Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 9 07 VIAJES Las ballenas están muy cerca de la costa, en un corredor natural de aguas profundas que va de Tenerife Sur a La Gomera Tenerife sur Un día en busca de las ballenas TEXTO Y FOTOS: JUAN FRANCISCO ALONSO En las aguas de las islas Canarias viven al menos veintinueve especies de cetáceos, la mayoría en un pañuelo entre Tenerife Sur y Gomera. Un tesoro único. Miles de turistas acuden cada día en su busca Todos a bordo Las excursiones. Los barcos salen habitualmente de Los Gigantes (Santiago del Teide) Puerto Colón (Adeje) y Los Cristianos (Arona) En www. webtenerife. com o en el 902 00 31 21 puede obtenerse información sobre las empresas que realizan las excursiones en cada zona. Precios. Un viaje de tres horas con comida cuesta en torno a cuarenta euros por persona (adultos, los niños la mitad) Suele funcionar un seguro que devuelve esa cantidad en el caso de no ver cetáceos. n línea recta, entre el sur de Tenerife y Gomera hay poco más de veinte kilómetros, apenas cuarenta y cinco minutos en ferry. Una raya en el agua frecuentadísima por barcos repletos de turistas y cientos de cetáceos que han convertido esta esquina de las islas Canarias en un paraíso para los mirones y los estudiosos. Según la ong Canarias Conservación, en este parque natural tienen su residencia entre 477 y 530 calderones tropicales y unos 122 delfines mulares. De buena mañana, antes de las diez, en el muelle del puerto de los Cristianos, un centenar de turistas espera el momento de subir a bordo del Lady Shelley uno de los treinta y ocho barcos autorizados por el Gobierno de Canarias para comercializar una de las excursiones clásicas en el sur de Tenerife: la observación de ballenas E y delfines. La propuesta atrae cada año a cientos de miles de pasajeros (409.000 en 2002, según un estudio de la Sociedad Española de Cetáceos) que se preguntan entre risas, con el moreno pegado a la piel, si también esta vez las ballenas estarán listas para pasar revista. La mayoría quizá no sepa que la diversidad de cetáceos aquí no admite comparación con ningún otro lugar del Atlántico. El capitán José Juan Cordobés lleva diez años en estas aguas, en un trayecto que suele ir entre Punta de Teno y el Faro de Rasca. Bajo el casco de su barco encuentra zonas con cerca de 2.500 metros de profundidad, un hábitat cómodo para las ballenas, con suficientes calamares que llevarse a la boca. Hay veces que no las vemos, sobre todo cuando el mar está demasiado picado, pero no es lo normal. En noventa y cinco de cada cien salidas, las encontra- mos Y los turistas empiezan a disparar sus cámaras digitales, a ir de babor a estribor tras su silueta. Cordobés explica que no utiliza ningún sistema electrónico de localización. Hay que buscarlas a simple vista. Si acaso, nos comunicamos con otros barcos de los que hacen la ruta En realidad, las ballenas están más cerca de la costa de lo que pudiera parecer. Bastan quince o veinte minutos de navegación para que el guía anuncie su presencia, aparentemente ajenas a la curiosidad que despiertan. Por la noche, suelen descender en busca de comida, pero a media mañana, en un día de sol y paz en la mar, se desplazan sin prisa por este territorio que han convertido en su hogar. ¡Mira, mira! balbucean los niños, embobados por el momento documental de televisión Un día llegamos a ver quince rocuales juntas, aunque no es lo habitual recuerda el capitán Cordobés en su cabina de mando. La actividad turística de observación de cetáceos nació a principios de los noventa en el suroeste de la isla, en un área reconocida como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC ES 7020017) Los principales puertos de salida son Los Gigantes (Santiago del Tei- Decenas de barcos turísticos cubren esta ruta. En algún caso, además, los curiosos pueden acompañar a los científicos en sus campañas de observación de los animales La profundidad del mar entre La Gomera y Tenerife puede llegar a los 2.500 metros, un entorno favorable para los cetáceos que han hallado aquí un paraíso único en el Atlántico