Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
23 9 07 CLAVES DE ACTUALIDAD MEJORES ESCUELAS DE NEGOCIOS España, nuevo rico (Viene de la página anterior) comunes, pero compartirlos no asegura la admisión. Y es que en el fondo se trata de formar parte de los poderosos, y ésa no es una variable precisable Para el autor de Contra Cromagnón. Nacionalismo, ciudadanía, democracia resulta llamativo el interés por formar parte de los que- -supuestamente- -mandan. Hasta cierto punto se podría considerar razonable que, si alguien ha de mandar los criterios serían peso demográfico y calidad democrática, esto es, traducir de algún modo la idea de que los intereses de cualquier ser humano pesan lo mismo que los de cualquier otro. No se ve por qué tener más poder económico me otorga más derecho a decidir que a otro; eso, en realidad, lo que asegurará es que, en atención a la defensa de mis intereses, procure aumentar mi poder. Por supuesto, no podemos engañarnos acerca del mundo en que nos movemos, pero, si es así, tampoco hay que hacerlo a propósito de nuestras motivaciones. Lo que no podemos hacer es dignificarlas Uno de los rasgos más paradójicos de la nueva España, el país con un crecimiento más sostenido de la UE (junto a Irlanda) en gran medida gracias a la cultura del ladrillo es que, mientras la riqueza se ha multiplicado exponencialmente, un 20 por ciento de la población sigue enquistada en el umbral de riesgo de pobreza. Estamos en un período de intenso crecimiento económico desde mediados de los años noventa, pero en torno al 20 por ciento de la población española está en el umbral de la pobreza. En la década de mayor crecimiento, vemos que aunque se ha reducido el número total de pobres, se mantienen de forma constante los índices de pobreza. Se ha producido un fenómeno de crecimiento sin distribu- 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 EE. UU. EE. UU. EE. UU. EE. UU. EE. UU. Reino Unido EE. UU. Francia Singapur EE. UU. EE. UU. EE. UU. China ESPAÑA- Instituto de Empresa Suiza EE. UU. Reino Unido ESPAÑA- IESE EE. UU. Francia EE. UU. EE. UU. Reino Unido Reino Unido EE. UU. ESPAÑA- ESADE Rasgo paradójico de la nueva España es que, mientras la riqueza se ha multiplicado, un 20 por ciento de la población sigue enquistada en el umbral de riesgo de pobreza plio colectivo de trabajadores que no se ha beneficiado de los efectos positivos tanto de las reformas laborales como de la bonanza del ciclo expansivo de la economía y que sigue existiendo un agujero de precariedad que podría afectar a tres millones de trabajadores Renes destaca que, pese al crecimiento, se mantienen los índices más altos de la Unión Europea en cuanto a pobreza infantil, y eso no tiene que ver con la recepción de emigrantes, sino con el empleo precario Si el análisis se desplaza al crecimiento regional se descubre que si bien el país ha dado un triple salto mortal para acercarse al club de los ricos, mientras unas comunidades se podrían equiparar a Japón otras rondan el subdesarrollo. Lo que brilla, sin duda, y no sólo en el papel cuché y en los embarcaderos, es que si en 2004 aumentó en todo el mundo el número de ricos en un 7,3 por ciento, España es el décimo país del mundo y el segundo de Europa donde más creció el número de potentados: hasta un 8,7 es decir, 141.000 personas, según un informe presentado por Merrill Lynch y Cap Gemini. Para Gonzalo Fanjul, director del Gabinete de Estudios de Intermón Oxfam, la pertenencia al G- 8 es, desde hace años, una aspiración de cada nuevo gobierno español. Si se entiende el G- 8 como un mero club de ricos entonces España debe aspirar a entrar, porque nuestra renta per capita supera ya a la de algunos de sus miembros. Pero yo creo que ésa es una visión bastante estrecha. Se espera de los miembros del G- 8- -como de otros grupos de referencia- -que aporten algo más que el saldo de su cuenta corriente. El liderazgo global se logra cuando te respetan o cuando te temen. Si España quiere ser respetada, necesita una política exterior más coherente y un compromiso más firme en los grandes debates internacionales: el desarrollo económico, los conflictos, el cambio climático o el futuro de los organismos multilaterales. En casi todos estos asuntos nuestro compromiso es bastante más modesto y variable de lo que necesita el planeta ción dice Víctor Renes. Apoyándose en los datos del estudio La construcción del empleo precario de Miguel Laparra Navarro, recalca: de 1992 a 2005 hemos pasado de una tasa de empleo de 50 por ciento a 64,2 por ciento Aunque de esos nuevos empleos, 4 millones son empleos nuevos estables, la proporción de empleo asalariado estable, sobre el total de empleo, apenas cambia: es un 63,3 por ciento en 1992 y un 66,7 por ciento en 2005, de ahí que destaque la temporalidad como un elemento estructural del sistema laboral español. Por eso recalca la trampa de la precariedad para un 15,7 de hogares activos con sólo empleos temporales, de modo que mantiene prácticamente sin cambio desde 1992 Renes subraya que sigue existiendo un am- Club de ricos MIENTRAS ESPAÑA CRECE... En porcentaje 5,0 4,5 4,0 3,5 LA POBREZA SE MANTIENE En porcentaje sobre el total de la población. (Sin datos de 2002 y 2003) 24 20 5,0 4,5 3,9 3,6 3,1 3,3 3,6 4,7 19,9 19,2 20,1 18,0 18,3 19,3 18,5 19,0 19,6 19,5 3,9 16 12 8 4 0 3,0 2,5 2,0 2,8 2,7 2,4 2,4 94 95 96 97 98 99 00 01 02 03 04 05 06 94 95 96 97 98 99 00 01 04 05 Fuentes: Índice de Desarrollo Humano del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) Transparency International, Financial Times Academic Ranking of World Universities y Fundación FOESSA (Fomento de Estudios Sociales) Cáritas.