Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
23 9 07 CLAVES DE ACTUALIDAD La final facilitó un encuentro tan inusitado como el de Rajoy con Almodóvar José María Aznar, Ana Botella y Raúl no se perdieron detalle Baloncesto POR MIGUEL ÁNGEL BARBERO Un equipo que nos une Ésta es una selección unida y que ayuda a unirse a los españoles. Cohesionada y con buenas vibraciones. Artistas, políticos de uno y otro bando, deportistas y pueblo soberano, todos estuvimos con ellos ocupaban los lugares más privilegiados del Palacio de Deportes. Rusia se encargó de amargarnos la fiesta. Pero la labor estaba hecha desde antes: el equipo y la afición eran una sola cosa. Este grupo es el mejor que ha tenido España en toda su historia- -comentó orgulloso José Vicente Hernández- -pues además de jugar muy bien al baloncesto rezuma unos valores que calan en todo el mundo. Son grandes personas y por eso se nos da tanto cariño y apoyo De todas formas, para conseguir que esté pendiente un país al completo, que más de siete millones de personas se pongan frente a la televisión y que 15.000 devotos asistan en directo al último acto del torneo hay que hacer algo más que ser buenos deportistas y mejores personas. Desde hace casi un año se ha venido trabajado intensamente en la Federación Española de Baloncesto para conseguir que el campeonato fuera un éxito. A través del Gabinete de Presidencia se consiguió involucrar a la Casa Real y a las Administraciones en el proyecto; desde el Departamento de Comunicación se promovió la presencia y difusión de rostros famosos en los pabellones y desde el de Marketing se consiguieron dos grandes logros: vender el torneo por sí mismo y que se hable de baloncesto durante todo el verano, y, lo más importante, identificar a los hombres de Pepu con los aficionados. En cuanto el seleccionador dio su lista de convocados comenzó acía años que no se conseguía una comunión igual entre un equipo y una sociedad. El éxito de la medalla de plata de la selección nacional de baloncesto (como el tiempo demostrará cuando se ponga en perspectiva) ha dejado una huella imborrable, impresionante, en los españoles de a pie. H No se recordaba un ambiente de euforia colectiva como el vivido en la final de Eurobasket. El hecho de llegar al torneo como campeones del mundo, y de haber accedido al último tramo europeo sin mayores problemas, hacía que la confianza en la victoria fuera absoluta. Todos lo pensaban, desde los aficionados más jóvenes y entusiastas a los VIP que Un trabajo bien hecho Los Príncipes de Asturias y Zapatero se emocionaron con la marea roja