Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE El trenecito Eaux Vives ofrece un paseo por las riberas del lago Decenas de árboles centenarios, quizá bicentenarios o incluso tricentenarios, aportan su gratificante sombra sobre el Jardin Anglais al borde del lago. Tal es su cantidad y variedad que hasta podría hablarse de una especie de cuidadísimo jardín botánico en el que conviven, junto con estos gigantes de la naturaleza, macizos de rosas y flores de temporada aportando la pincelada colorista y natural al paisaje. Un pequeño tren turístico arrastra lentamente sus vagones cargados de curiosos entre los senderos y callejuelas del Jardin Anglais Se detiene frente al reloj floral que demuestra que los relojes suizos no son solamente de oro y gemas y durante media hora el trenecito se esfuerza en proporcionar una visión fugaz de toda la vida que gira en esta ciudad alrededor del lago. Parada obligada del trenecito en la Baby Plage (la playa infantil) al comienzo del Parc La Grange Se trata de una minúscula calita cubierta de arena y debidamente separada por boyas y maromas del resto de las aguas del lago- -para evitar accidentes- -en la que los niños disfrutan como lo que son... niños. Columpios con cuerdas, domésticas olas que mojan los pies y algún que otro chapuzón. Risas infantiles y castillos de arena conforman el familiar paisaje de esta miniplaya Es el momento de visitar el museo del Reloj de Patek Philppe recientemente reabierto tras una larga clausura debido a un importantísimo robo, el Museo de Arte y de Historia o la Catedral de San Pedro, XII y XIII, desde cuya torre se tiene una vista panorámica de la ciudad, pero que además está situada en una zona especialmente turística cuajada de buenos restaurantes. Atardecer en la playa El chorro de 140 metros de altura, Jet d eau que se ha convertido en el icono de Ginebra La mezcla de culturas, italiana, francesa y alemana, en este país, tiene de bueno que la oferta culinaria participa de las tres nacionalidades. Pastas, pizzas, embutidos, salchichas, chucrut o alta cocina francesa, constituyen la oferta básica. Una visita a Suiza se quedaría coja si no se prueba una fondue en cualquiera de las terrazas que se esparcen por la zona de la catedral de San Pedro. Para cerrar el día, cuando el sol ya se ve casi sobre el horizonte es el momento de visitar el Monumento Internacional de la Reforma. Situado en el Parque de Los Bastiones, es conocido como el muro de los reformadores por su longitud- -100 metros- -adornada con bajorrelieves y en la que estás representados Guillaume Farel (1489- 1565) Juan Calvino (1509- 1564) Teodoro de Beza (1513- 1605) y John Knox (1513.1572)