Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 9 07 MOTOR Deportividad en talla grande Mazda CX- 7 2.3 El fabricante japonés Mazda se estrena en el segmento de los SUV con el nuevo CX- 7, que en principio llega con un motor 2.3 de 260 caballos, lo que indica desde el principio la vocación deportiva del modelo POR FRANCISCO DEL BRÍO la llamada de mercado de los coches todocamino el fabricante japonés responde con la presencia del CX- 7, un modelo que se vende desde hace tiempo en Estados Unidos y Japón, donde ha tenido una buena acogida. Ahora llega a Europa después de haber pasado por el filtro de algunas modificaciones para adaptarse a las peculiaridades de nuestro mercado. En general han consistido en pequeños toques estéticos, potenciación del motor y una puesta a punto de los tarados de las suspensiones, ligeramente más firmes, con refuerzos especiales para ganar rigidez. Como destacamos en el titular el nuevo CX- 7 tiene como factor diferenciador de otros modelos del mismo segmento su carácter deportivo, en un vehículo que podríamos encuadrar entre los denominados crossover Este carácter ya se adivina en su diseño, A con pasos de rueda delanteros sobredimensionados, una silueta lateral que se define por la gran inclinación del parabrisas (66 grados) y una cintura elevada, así como detalles recogidos del RX- 8. Para rematar el conjunto, que es de los que llaman la atención, en la zaga se han instalado salidas dobles de escape. Guiños al lujo En el interior se repite el mismo estilo, aunque en este caso los diseñadores han fusionado el toque sport con un ambiente funcional y un guiño al lujo en las tapicerías de piel y en el volante multifunción. Pero el punto definitivo de la deportividad lo pone su mecánica, Llega a Europa después de haber pasado por el filtro de algunas modificaciones para adaptarse a nuestros mercado: pequeños toques estéticos y un motor más potente un motor DISI de inyección directa de gasolina de 2,3 litros turboalimentado que desarrolla 260 caballos, que como es tradicional en las mecánicas de la marca se distingue por su suavidad de funcionamiento, buen par (380 Nm a 3.000 revoluciones) justa sonoridad y ausencias de vibraciones. Como se puede apreciar, al rendimiento del motor no le ponemos pega alguna y quien adquiera este coche sin duda disfrutará de una conducción placentera... si es de los que gustan circular ligeros. Pero también han de estar dispuestos a no ser tacaños con el consumo de combustible y con ello no queremos decir que este motor sea un devorador de gasolina. El gasto específico en relación a su potencia está dentro de lo que podemos considerar bueno, pero no debemos despreciar que se trata de un coche tirando a grande y de peso (1.695 kilos en vacío) En resumen, que la conducción deportiva hay que estar dispuesto a pagarla. Y ya que hablamos de dinero hay que decir a su favor que su precio final (37.000 euros) es una de las bazas que juegan a su favor y que si bien es cierto que en el mercado podemos encontrar modelos similares con mecánicas diésel menos bebedoras la diferencia de precio es también notable. 37.000 euros