Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 9 07 CLAVES DE ACTUALIDAD viles en la zona de Darfur ahora han comenzado a luchar entre ellas por el botín de guerra. Violan y saquean, tan lejos de los endebles vestigios de intervención humanitaria. 200.000 muertos, 2 millones de refugiados. Tras una fase de tribus árabes liquidando tribus no- árabes con el consentimiento de Sudán, ahora- -dice The New York Times -la nueva dimensión árabe versus árabe es el signo de la complejidad creciente de la crisis. Sería, en todo caso, la complejidad de la barbarie, ejecutada ante la mirada impotente del personal de las Naciones Unidas. Incluso hay ahora más muertos que antes: tribalismo feroz mientras otro medio mundo está a la espera de los adminículos de la Internet TV Bazares de lo falso Rubalcaba, un especialista en el mundo de la sombras, le ha salvado una de sus vidas políticas a Zapatero JULIÁN DE DOMINGO LA SEMANA EN UN BLOC Propina para atracadores l llanto y crujir de dientes por el síndrome post- vacacional se daba por supuesto pero ahora además tenemos el síndrome pos- atraco. El sindicalismo lo reivindica como aspecto terapéutico, pero no se refiere al trauma de quien ha sido atracado- -tal vez ese dependiente que, por despiste o masoquismo, cotiza en un sindicato- -sino al sujeto que ha sido pillado in fraganti en el acto de atracar. Entre los psicólogos de UGT y CCOO se considera el robo como un riesgo laboral- -del ladrón y no de la víctima- Lo que se pretende es crear unos planes de prevención para que el atracador no padezca las secuelas psíquicas y morales de su delito. La verdad es que, al menos a primera vista, el mejor tratamiento contra el estrés pos- atraco sería sencillamente dejar de robar. zó una línea en las arenas del desierto cuando Zapatero entró en la empatía envenenada de la paz a cualquier precio. A Rubalcaba la mirada se le viene apesadumbrando, superviviente de los insólito y de lo que no se va a escribir. Quién sabe si todo lo hizo por el imperativo de divisar el bosque o por esas cosas de la politique politicienne que tanto detestaba el fallecido Raymond Barre. E Vidas de setiembre H VALENTÍ PUIG Tiniebla de Rubalcaba e querer distinguir entre los árboles y el bosque la pregunta es si Zapatero sabrá perdonarle a Rubalcaba todo lo que está haciendo por él. Es determinante este mecanismo ancestral de la naturaleza humana, intrínsecamente propio de la política. En no poca medida, Rubalcaba le ha salvado una de sus vidas políticas al presidente del Gobierno y eso difícilmente se perdona. Tan malquerido por la derecha por su dominio de las tinieblas y por el day after 11- M, Rubalcaba tra- D an ligado en la lavandería, inmediatamente después de regresar de la playa. Fueron a una cata de vinos. Luego cenaron de pinchos. Al salir, el aire fino y calmoso de las noches de setiembre les llevó a la confidencia. Como ocurre en estos casos, parecía como si hubieran nacido para estarse allí, en la esquina, sin decidirse a cortar amarras. Como mínimo pasarán el mejor de los otoños en una burbuja, mecidos por la química de los sentimientos y la pirotecnia del deseo. Saben que no hay nada definitivo, que cualquier día regresan a sus soledades y a lo mejor se compran un chucho para pasearlo a esa hora en la que resoplan los camiones de la basura y una pareja se ha quedado encandilada en la esquina, olvidándose afortunadamente del libro de Paulo Coelho en la mesilla de noche. iene los hijos en la universidad, la mujer vive entusiasmada con el bridge y él, ya se sabe, está inquieto desde que le prejubilaron. Acaba de hacerse coleccionista pero no de trenes en miniatura, soldaditos de plomo o viejos cromos de Nestlé. Está coleccionando productos piratas chinos. Comenzó por los juguetes y ahora anda con los frascos de perfume. En los bazares orientales- -más de treinta mil en toda España- -le toman por un inspector y le esconden piezas de prestigio, el Chanel y el Carolina Herrera Astuta mente oriental: qué lejos quedan los falsos Rolex comprados en Taipei. En esos bazares Ramón Gómez de la Serna instalaría un micrófono para radiar en directo el desfile de mil y una falsas muñecas Barbie. T Mezquita de Ulm os de los tres detenidos por preparar un atentado en Alemania eran alemanes convertidos al Islam. Recibieron adoctrinamiento fundamentalista en una mezquita de Ulm y luego fueron entrenados en un campo terrorista pakistaní. Para el aniversario de 11- S se anuncia el reto despiadado de un nuevo vídeo de Osama Bin Laden y Al- Qaida despacha franquicias en el norte de África, como pista de despegue terrorista hacia Europa, a dos pasos de España. En el Euro- Islam, uno de los miembros del grupo terrorista holandés Hofstad ha sido identificado como hijo de un soldado norteamericano y una ciudadana de Holanda. Se convirtió al Islam siendo un adolescente. Estremecedoras idas y venidas por la puerta trasera del gran balneario europeo. vpuig abc. es D Ocurre en Darfur L as mismas tribus árabes que masacraron contingentes ci-