Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 D 7 LOS DOMINGOS DE En la guardería de Anwanwadi hay 24 niños y sólo 13 niñas. La desproporción no es casual Abortos selectivos Las niñas perdidas de India Aquí los padres quieren niños y no niñas, porque el varón cuidará de ellos cuando sean viejos y porque a él no hay que pagarle una dote para casarle. Esta preferencia es causa de que cada año se registren medio millón de abortos selectivos e infanticidios en la India TEXTO Y FOTOS: PABLO M. DÍEZ ENVIADO ESPECIAL A SATARA (INDIA) n la guardería Anganwadi de Satara, a cinco horas de Bombay en un desvencijado autobús Tata a través de una autopista plagada de socavones, hay veinticuatro niños y trece niñas. La desproporción no es única ni, por supuesto, casual. Refleja a la perfección la alarmante diferencia de género que sufre la India, donde hay 927 niñas por cada millar de varones mientras que la media mundial es de 1.050 féminas por cada mil niños. La situación es incluso más grave en algunos lugares como Satara, una pobre región de medio millón de habitantes en el estado de Maharashtra donde las vacas E campan a sus anchas en medio de los puestos ambulantes de su bullicioso mercado. Aquí la diferencia llega a las 833 niñas por cada mil varones. Como en el resto del país, tan abultada desigualdad se debe a la preferencia de las familias por los niños, que cuidarán a los padres cuando sean mayores, mientras que las hijas, por las que hay que pagar una dote para casarlas, se marcharán a la casa del marido. Desde que los aparatos para las Desde que se extendió el uso de ecografías y máquinas de ultrasonidos en los noventa, en la India se ha multiplicado el número de abortos selectivos, una práctica ancestral ecografías y las máquinas de ultrasonido fueran introducidos en la India a principios de los 80, pero sobre todo desde su proliferación gracias a la liberalización económica de los 90, se calcula que cada año se provocan medio millón de abortos selectivos de niñas. Antes, las familias esperaban a que el bebé naciera y, si no era niño, lo mataban sin contemplaciones, pero la tecnología ha facilitado las cosas también en este siniestro aspecto. Según un estudio de la revista médica The Lancet diez millones de féminas habrían sido eliminadas antes de ver la luz durante las dos últimas décadas. Desde 1994, los abortos por moti- vos de sexo están prohibidos por la ley y penados con tres años de cárcel y multa de 50.000 rupias (891 euros) pero dicha práctica todavía sigue siendo frecuente en la India. De hecho, sólo un doctor de Faridabad, en el estado de Haryana, fue acusado de tal delito en febrero de 2006, de ahí que aún muchas mujeres consideren normal abortar cuando están embarazadas de una niña. Es el caso de Lakshmi, quien vive en una humilde y diminuta chabola en Satara y oculta su verdadera identidad bajo el nombre de la diosa de la riqueza. A sus 40 años, Lakshmi tiene tres hijas de 16, 14 y 12 años y ningún niño. Casada a los 12 años en un matrimonio arreglado- -lo que es habitual en los pueblos indios- cree que una maldición divina ha caído sobre ella por haber engendrado sólo mujeres, ya que hace poco se ha visto obligada a pagar muchísimo dinero para la dote de su hija mayor. Como impone la tradición, ésta ha sido casada nada más cumplir los 16 años con un joven conductor de camiones al que no había visto antes, pero que, según Lakshmi, es un buen muchacho No le preguntamos si quería o no porque no es la costumbre, ya que los padres decidimos lo mejor para los hijos se justifica la mujer, quien tampoco se (Pasa a la página siguiente)