a que la reconciliación está por asegurada. También Sarasola quisiera volver a abrazarse con su hermano Fernando que el próximo día 12 de octubre contrae matrimonio con la sevillana Tita Astolfi. Aún no ha recibido la invitación de la boda y no sabe si le llegará, pero está dispuesto a presentarse en la ceremonia religiosa. micrófonos, chupaíta, los micrófonos... Y no sigo. La copla se las trae. Retomo lo del pirata, que es más serio que los micrófonos. Lo que más me gusta es el santo patrón del ITLAPD, nada menos que el fallecido actor Robert Newton. Es decir, el Long John Silver (loro en el hombro, como debe ser) de La isla del tesoro (1950) la película de Disney dirigida por Byron Haski. Y también el protagonista de El pirata Barbanegra (1952) de Raoul Walsh. Pero cuenta más su papel como Long John Silver. Fue con éste con el que fijó para los restos el acento convencional de pirata (el que debe usarse en el Día Internacional de Hablar como un Pirata) Robert Newton era de Dorset con lo que su habla era el dialecto del West Country, esa parte del sudoeste inglés que también comprende Bristol, Cornualles, Devon y Somerset. En España, y es una pena, quizá no cale lo de hablar como un pirata ni siquiera un día. Además, tendríamos que hablar como quienes doblan a los piratas (esto ha sonado a novela de Hemingway) con lo que la cosa se desvirtúa un poco. Hay que tener en cuenta también que son varios los dobladores. La isla del tesoro incluso tuvo redoblajes (uno a cargo de Roberto Cuenca; otro a cargo de Carlos Ysbert) Pero podríamos instaurar el Día de Hablar como Chiquito. Este caballo viene de Bonanza. Esa es la opción más evidente pero hay muchas más. El Día de Hablar como un Político. O más específicamente, el Día de Hablar como Bono (ejta ej chula, ¿eh? O como Acebes. O como Pujol. O el Día de Hablar como Belén Esteban. Aquí tendríamos que decir mucho ¿me entiendes? ¿sabes? y amos, amos, amos Por seguir en la misma línea familiar, también estaría el Día de Hablar como Jesulín de Ubrique. El Día Internacional de Hablar como un Pirata es una tontería. Pero quien lo inventó, quien lo promovió, quien lo acogió, quien le sigue dando bola, todos, saben que es una soberana tontería, una mentecatez de tomo y lomo (aunque sus creadores hagan negocio vendiendo libros y camisetas) Lo que no tiene gracia es hacer el pirata y no hablar como un pirata. Ponerse unos atriles en el porche del palacio de la Moncloa y piratear un plan de vivienda hablando normal (bueno, todo lo normal que puede hablar un político) Y pretender que estás haciendo algo serio. Hoy toca repaso. Proba, proba, los micrófonos. Chupaíta, los micrófonos. Mira, para hacer el ridículo es mejor hacerlo hablando en pirata, que es lo que les faltó. Y el ron que no falte.