Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 9 07 CLAVES DE ACTUALIDAD En venta Ponga un pueblo o una isla en su vida (Viene de la página anterior) con los antiguos propietarios, a los que de repente les entró un cariño especial por sus fincas Al fenómeno de los pueblos en venta hay que unirle otro mucho más novedoso en nuestro país: el de las islas. La noticia saltaba hace unas semanas: los propietarios de Montaña Clara, un islote situado frente a las costas de Lanzarote, anunciaban que lo ponían en el mercado. Precio inicial: 9 millones de euros. Superficie: 1,48 kilómetros cuadrados no urbanizables. En este último matiz radica su peculiaridad, ya que desde 1989 Montaña Clara es espacio natural protegido (es la joya del archipiélago Chinijo, una de las reservas marinas más importantes de Europa) El Ministerio de Medio Ambiente ha amagado varias veces con su expropiación. Las familias propietarias desean que el Estado se haga con ella, pero ante la falta de respuesta han decidido venderla explica Alejandro Márquez, de la inmobiliaria Look and Find encargada de gestionar la operación. No se trata de especular. Si la isla conserva su naturaleza intacta ha sido, precisamente, porque los dueños no construyeron allí cuando la ley se lo permitía; ahora, el hecho de que sea reserva integral les recorta los usos. Buscamos un grupo potente- -una fundación o un banco- -que quiera invertir en mecenazgo para obtener prestigio y beneficios fiscales Las islas españolas no están al alcance de cualquiera porque, en primer lugar, hay pocas de titularidad privada disponibles, y, además, hace falta un capital considerable. El caso mencionado no es único. Alegranza, isla vecina de Montaña Clara y también en manos privadas, está a punto de ser comprada por la Administración. El islote de Lobos, situado al noreste de Fuerteventura, fue traspasado al Estado por una cadena hotelera a cambio de aumentar sus licencias en zonas de pla- ya. Saltando de Canarias a Galicia encontramos otros ejemplos. La isla de Cortegada, incluida en el Parque Nacional de las Islas Atlánticas, volverá a manos públicas (en su día se proyectó aquí un lujoso complejo turístico y residencial) En el entorno está Sálvora, adquirida la pasada primavera por Caixa Galicia. Pero el planeta es muy grande, y tres cuartas partes de su superficie están ocupadas por mares y océanos... salpicados de islas. Un detalle que Gabriel Medina no ha pasado por alto. Este empresario montó una inmobiliaria en Motril, InmoNaranja. Nada extraordinario, a priori, ya que en esta localidad granadina hay más de un centenar de negocios de este tipo. La originalidad consistía en ofrecer información personalizada a través del móvil. Pero un buen día, navegando por internet, Medina encontró una isla en venta en el Pacífico. Pensé en lo genial que sería llevar la gestión a través de mi sistema móvil. Tras varios días de búsqueda encontré al propietario y llegamos a un acuerdo Ése fue el punto de partida para hallar más islas, sobre todo en Iberoamérica, pero también en Fiji e, incluso, en la bahía de San Francisco. Las hay para todos los bolsillos, desde 30.000 euros a cientos de millones. Entre su cartera de clientes está el príncipe de Sealand ¿Qué es Sealand? Una plataforma marina junto a Inglaterra que se autoproclamó estado hace 40 años (tiene sus pasaportes, moneda, sellos... Cuesta 750 millones de euros y ya se han recibido ofertas. Este negocio tiene futuro, porque una isla es como cualquier otra propiedad, con los matices que establecen las leyes de ordenación del territorio Medina espera cerrar su primera transacción antes de fin de año. El concepto de propiedad está cambiando. Pueblos, islas, penínsulas... y hasta plataformas en medio del océano. Unos buscan ganar dinero. Otros, cambiar de vida. Ésta fue la primera playa nudista de la comarca comenta Manuel Taín junto a la ribera del río Arnoia, donde los hombres se bañaban en pelotas y las mujeres en enaguas y ropa interior que, al mojarse, transparentaban. Un día vino un señor de Madrid a darse un chapuzón, y los chicos corrimos a Ponte Hermida a dar la noticia: ¡En la presa hay un señor que no tiene pito! Claro, nosotros íbamos con el pizarrín colgando y nos extrañaba que alguien usara bañador Quizás los nuevos repobladores cuenten a sus visitantes esta anécdota que viaja por el tiempo de boca en boca. Es lo que Manuel sueña. Un negocio con futuro Sealand: aunque parezca increíble, aquí vive gente ABC Montaña Clara, junto a Lanzarote, se vende por unos nueve millones de euros y es un paraíso natural ABC