Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE Los cetáceos, casi al alcance de la mano, acompañan la excursión Turistas en el barco de los científicos El sur de Tenerife, un pañuelo de unas pocas millas marinas, es un blanco perfecto de estudio y trabajo para el biólogo Manuel Carrillo y sus colaboradores de la ong Canarias Conservación (www. canariasconservacion. org 699 692494) En Canarias se encuentra la mayor diversidad de cetáceos del Atlántico, y miles de viajeros se hacen a la mar cada día para observar su trajín no lejos del puerto de los Cristianos. Entre los barcos que salen en su busca hay uno singular, el Monachus dedicado a la investigación, en el que comparten trabajo y excursión los científicos, cuatro o cinco, con los turistas, otros tantos, que deben pagar trescientos euros por una semana de zambullida en el mundo de los cetáceos (una forma de financiar el proyecto) Habitualmente, el Monachus cedido por la Universidad de La Laguna, zarpa a las nueve de la mañana y regresa a puerto cinco o seis horas después. Y así durante toda la semana. El próximo viaje se anuncia para finales de mes, esta vez en aguas de Fuerteventura. Carrillo asegura que en Canarias hay al menos veintinueve especies de cetáceos, veinticinco de ellas precisamente en el sur de Tenerife un incalculable tesoro natural perseguido por los ojos avisados de los especialistas y la mirada sorprendida y curiosa de los turistas. N TENERIFE Puerto de la Cruz San Juan Los Gigantes La Orotava La Laguna 0 Km 10 GOMERA Agulo Teide Santa Cruz de Tenerife Playa de San Juan Playa de las Américas San Sebastián Los Cristianos de la Gomera El Médano Aeropuerto Costa del Silencio El Monachus, barco cedido por la Universidad a la ong Canarias Conservación ABC de) Puerto Colón (Costa Adeje) y Los Cristianos (Arona) casi siempre por la mañana, en rutas de dos, tres o cinco horas, que suelen ir acompañadas por un tiempo para el baño en alguna cala. Sol, vacaciones, barco, comida en cubierta, un baño en el Atlántico... y la compañía de las ballenas. A veces, la presencia masiva de los turistas ha provocado algún que otro debate entre conservacionistas y administración, que asegura disponer de una de las legislaciones más completas del mundo en este aspecto. El biólogo Manuel Carrillo considera que el efecto de los barcos a lo largo de los años no ha causado ningún daño a los animales, aunque algunos grupos ecologistas suelen quejarse de que no faltan las embarcaciones que se acercan a los cetáceos de manera inadecuada o incluso forman un cerco con las ballenas dentro, lo que les causa molestias innecesarias. El viaje continúa, con la costa casi siempre al alcance de la vista, una esperanza para los que no aguantan el vaivén del mar, un medio inevitablemente hostil. Para sus habitantes naturales, sin embargo, hoy parece un día de fiesta. De pronto, un grupo de delfines empieza a saltar frente a la cabina del capitán, junto al casco del barco, y los gritos de entusiasmo en la cubierta llegan hasta la sala de mandos. Los delfines deben estar contentos, quizá porque con las piscifactorías que se han ido creando en esta zona tienen la comida más fácil asegura el capitán Cordobés. Quizá. Los viajeros agotan su tarjeta de memoria en las cámaras con el espectáculo, mientras intentan que en el mismo encuadre quepan ellos y los animales. Una misión difícil cuando el oleaje crece.